Crítica del debút de ALMANAC, nueva banda de Victor Smolski (ex RAGE)

ALMANAC – “TSAR” (Nuclear Blast) …11218931_1494346307524086_4413712514520678422_n

Tras su salida de RAGE, y al margen de su “Lingua Mortis Orchestra, Víctor Smolski vuelve a la palestra, con un nuevo proyecto de metal sinfónico, ALMANAC. Tras una portada brillante del artista Gyula Havancsák, el disco de esta banda contiene nueve cortes (en realidad ocho más una introducción instrumental… que no va al principio) que tal vez no propongan nada nuevo, pero sí son de una calidad altísima.

Lo primero que llama la atención al escuchar “Tsar” es la inclusión de tres cantantes solistas. Tres cantantes fijos, quiero decir, no como en AVANTASIA o agrupaciones similares en los que una serie de invitados cumplen con un papel. Claro que tampoco son malos precisamente: David Readman (PINK CREAM 69, VOODOO CIRCLE), Andy B. Franck (BRAINSTORM, SYMPHORCE) y Jeannette Marchewka (LINGUA MORTIS ORCHESTRA). Sin embargo, siendo objetivos, creo que esta última sobra, pues prácticamente no se la oye en todo el álbum, y su labor solista se reduce a unos pocos segundos en un par de temas (hasta los agudos son propiedad de Readman y Franck). Tendría mucho más sentido citarla como vocalista invitada.

1481_1557710871187629_2191545421035211450_nJunto a ellos y Smolski, la banda la componen el bajista Armin Alic, el batería Michael Kolar y el teclista Enric García (ndr: no confundir con el guitarrista y fundador de DARK MOOR, aunque también sea español), que cumplen con creces en sus respectivas tareas. Músico de primer nivel al servicio de las creaciones de un músico tan reputado como es Victor Smolski (ruso pero afincado desde hace mucho en Alemania… y suponemos que de sus orígenes viene el título del álbum, por cierto).

El álbum se abre con el tema homónimo, “Tsar”, uno de los más largos, y a la sazón uno de los dos singles de adelanto lanzados por Nuclear Blast. Teniendo en cuenta que el disco gira en torno a la figura de Iván el Terrible y el zarismo ruso, no podrían haber elegido ninguno mejor. Tras una pequeña intro, la batería da paso a un riff muy heavy y directamente al estribillo, completamente coral, in crescendo, y que lejos de ser plácido genera muchísima tensión. Fantástica carta de presentación de lo que será la tónica general del trabajo, en el que destacan los coros, los riffs furiosos, el melodismo y la presencia orquestal (Smolski no ha dejado nada al azar, y se ha hecho con los servicios de la Orchestra Barcelona Filharmonia para engordar aún más el carácter sinfónico del proyecto).

“Self-Blinded Eyes”, el otro single, es la siguiente en sonar. Con un comienzo orquestal con cierto tinte folclórico, de nuevo batería y guitarra encienden el fuego, que no se apagará hasta el estribillo, más pausado, en el que los coros y la orquesta empastan a la perfección, soportando el motivo central del tema. El solo de guitarra de Smolski brilla por sí solo, derrochando virtuosismo en cada frase.

“Darkness” es una introducción instrumental que pasa prácticamente inadvertida, aunque recuerda a ciertos pasajes de RAGE. Su función no va más allá de dar paso a “Hands are tired”, que tiene un comienzo arrollador, muy potente y rápido, y que va desembocando en un power metal similar al de bandas como BLIND GUARDIAN. Sus estrofas presentan diversos toques progresivos, especialmente al acercarse al estribillo, que de nuevo vuelve a ser coral y más pausado que el resto del tema.

12278890_1534375500187833_3835229628611761479_n“Children of the Future” se abre con un breve pasaje de piano y un fragmento del estribillo, muy power. Sin embargo, lo que viene a continuación rompe totalmente esta dinámica, recordando enormemente a SYMPHONY X en su sonido y maneras. ¡Pero mucho! La contra-estrofa pone algo de pausa, y los metales de la orquesta adquieren gran protagonismo, dotando al conjunto de un empaque brutal, y dando la vez al estribillo, bastante contenido, de gran fuerza emocional. Sin duda uno de los mejores cortes del álbum.

“No more shadows” es la más larga del disco, con más de ocho minutos de duración. De tintes épicos, presenta una melodía principal de aire folclórico que puede recordar a SONATA ARCTICA en la composición, pero que en cuanto se desarrolla gira más hacia el estilo sinfónico de grupos como THERION, estribillo incluido. Sin embargo, curiosamente es menos coral, con gran presencia de sonidos graves acompañados de subidas vocales (seguimos sin noticias de Jeanette), y pasajes en los que las tres voces transcurren de forma monódica, que es menos vistoso, pero aporta más potencia. Tiene un carácter más seco que el resto, y no dejará indiferente a nadie: realmente es un corte diferente, compositivamente complejo, que a algunos les parecerá lo mejor de todo el álbum, y a otros les dirá mucho menos.

“Nevermore” es la lucha de la grandilocuencia con el power metal. Muy rápida pero pesada al mismo tiempo; con afinación más baja pero voz muy aguda; y un estribillo que frena en seco al ardor estrófico, produciendo un contraste brutal pero muy efectivo. Tremendo trabajo de Michael Kolar a la batería, al que no se le escapa ni un solo tiempo. Más flojo el aspecto vocal, que resta algo de fuerza al conjunto.

“Reign of madness” comienza con guitarra limpia hasta que desemboca en un riff muy pesado… y así sucesivamente: es un tema que mezcla constantemente el melodismo exacerbado con el heavy metal de escuela BLACK SABBATH. La noticia es la aparición de Jeanette Marchewka como solista en algunos pasajes de las estrofas, y como segunda voz en otros, que aligera bastante el contenido sonoro. Al final, “Reign of madness” resulta ser un power-medio-tiempo, que pone pausa a un disco que viene siendo muy intenso.

hqdefault (1)El colofón final lo pone “Flames of Hate”, que retoma el pulso del disco. Aunque contiene unas estrofas muy verticales, que ralentizan el ritmo del conjunto, el punto fuerte está sin duda en su estribillo, muy power y épico, que soporta el peso de todo el tema. Habrá quien lo critique por lo poco valiente de la propuesta, pero lo cierto es que es muy resultón para dejar buen sabor de boca a una obra tan colosal como lo es “Tsar. Finalmente, la producción del disco es sencillamente brillante, dejando escuchar cada recoveco de la composición, cada instrumento por separado, pero al mismo tiempo compensando muy bien el producto final. Una de las mejores que he oído últimamente.

En definitiva, un disco fantástico en cuanto a la composición, al concepto, a la producción y a la propuesta en sí misma, pero que peca de ser poco novedoso si lo que buscas es algo distinto. Si por el contrario eres feliz con lo que ya hay, y te gustan el metal sinfónico, el power metal o/y el progresivo, no dudes en escucharlo. Eso sí, acepta un consejo: antes de hacerlo deja a RAGE en la puerta.

Texto: Fernando Galicia Poblet 

Track list del disco: 12642508_1558063971152319_2321600321380944712_n

01.Tsar
02. Self Blinded Eyes
03. Darkness
04. Hands Are Tied
05. Children Of The Future
06. No More Shadows
07. Nevermore
08. Reign Of Madness
09. Flames Of Fate

Más info en el Facebook oficial del grupo y en su web.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »