Crítica de “Haven”, el último disco de KAMELOT

Kamelot-Haven-2015KAMELOT: “Haven” (Napalm Records)…

La chica de la portada guarda, una vez más, el tesoro que KAMELOT nos quiere enseñar… Como me ocurre con todas las bandas de carrera dilatada y varios trabajos a sus espaldas, la tarea que desempeño es la de siempre: responder a la pregunta de saber si, en este caso, los chicos de Thomas Youngblood han sido capaces de crear una obra a la altura de lo que se espera de ellos y, ya que estamos, comprobar el desempeño del vocalista Tommy Kaverik, que firma su segundo trabajo con la banda.

Ya adelanto que lo han logrado, y con creces, pues “Haven” contiene algunos de los mejores temas que KAMELOT hayan compuesto nunca. Sin salirse de su universo sonoro, la complejidad compositiva es sublime y llega a máximos, sobre todo en lo que a orquestación se refiere. Se ve a distancia que el teclista Oliver Palotai ha encontrado su lugar y forma un perfecto tándem con Youngblood. De hecho, es el disco más orgánico y preciosista a nivel de teclados que la banda haya hecho hasta ahora. Si a eso le sumamos un incremento acertado en cuanto a rabia en la ejecución y unos toques de metal actuales que se marcan más y mejor que en otros discos anteriores, el éxito está asegurado.

Respecto a Kaverik, en “Haven” gana bastantes enteros en cuanto a interpretación y personalidad  propia en las líneas vocales. Si en el anterior trabajo su tono y giros eran una copia en urgencia de Roy Khan, todo lo contrario ocurre ahora, y Tommy hace suyos los temas, y además se le escucha mucho más suelto y dinámico. Mucho más propio y personal. Si a esto le sumamos que se ha encargado de buena parte de las letras de esta historia sobre un futuro apocalíptico, podemos concluir, dos discos después, que la apuesta de KAMELOT por Tommy Kaverik fue más que acertada.

Kzu8HxQEmpieza “Haven” con una intro preciosista y sutil donde su cuelan los primeros susurros del cantante en lo que es el principio de “Fallen Star”. Tema muy épico, hipermelódico, muy á la KAMELOT en su composición, que aúna partes rápidas con pasajes más lentos y un estribillo de escuela. Se hace patente que los temas están al servicio de la atmósfera orquestal y perfectas líneas vocales, lo que nos deja por contrapunto a un Youngblood casi completamente centrado en tocar una base rítmica muy dinámica y sólida. Ya os avanzo que los solos de guitarra en este disco son fantásticos pero breves, precisos y al servicio de las canciones. “Haven” nos deja también ver que Casey Grillo sigue siendo ese batería preciso, duro y de gran pegada. Cierto es también que, no sé si por exigencias del guión, sus partes dentro de los temas se han vuelto algo predecibles y, curiosamente, las pocas pegas que se le pueden sacar a este trabajo es, quizá, la urgencia de pasar más tiempo produciendo las líneas de batería para que tomen nuevos caminos.

El disco continúa con “Insomnia”, segundo single y vídeo del disco, por cierto. El tema es un medio tiempo acelerado con aroma al sonido clásico de la banda. Comienza con un típico lead de teclado que deja paso a un contundente verso sincopado y un perfecto estribillo muy melódico y cálido. El tema se sustenta precisamente en este estribillo dentro de una estructura simple, necesaria para lo que se espera de un single, vaya. Había comentado la prominencia de los teclados en este trabajo. Pues para muestra, un botón: El solo principal es un potente solo de teclado al que Youngblood va dando réplica con sus partes. Gran tema.

El trabajo continúa con “Citizen Zero”, que sin duda, es el “March Of Mephisto” de “Haven”. Marcial, a ritmo obstinado, es adictivo y el estribillo es de los que funcionan en concierto o sí, o también. Un arpegio oscuro de guitarra limpia sirve para introducirnos en el ambiente apocalíptico que destila el tema. El verso es muy dinámico y sincopado, hasta que abre a un breve puente que conduce al estribillo. Importante reseñar la brillante parte media con un coro tomando máximo protagonismo. Y a destacar también la línea vocal envenenada y exigente en algunas partes del corte.

1280x720Llegamos a uno de los platos fuertes de “Haven”, que por algo ha sido el primer single de este redondo: “Veil Of Elysium” es rápido, dinámico y exigente para cada uno de los miembros de la banda. Si a eso añadimos un precioso aire neoclásico y un estribillo sin fisuras, que da aire en una estructura algo compleja, tenemos ante nosotros al segundo mejor tema de este disco. Luego desvelaré cuál es el primero… pero “Veil…” tiene mucho peso en el global de esta nueva apuesta de KAMELOT y tendrá su espacio en directo. Seguro.

Continuamos con “Under Grey Skies”, la primera balada del disco y, a la postre, de los temas que menos me interesan de esta obra. Nunca me han llamado la atención las baladas de KAMELOT. Suelen ser muy melosas y escritas a molde de lo que debe ser un tema lento. Es decir, el corazón no se intuye por ningún lado y esa falta de intención en este tipo de canciones no me lo trago. Correcta y bien compuesta según canon, y ya. A destacar, eso sí, la participación de Charlotte Wessels de la banda DELAIN en las voces, haciendo dueto con Kaverik.

Llegamos ahora a uno de los cortes más interesantes del nuevo álbum, que “My Therapy” tiene todos los ingredientes que hacen a KAMELOT lo que son. El tema mezcla perfectamente sistemas sincopados y duros con partes muy melódicas y un solo muy breve, pero precioso, donde la guitarra de Youngblood se da el contrapunto con la voz de Kaverik en una muestra magistral de que, muchas veces, menos es más. Otra para apuntarse como posible para el directo… Después de la gótica intro “Eclessia”, llegamos a “End Of Innocence”, otra canción bien acabada y en la onda de la propuesta actual de la banda.

En éstas, me parece advertir que el disco se divide sutilmente en dos: Una primera parte de temas conjugados en las formas que ya conocemos a la banda, y otra un poco más moderna y agresiva, siempre dentro de los parámetros de su estilo. En este grupo podemos incluir a la propia “My Therapy” y a “Beautiful Apocalypse”. Nos encontramos ante un tema muy directo y moderno en la composición rítmica de las guitarras, con unos riffs casi industriales. A esto le acompaña una línea vocal bastante dura y rota, un gran estribillo y bastante producción de samples y modificaciones digitales que quedan perfectas con la orquestación. Un temazo, sin más.

tumblr_static_tumblr_static_1loqtdsbe2sgokoc80084wgg4_640Llegamos por fin al mejor momento,  con diferencia, de este fantástico “Haven”: “Liar Liar” conjuga fiereza y rapidez con una calidez orquestal impresionante. Se pueden hacer muchos temas dentro de un estilo, pero cuando los astros confluyen y la musa te visita, surge la alquimia y se convierte el plomo en oro. Eso ha logrado KAMELOT con esta composición simplemente perfecta, donde destacan especialmente los solos de teclado y guitarra, tocados a una velocidad brutal, incorporando sin complejos partes casi de metal extremo con unas voces guturales muy agresivas, regalo de la vocalista Alyssa de ARCH ENEMY. Sumamos a eso un puente orquestal donde se lleva la composición a lo sublime y un verso ganador que conduce al mejor estribillo del disco. No se puede pedir más. Esta canción vale el álbum por sí sola…

Bajamos el ritmo de nuevo con “Here’s To The Fall”. Incido en mi comentario sobre la anterior balada del disco. Poco más: Correcta en su intención de parecer una especie de aria, eso sí… Y si alguien esperaba relleno para terminar, la banda casi se despide con uno de los temas más frescos y extravagantes de “Haven”, que “Revolution” es rápido, rabioso, muy actual y, por partes, arriesgado,  con un estribillo muy oscuro y con pocas ayudas melódicas con el que el combo deja ver que no siempre va a por el estribillo infalible. Un golpazo al pecho para cerrar esta especie de evolución hacia unos arreglos algo más actuales, mostrando algo de renovación en los fundamentos de la banda. La obra termina con un broche de oro de la mano de la propia instrumental y orquestal “Haven”. Titular un disco como un tema orquestal nos puede dar una idea de la importancia que ha tomado el sinfonismo y Oliver Patolai en la banda. No digo más.

KAMELOT se ha sacado de la manga una nueva obra maestra, donde pocas cosas se pueden cuestionar. Inspiración, calidad, producción barroca y detallista, sumando ligeros retoques y guiños a la música más actual. Lo han dado todo, y han creado uno de los trabajos más convincentes de su carrera. Tiempo al tiempo.

Texto: Javier Paredes

Comments

2 thoughts on “Crítica de “Haven”, el último disco de KAMELOT”

  1. Pingback: Entrevista con KAMELOT a punto de editar su nuevo trabajo, “Haven” |
  2. Trackback: Entrevista con KAMELOT a punto de editar su nuevo trabajo, “Haven” |
  3. Pingback: Bloque de noticias del 25 Junio 2015 |
  4. Trackback: Bloque de noticias del 25 Junio 2015 |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »