Crítica de “Heavy Crown” de THE LAST IN LINE

LAST IN LINE- “Heavy Crown” (Frontiers)last-in-line

Recordando a Ronnie James Dio, Vivian Campbell, Jimmy Bain (también recientemente fallecido) y el resto de la formación del segundo disco de DIO nos sorprenden con este notable trabajo. Al igual que DIO’S DISCIPLES, a los cuáles tuvimos ocasión de ver por España hace unos años, LAST IN LINE surgió como banda tributo/continuación de DIO. En este caso el nombre THE LAST IN LINE viene de que la formación del grupo es casi la misma que la que grabó el magnífico trabajo del mismo nombre (el segundo trabajo de DIO, para más señas). Es decir, que están a bordo Vivian Campbell (SWEET SAVAGE, DEF LEPPARD), el recientemente fallecido Jimmy Bain al bajo (RAINBOW), Claude Schnell con las teclas (ROUGH CUTT, Y&T, IMPELLETERI) y Vinny Appice (BLACK SABBATH, HEAVEN & HELL, AXEL RUDI PELL) a la batería. Todos ellos unidos por haber participado en aquel mítico trabajo de DIO. La tarea de cubrir las labores vocales del maestro recae en Andrew Freeman que ha sido parte de LYNCH MOB o HURRICANE como vocalista y también ha hecho de guitarra de apoyo de OFFSPRING ocasionalmente.

No sería justo decir que de primeras el disco me haya decepcionado, pero desde luego que no es lo que esperaba… ¿Por qué? Porque a pesar de contar con la formación de “The Last in Line”, “The Heavy Crown” no sigue particularmente la senda algo más directa y amable que “el segundo trabajo de DIO” supuso respecto a “Holy Diver” ¿Lo convierte esto en un mal trabajo? Para nada, pero el nombre del grupo obliga a relacionarlo con Ronnie James Dio de alguna manera, y el currículum de los músicos también. Quizá se haya conseguido una atención especial evocando a DIO, pero desilusiona en los primeros compases que la etapa de la carrera de Ronnie con la que puedo establecer una relación más fuerte es con el breve periodo en BLACK SABBATH correspondiente a la época de “Dehumanizer” y no con la de mi disco favorito de DIO.

last_in_line_hrDicho de otra manera, este trabajo debería de sonar jodidamente ochentero, Heavy, melódico y con un punto de comercialidad, pero los riffs y el ambiente en general son mucho más densos e intrincados de lo esperado, y eso que a mí la portada me transmite precisamente lo contrario. Lo bueno es que el disco tiene calidad para superar este bache y lo que se le pongan por delante. Es el problema siempre de tener que lidiar (y jugar, ojo, para mal o para bien) con comparaciones tan grandes. ¿Están en su derecho de hacer lo que quieran?, ¡por supuesto! ¿Es lo correcto o “se aprovechan” del tirón? Pues bueno, eso ya según se mire… aunque insisto en que están en su derecho.

Sin más prolegómenos, “Heavy Crown” comienza con “Devil in Me” armada sobre un riff poderoso y pesado sobre el que destaca la voz de Andrew Freeman. Su timbre evoca al de Dio, sí, pero en cuanto a calidez y vibrato queda muy atrás, y tampoco navega por las tesituras más altas a las que el maestro nos tenía acostumbrados en la época de “The Last in Line”.  Lo bueno es que “Devil in me” tampoco lo pide, si bien la velocidad de “Martyr” si parece demandar algo más de garra.

El primer tema que de verdad hace magia es “Starmaker”, y no es que el resto de canciones no sean buenas por sí mismas, pero éste “Heavy Crown” está obligado a alcanzar unas determinadas metas y cumplir con muchas expectativas de estilo, lo que hemos comentado antes, y “Starmaker” destaca por cumplirlas todas. Si nos adentramos en el mundo de fantasía de DIO, seguro que Murray (la mascota de la banda) se alegra de escuchar un tema que recuerda tanto a los que su amigo Ronnie hacía en base a las historias de su mundo mágico. Todo esto según la mitología que el cantante formó en torno a la banda.

“Burn this House Down” podría haber sido otra de las canciones punteras, pero suspende en “ochenterismo” y éste era un rasgo requerido. Seguramente los músicos de LAST IN LINE no estaban del todo por la labor (no me imagino ni de lejos a Vivian Campbell componiendo temas así a día de hoy, ni creo que quiera hacerlo en absoluto), pero a mí como fan me habría gustado más una mayor presencia de los teclados, y también más reverb tanto en los instrumentos como en la voz. Lamentablemente no ha sido así, más bien todo lo contrario, incluso “I am Revolution” empieza con un horrible sonido noventero comprimido en la voz que se repite a lo largo del tema.

lastinlineband_638Hablando de otro tema, me gusta el trabajo a la guitarra de Vivian Campbell a lo largo de todo el disco. Después de todos los años que lleva en DEF LEPPARD haciendo de segundo guitarra, es un placer volver a escucharle soleando (como por ejemplo sí hacía en los meses que estuvo en THIN LIZZY). No es que haya grandes alardes de Guitar Hero, ni despliega, en general, una velocidad de vértigo.  Su fuerza está en la musicalidad de unos solos tarareables y que puedes recordar tras pocas escuchas… es un rasgo a tener tan en cuenta como la técnica, de la que, ¡ojo!, tampoco carece.

Hemos tenido que llegar al ecuador de “Heavy Crown” para escuchar los teclados de Claude Schnell tomar las riendas de un tema, aunque sólo sea por unos segundos. Estamos hablando de la parte central de “Blame it on me” en la que a través de unos colchones la canción genera una atmósfera épica de la que no todas las pistas disfrutan. Otra canción a destacar es “Already Dead” impregnado completamente de la esencia de BLACK SABBATH. Su inicio es rápido, a lo “TV Crimes” de “Dehumanizer”, sin embargo, estas partes más dinámicas se entrelazan con otras más lentas para desembocar en un final también plagado de épica y completamente deudor de Tony Iommi (BLACK SABBATH), incluso por encima de la media del resto del disco.

“Already Dead” es la canción que abre la parte final del CD, y donde se encuentran los cortes más interesantes. Parece que es donde se ha vertido más cantidad del tarro de las esencias “Sabbathicas”, y así llegamos a “Curse the day” donde Andrew Freeman se desenvuelve en tesituras completamente similares a las de Tony Martin ( BLACK SABBATH),  a  la hipnótica “Orange Glow” con uno de los mejores estribillos en todo “Heavy Crown” o, al tema título, cuya letra, si bien es de significado abierto, bien podría estar dedicada al propio Ronnie James Dio. El disco se cierra con una de las canciones más largas como es “The Sickness”, que, sin perder la esencia del estilo del disco, no es tampoco el broche de oro que un disco tan interesante como “Heavy Crown” merece, si bien cuidado con el solo, pues es de mis preferidos de todo el CD.

En general “Heavy Crown” puede recordar a la interpretación del legado de los SABBATH con Dio a las voces que podemos haber escuchado ya en trabajos como “Our Cross, Our Sins” de RONDINELLI o en la segunda época de BLACK SABBATH con Tony Martin a mediados de los 90, pero con la chispa propia de unos músicos de primerísima fila que no han olvidado (o han recuperado, según el caso) sus mejores dotes para facturar un trabajo notable para los que disfrutamos de este tipo de sonidos.

Sirva también el disco como homenaje póstumo al gran Jimmy Bain (de hecho es el último trabajo grabado por él en vida). Fue la mano derecha de Ronnie durante casi toda su carrera, a pesar de algunas diferencias en la última etapa de la carrera de DIO (en la que estuvo Rudy Sarzo al bajo) y períodos en los que mandaron más las adicciones del bajista que la parte musical. De cualquier manera, Ronnie y Jimmy están juntos de nuevo más allá del Arcoiris y este disco de alguna manera recuerda a ambos (a uno de manera directa y a otro indirecta). Sólo por eso merece la pena tenerlo en cuenta…

Os dejamos para cerrar con el vídeo de “Devil in Me”.

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »