BURNING – No va más… y siguen molando

Hace prácticamente un año escribíamos este artículo sobre lo importante que es molar en el rock, con la “excusa” del anterior concierto de BURNING en la capital. Un año después, los de La Elipa comienzan a despedirse en su Madrid tras más de 40 años de rock. Y siguen molando, y el artículo sigue siendo tan válido como entonces. ¿Lo recuperamos? 

Burning

En este mundo del rock, y más en los tiempos que nos gastamos, sólo hay dos caminos para sobrevivir en la música: O sigues molando o te retiras. Mantener la dignidad y seguir siendo maestro del rock n´roll y de los escenarios es el único camino. Y es obligado, señores: Molar o no molar. 

Bien, pues BURNING son maestros en esto, siempre con su chupa de cuero y sus gafas de rock por bandera, que esto es rock, amigos, herederos de Richards y Jagger, y del señor Johnny Thunders. Hasta el puto Lemmy ha acabado sucumbiendo al paso del tiempo, o Rosendo se ha bajado del carro, mientras Johnny, Pinilla y compañía siguen en primera línea de fuego quemando escenarios y generaciones allí por dónde pasan. Donde Dios no existe, allí siguen reinando ellos… Y que siga así por mucho tiempo, o poco, ellos sabrán dónde y cuándo ponen el final.

Burning

Además, se permitieron tener el morro de llenar en su momento el Palacio de los Deportes (vale, en su versión mediana) para grabar su disco en vivo de 40 aniversario, y se trajeron a gente como Bumbury, Luz Casal, Carlos Tarque, Josele Santiago… ¡o el gran Star Mafia Boy! para acompañarles en el viaje. Y no han parado de girar desde entonces… bueno, no han parado de girar desde que comenzaron allá por mediados de los 70 en el madrileño y castizo barrio de La Elipa. Girar, carretera, rocanrol, guitarras, piano de leopardo, botella de bourbon, narcóticos y a ponernos a todos psicóticos con sus clases de rock n´roll en vena.

Fueron los que más antes de que los rockeros se convirtieran en heavies. Vivieron el estilo del rock n´roll de la manera más directa que existía, mirando de frente a la muerte, jugando con todo y dedicando su vida y su espíritu a la causa mejor que nadie. Sólo por eso convencieron a los roqueros, a los pijos, a los heavies, a los punkis e incluso a aquellas chicas y chicos que movían las caderas en los sitios de tipos duros estando fuera de lugar. Dan las 6 y sintonizo a los BURNING, como no podía ser de otra manera. Bailar, rocanrolear, salir a quemar la ciudad antes y después del concierto…

Y más furgoneta, y otra ciudad, y otra raya, y otra copa de ginebra seca bebiéndote el mundo de un tirón, y otra canción, y otro cuerpo sin nombre en la cama del hotel por la mañana. ¿O es que el rock n´roll ya no sabe de sexo ni de drogas? No lo digo yo, ¡eh!, que ya nos lo contaban entonces Jim Dinamita, Jack Gasolina, o el propio Pepe Risi o Toño, que en paz descansen, o su amigo Loquillo o Jonny B. Goode, o los del Willie Dixon, o cualquiera con una camiseta de BURNING que sepa lo que significa ese logo que llevas con orgullo en el pecho. Son recuerdos del pelo largo, sin duda.

BUrning

No pares de gritar, siente el orgullo de barrio, y de tu ciudad, que siempre han transmitido, y no pares, dame más… y muévete en la oscuridad, por favor. Que esto es rock n´roll, amigos, que esto tiene actitud, que esto es de verdad, y que esto sólo tendrá final cuando tú ya no estés allí… porque ten por seguro que ellos sí van a estar. Siempre, aquí y allí, antes y ahora, y ayer y mañana, como los verdaderos pura sangre, chupa de cuero y gafas de rock en ristre, por supuesto. La chulería por bandera, el lenguaje cheli, la jerga de barrio y la actitud real, macarras barriobajeros, nada de camisetas compradas en grandes superficies ni de pop disfrazado como su hermano mayor, ¡que hablamos de los BURNING, tío!

Pocas cosas auténticas existen ya en estos tiempos, menos mal que aún nos quedan los BURNING… ¿O no será que el rock n´roll sólo nos gusta a tí y a mí? Pues el viernes hay otra oportunidad de demostrarlo… y allí sonarán de nuevo como un huracán, no te digo nada… Vale, seguramente no será la última en Madrid, pero si hay que empezar a decirles “hasta siempre”, es buen momento de empezar.

Texto: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

 Por cierto, desde que se escribió este artículo pueden presumir de tener su propia película / documental de rock n´roll, que se dice pronto: 

Burning en Madrid

Esta gira de BURNING es de despedida y la han querido llamar “No va más”. Como dice la nota promocional: Burning, una de las bandas más legendarias de la historia de rock en España, inicia su gira de despedida “No va más”, y arranca el 1 de febrero en la madrileña sala BUT. Éstas son las fechas anunciadas por ahora:

  • 1 de Febrero – Sala But – Madrid (entradas agotadas)
  • 8 Marzo: Sala Capitol – Santiago de Compostela.
  • 22 – 24 marzo: Rock In Town (Avilés, Asturias)
  • 30 Marzo- Iberia Festival (Benidorm, Alicante)
  • 24-28 Julio – Motorbeach Fest, Asturias.

“Al final vas cumpliendo años y te quedas con una cosa que se llama Rock & Roll”… Más info en el Facebook oficial de BURNING y en la página del evento en Madrid.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »