Muy grande y especial la charla con Bruce Dickinson en Madrid

Hemos podido ver a IRON MAIDEN en muchos sitios, algunos tan peculiares como discotecas o pequeñas salas, pero nunca imaginamos poder ver a su líder, a Bruce Dickinson en el Teatro Rialto de Madrid, en otra faceta suya de las muchas que tiene. Os lo contamos.

Bruce

BRUCE DICKINSON: Charla en Teatro Rialto (Madrid, martes 26 de febrero de 2019)

El cantante británico no necesita ningún tipo de presentación. Es obvio que todos sabemos su faceta musical, de piloto de aviones, deportista (de esgrima) e historiador, pero todavía guardaba otra que nos pareció todavía mucho más atractiva, por lo menos a nivel personal: la de conferenciante. Gracias a MADNESS LIVE!, Bruce vino al Teatro Rialto a presentarnos su libro autobiográfico, “What Does This Bottom Do?”, pero al mismo tiempo aprovechó para mostrarse como un ser humano “corriente”, engrandeciendo la consideración u opinión que teníamos de él.

Bruce

Lamentablemente no colgó el cartel de “todo vendido” aunque la oferta era muy atractiva ya que, con la entrada, te entregaban el libro firmado por él, un tesoro. Puede que al ser la charla en idioma 100% británico, sin traductor ni subtítulos, muchos decidieran no pasarse… aunque también un día laborable, por horarios, es difícil poder asistir a todo lo que quieres. De todas formas, había muy pocas sillas libres en el precioso recinto. Sonoridad fantástica, unas luces muy adecuadas y tan sólo una silla, una mesa con una cerveza Trooper para él y una pantalla de fondo en el que iban apareciendo imágenes de su vida, tanto de fuera como de dentro de LA DONCELLA que, de manera muy cercana y divertida, él fue explicando ante un público de lo más variopinto.

Curiosos los asistentes, cierto, porque había desde estrellas de la televisión a fans acérrimos de la banda… pasando por gente que, de verdad, sabían menos de la carrera o vida de Bruce que de cualquier filósofo soviético. Bueno, todos son bienvenidos aunque sin duda que no todos sabían de qué estaba hablando en ciertos momentos, o a qué anécdotas o momentos históricos de su trayectoria se estaba refiriendo. ¡Así pasa siempre en estas cosas!

De todos modos sorprendió para bien que, al menos aparentemente, casi todo el mundo se enteró de la charla sin necesidad de traducción, como decíamos, y las risas y complicidad fueron constantes. Eso sí, a petición del artista, y muy acertadamente esta vez, no estaba permitido ni fotos, ni grabar ni molestar con el móvil… con lo cual estuvimos todavía más a gusto compartiendo con la leyenda la tarde/noche madrileña. Vamos ya con la experiencia en sí…

El protagonista apareció con el pelo mucho más largo, más gris, con coleta atrás y vestido de manera muy sencilla e informal, que si una estrella como él no puede hacerlo, que venga Eddie y nos aspe. Bruce se dedicó a explayarse, a sincerarse con todos nosotros relatando su vida, su peculiar infancia, su experiencia con la educación británica y, más que nada, dándonos a entender el por qué de sus comportamientos tanto en escena como en sus otras múltiples facetas profesionales. Con momentos más divertidos y desenfadados y otros inevitablemente más emotivos e intensos, lo cierto es que la charla base, realmente un monólogo si lo queremos expresar así, se nos pasó volando… y eso que duró hora y media larga (más “los bises”, como luego contamos).

Bruce piloto

Después de calmar los nervios iniciales y el no me lo creo que esté ahí, Bruce fue enlazando historias sin descanso pero sin aburrir, todo ello con su perfecto Inglés de la BBC. Fue contando mil anécdotas de su increíble vida, con un estilo brillante, teatral pero a la vez muy cercano, ¡alucinante! Natural, sincero hasta sorprender, con una memoria y una forma de narrar las historias espectacularmente divertida, e imitando fantásticamente bien a muchos personajes de su entorno (musical y Real… sí, con mayúsculas, jeje).

Además, mojándose política y socialmente, que no es fácil ver y escuchar a un músico/artista/personalidad de primer nivel haciéndolo sin tapujos. Y  todo ello  con un tono entre sarcástico, intenso, gamberro, pícaro y tremendamente gracioso, con lo que fue cautivándonos a todos los realmente interesados en este señor inglés que traspasa límites humanos. Un frontman en todos los sentidos, y ambientes, un entertainer y performer de primera, y en este caso también, un “speaker” totalmente profesional… y con chispa, mucha chispa.

Por otro lado, como decíamos antes, no se limitó sólo a contar cosas divertidas, gamberras o picantes, también afrontó el tema de su terrible enfermedad (recordemos que tuvo cáncer de lengua recientemente) de una forma valiente, dándote también una lección de vida y de superación personal. Admirable en todas sus vertientes profesionales y en lo personal también, teniendo delante a una persona que parece no tener limites y que te puede servir como un modelo a seguir. Es decir, un tipo al que admiramos desde siempre pero ahora todavía más: con sus errores, sus debilidades y sus meteduras de pata, ¡y su bigote! (ndr: hay que ver el espectáculo para entender la broma, jeje) pero con unas ganas de vivir y de renacer que nos cautivaron a todos.

Dio y Bruce

También disfrutamos del relato de momentos importantes en la carrera de MAIDEN como el Rock in Rio del 85, su salida y vuelta a la banda (explicando cómo y porqué), o algunos momentos importantes y especiales de su carrera en solitario, como el conocido viaje a Sarajevo en el 94, en plena Guerra de los Balcanes. De hecho podemos decir que, en contraposición con sus charlas profesionales o de negocios que tienen lugar obviamente en otro contexto, en este caso la presentación del libro y la charla alrededor de éste estuvo mucho más centrado en la parte musical de su vida, e incluso en IRON MAIDEN como parte lógica de su historia, de lo que muchos podíamos pensar inicialmente.

Y bueno, se acordó de la Reina de Inglaterra, del Brexit, de Ted Nugent, de Dio, de sus compañeros por supuesto, de su manager Rod Smallwood, de sus inición en SAMSON… y nos habló de sus ridículos pantalones a lo largo de la historia (“a Steve Harris siempre le han quedado mejor las mallas que a mí”, jeje). Nada ni nadie importante se libró de sus comentarios, algunos positivos y otros… menos, jeje. Y destacando en todo momento que sigue teniendo fobia a la autoridad, ¡muy bien!

La organización, muy acertadamente, dio unas tarjetas en las que le podías hacer preguntas de las que quisieras al final del acto ante las cuales Bruce creo que pasó un rato agradable en la última parte del espectáculo a modo de “bises”. Se le veía que estaba disfrutando el momento convirtiéndose todavía más en un ser humano con el que quieres estar hablando de cualquier tema. Contestó con gracia y con mucha sinceridad sobre casi todo lo que se le preguntó ganándose todavía más aplausos. El Dios del Metal es también un gran hombre, culto, multifaceta y dotado de una gran sensibilidad. Allí nos habló de su amado gato, de sus preferencias culinarias por las verduras, sin ser vegetariano,  o de cómo pilota el 747. No dijo en ningún momento “a esto no voy a contestar” sino que fue lidiando y extendiéndose más o menos según lo interesante o relevante de la pregunta, siempre con una sonrisa y con buen humor.

Autobiografía

La verdad, nosotros que le hemos seguido por el mundo desde hace MUCHOS años, y que de alguna manera le “conocemos” bien, nos dio la sensación en todo momento que estuvo tan a gusto con nosotros en Madrid. Por ello creemos que realmente fue un regalo el momento final… en el que, saltándose el protocolo inicial o el guión del acto, nos sorprendió a todos interpretando, ya sin micrófono y totalmente a capella, un poco del “Revelations”, que fue impresionante.

Tras esto ya sí se despidió como hace siempre con MAIDEN: Gracias y hasta aquí he llegado, llevándose una ovación que tenía que haber durado hasta dos días después. En definitiva, fantástico Bruce Dickinson esta noche tan diferente y especial. Fue espectacular, que no hay muchas más palabras que describan la grandeza humana y profesional de este increíble artista, pero a la vez una persona y multiprofesional del cual podemos y tenemos muchos que aprender.

De hecho, tanto los crédulos como los incrédulos, los fans de MAIDEN y los que no lo eran… y en general todo el público asistente salió encantado y destacando lo sorprendentemente positiva y enriquecedora que había sido la experiencia. Ojalá tengamos más ocasiones de disfrutar de eventos así, diferentes de los meros conciertos pero igual de emocionantes y especiales.

Bruce ensangrentado

Up the Irons y Up Bruce!

Texto: Rocío Gómez y David Esquitino

Un artículo especial como éste merece un colofón a la altura, así que os dejamos con el citado concierto completo en Rock in Rio 85, uno de los más grandes que han dado IRON MAIDEN en su historia, sin duda, amén de uno de los más multitudinarios. Además, en la charla Bruce hizo mención a varios detalles de este concierto, como podemos ver en la foto, que dio la vuelta al mundo.

No tiene la mejor calidad de imagen ni de sonido, pero como documento es impagable:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »