Crítica del nuevo disco de MOTÖRHEAD

MOTÖRHEAD: “Bad magic” (UDR)… 

Ya tenemos aquí un nuevo trabajo de MOTÖR, después de dos años de espera tras su anterior entrega, “Aftershock”, y eso siempre es una buena noticia, por muchos motivos. El primero y fundamental porque eso significa que al señor Kilmister aún le queda gasolina, aunque sólo sea para seguir sacando discazos de la talla de este “Bad Magic”, y segundo porque en mi opinión MOTÖRHEAD nunca ha sacado un disco malo. Está claro que en la banda hay dos épocas claramente diferenciadas, y que en algunos discos levantaron el pie del acelerador, pero de cualquier modo cada nueva entrega de los chicos de Lemmy es un éxito seguro y una buena noticia para los que, como a mí, nos gusta el Rock & Roll con mayúsculas, sucio, sencillo y efectivo que practican los ingleses.

Además en esta ocasión estamos de celebración, puesto que el grupo cumple nada menos que 40 años, ahí es nada, y más aún teniendo en cuenta que hablamos de Rock & Roll, aunque está más que claro que no hablamos de una banda cualquiera, y que todo lo que han conseguido es completamente merecido. ¿Quién iba a pensar que un fan de los BEATLES y JIMI HENDRIX iba a conseguir crear una banda que llegaría a ser una de las mayores influencias para seguidores de todo tipo, y de bandas que abarcan desde el Rock más clásico hasta el Metal extremo?…

Pero vamos por fin a meternos en lo que es el disco que nos ocupa: “Bad Magic”, y es que no es ni más ni menos que un disco de MOTÖRHEAD. Sin más, para lo bueno y para lo malo, y a mí eso me gusta, me gusta mucho. Desde la portada, en la línea de las del grupo de toda la vida, pasando por el título, que respeta la temática oscura que tanto le ha gustado siempre a Lemmy y por la que quizá ha llegado a calar tan hondo en bandas digamos más extremas, como comentábamos, hasta las propias canciones, que podrían formar parte de cualquiera de sus discos, incluso de los más míticos de su carrera.

El plástico comienza con una de las mejores canciones del disco, “Victory or die”, que arranca macarra potente y a la yugular. 3 minutos de simple Rock & Roll clásico y rápido, con un pegadizo estribillo acompañado de un gran solo de guitarra, y rematado por un trabajo sobresaliente del señor Mikkey De. Redoble de caja y sigue la fiesta, con “Thunder & lightning”, otro tema de puro speed Rock & Roll marca de la casa que te da un puñetazo sónico en la cara, con pasajes que me recuerdan a temas de los más conocidos del grupo como “Iron Fist”…

“Fire storm hotel” llega para poner un poco de calma, pero sin perder ni un ápice de gamberrismo y actitud, formando un tema menos rápido pero igualmente potente. “Shoot out your lighs” sigue el mismo camino que su predecesora, pero con algunas diferencias, marcadas por la exhibición que nos regala Mikkey Dee desde el comienzo mismo del corte, arrancando en solitario y hasta el final del track, y por un estribillo que destaca por unos particulares y en mi opinión acertados coros a modo de respuesta a la voz de Lemmy, que redondean el trabajo de la canción, una de las mejores del álbum sin duda.

Vuelve la oscuridad con “The Devil”, aunque con ello se pierda quizá un poco de contundencia y de ese toque más roquero al uso pero que, sin duda, también forma parte de lo que es este grupo, y en el que destacan otro tipo de guitarras de Phil Campbell (que hace un magnífico trabajo durante todo el disco), rematado con una vez más un inconmensurable Mikkey Dee, (con razón le presenta Lemmy en los conciertos como “el mejor batería del mundo”), y con un enorme solo de guitarra de la mano de Brian May (QUEEN), que deja su sello con esta colaboración. “Electricity” trae la acción de nuevo, metiendo una marcha más y ese guitarreo que tanto nos gusta, otra de las más destacadas del álbum.

motorslide2-crop-u3764Igualmente guitarrera, aunque mucho más oscura es “”Evil eye”, en la que nos encontramos unas voces susurradas de Lemmy, casi guturales y en la que una vez más el señor Campbell hace un muy buen trabajo. “Teach them how to bleed” mantiene el buen nivel del LP, y también el tempo incesante, en un corte que me recuerda mucho a épocas pasadas de la banda, e incluso a temas como “Ace of Spades” mismamente. “Till the end” es la elegida para romper el ritmo y darnos un respiro, el tema más lento del disco, la balada que no puede faltar en todo trabajo de MOTÖRHEAD, un buen corte sin duda, aunque esta faceta más relajada desde luego no sea la que a mí más me guste.

“Tell me who to kill” pone fin a la calma con corte de nuevo más roquero, sin ser demasiado rápido, buen solo de guitarra también en esta ocasión. “Chocking on your dreams” , pasa un poco más sin pena ni gloria, es una buena canción, sin más, pero no tiene ningún elemento que llame excesivamente la atención, Quizá demasiado lineal, un tema del montón, como muchos de los que hay durante toda su discografía, bien es cierto. Algo completamente diferente es “When the sky comes looking for you”, con un ritmo que hace que te levantes de la silla y casi te arranques a bailar, canción de las de puño en alto y movimiento de caderas en los conciertos, muy acertada, para rescatarnos de la monotonía del tema anterior.

El punto final lo pone un versión: “Sympathy for the devil” de THE ROLLING STONES. Por todos es sabida la afición de Lemmy por las versiones, y en este caso, como casi siempre, han hecho un buen trabajo con ella pero quizá hace que el disco termine un poco frío, falto de potencia, velocidad, rabia… Sin duda yo no habría finalizado el álbum con esta canción, o en todo caso la habría añadido como bonus track, unos segundos después de finalizar el LP, pero sin duda es un buen cover.

El resultado final de este “Bad Magic” en conjunto es más que notable. Evidentemente no es uno de los mejores discos de MOTÖRHEAD, pero sin duda tampoco es de los peores, y lo que para mí está completamente claro es que esta banda, de entre las bandas míticas que siguen en activo es la que mejores discos sigue sacando después de tantos años y la que nunca decepciona. Sin necesidad de reinventarse, de probar nuevos sonidos, de recurrir al sonido y la forma de componer de los primeros discos etc., porque ellos nunca han perdido todo esto.

Quizá haya gente que se extrañe de que MOTÖRHEAD estén aquí 40 años después, repitiendo siempre la misma fórmula, pero ante esto sólo se puede responder una cosa: los grandes tienen ese “algo” que el resto no tenemos, que les hace únicos y que hace que a pesar de no ser los mejores cantantes, o instrumentistas, sin ser los que más se muevan sobre un escenario o incluso los más originales, nos tengamos que rendir a sus pies. Tienen el poder de seguir encandilándonos disco  tras disco, y de hacer que concierto tras concierto no puedas quitar la vista del escenario y disfrutar de esas canciones que tantas cosas son capaces de transmitirte.

Para mí eso es la música, y eso son MOTÖRHEAD, sin trampa ni cartón. Por eso ellos funcionan y otros caen, por eso siempre ganan, porque ellos son el Rock & Roll.Ya lo canta el bueno de Lemmy: VICTORY OR DIE!

Texto: Javier Gil  

Motorhead-Banner1

Comments

One thought on “Crítica del nuevo disco de MOTÖRHEAD”

  1. Pingback: Fallece Lemmy de MOTORHEAD – Live fast and die fast |
  2. Trackback: Fallece Lemmy de MOTORHEAD – Live fast and die fast |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »