Artículo sobre la película documental de QUIET RIOT

11401116_929046930479155_4352382862900476380_n¿Película?, ¿documental?, ¿docudrama? Es difícil de decir, pero lo que sí que está claro es que si eres seguidor de QUIET RIOT no puedes perdértelo. Te contamos el porqué…

No está muy claro que “Well, now you are here, there’s no turning back” se vaya a editar doblada, o al menos subtitulada al español, pero mientras esperamos una edición en soporte doméstico que acerque el título a los que no hablan inglés, os vamos a poner los dientes largos comentándola… porque nosotros ya la hemos visto y nos ha gustado mucho. Lo que sí están comentando ellos mismos es que, tras algunas presentaciones en cines, festivales y similares, la cinta se editará pronto en DVD, aunque sigue sin haber mucha información al respecto desde que se estrenó hace algunos meses (a finales de 2014 concretamente).

72658_511703648880154_473849007_nLo primero que hay que decir es que la película una auténtica delicia para el fan y también para el que no lo sea. Esto es gracias a que no tiene pelos en la lengua y narra la apasionante historia de QUIET RIOT desde los primerísimos comienzos y el período más clásico y exitoso, a lo más bajo con las dosis de humor y drama justas. De hecho, aunque lógicamente el documental gira en torno al batería Frankie Banali, repasa todas las épocas de la banda, y no deja fuera ni los mejores momentos ni los malos, y además está bastante actualizada (aunque el documental se queda en el cantante Jizzy Pearl, que creo que ya tampoco está en la banda).

Por cierto, la directora de la película, Regina Russell, es la actual pareja de Banali… que se conocieron y enamoraron haciendo la película, para quien guste de datos de salsa rosa del metal. Y de hecho es la encargada, junto al batería de atender a los medios y comentar detalles de la película en las diferentes entrevista, presentaciones y demás. Aquí debajo podemos ver un trailer general, para poneros los dientes largos, antes de meternos en harina.

“Well, no you are here, there’s no turning back” se abre con una filmación casera de la propia banda fechada en 1983. En concreto las imágenes se toman en una habitación de hotel mientras QUIET RIOT se encontraban en la gira de “Metal Health”. El grupo busca camelarse a unas “amigas” y el propio Frankie Banali (batería) les comenta en tono de broma que están siendo grabadas para una próxima película sobre el grupo… 32 años después aquí estamos en pleno 2015 (aunque se estrenó en festivales independientes el año pasado como decíamos) disfrutando de ella. Tras una breve introducción de Frankie Banali, el narrador nos lleva al US METAL del 83, a unas intencionadas imágenes del grupo en el momento más alto de su carrera, en el momento exacto en el que en “Metal Health” el difunto Kevin DuBrow entona la estrofa que da título al sarzo3documental.

Aunque este sea el comienzo la peli/documenta, no es todo gloria y nostalgia hacia los años dorados porque la escena desemboca en un comentario de la hija de Frankie Banali (recordemos que su primera mujer, y madre de su hija, falleció hace algunos años, algo que marcó al protagonista y de alguna manera sobrevuela también el tono melodramático de varios momentos de la cinta, como por ejemplo como busca consuelo el protagonista en las artes marciales y filosofías orientales), y del propio Frankie, hablando de su vida diaria y comentando que más allá de la pinta con el pelo largo, etc, su padre es un tío normal que madruga, pasea al perro…, claro que de pocos tíos normales hablarán tan bien músicos como Glenn Hughes (DEEP PURPLE), Steven Adler (GUNS N ROSES) o su compañero en QUIET RIOT, Rudy Sarzo (OZZY, WHITESNAKE, DIO…).

Siguiendo  esa línea de contraste entre los años de éxito y los más discretos, el documental nos va narrando cronológicamente la historia de QUIET RIOT. Éste empieza por contextualizar que en los años previos a la formación de la banda, como músico en EEUU sólo podías estar en dos sitios: Nueva York o Los Angeles (L.A.)… Banali eligió  ésta última porque, como explica Dee Snider (TWISTED SISTER), las dos escenas de la costa Este y Oeste se dedicaban a competir y a ignorarse mutuamente y, en el Oeste mandaba QUIET RIOT atrayendo a un joven Banali a Los Ángeles. En aquella época la banda se diferenciaba de los demás con shows marca de la casa, como recuerda Dana Strum (SLAUGHTER), con una puesta en escena que  empezaba con el sonido de las sirenas tal y como quizá hayáis visto en el pirata “Live At The Whiskey 79” del que se perdieron los originales cuando Kevin los prestó a la VH1 para su “Behind the Music”.

Quiet Riot File PhotosDesde ese punto de partida se repasan los primeros años antes del éxito con Randy Rhoads (OZZY OSBOURNE) a bordo. Son los hermanos de éste los que hablan de la arrolladora personalidad de Kevin, de la habilidad de su hermano y de cómo la banda se formó en el hogar de su madre, Dolores. Los testimonios se acompañan de imágenes de la época más colorida del combo  en cuanto a ropa se refiere. Precisamente el tema de documentación es otro de los puntos fuertes de la película con cientos de imágenes inéditas o muy poco vistas.

Como seguro sabéis, en aquel momento QUIET RIOT eran sistemáticamente rechazados por todos los sellos discográficos. A pesar de eso consiguieron editar un par de discos con un sello japonés y, en ese momento precisamente, fue cuando llegó  la oferta de Ozzy para que Randy y Rudy se unieran a unos entonces emergentes y totalmente desconocidos entonces BLIZZARD OF OZZ. Este baile de músicos motivó que Kevin reformara la banda y ahí fue cuando dio con Frankie. En aquel momento el batería estaba tocando en cinco bandas distintas y por razones muy distintas: con alguna para sacar pasta para las baquetas, con otra, porque dormía en el apartamento de uno de sus miembros, con otra porque era mejor que las anteriores…

De ese sin vivir le saco Kevin DuBrow y desde ese momento no sólo se hicieron inseparables los dos protagonistas sino que el grupo quedaría conformado por ellos dos, Carlos Cavazo y Chuck Wright (sí, el aún bajista de la banda, algo a lo que también se hace referencia de manera recurrente durante todo el documental, incluso de manera bastante cómica por momentos, como en la firma de discos de Bang Your Head!! donde tocaron por primera vez en Europa desde la muerte de Kevin hace relativamente poco), aunque el núcleo duro se formaría alrededor del cantante y el batería.

Quiet-Riot-happy-days-with-Randy-RhoadsEl problema que tenía el Rock en aquel momento es que BLONDIE y demás tenían copada la industria musical. Los jóvenes estaban más por la labor de escuchar música de la New Wave que  cualquier otra cosa, como recuerda el popular Eddie Trunk (That Metal Show) con una divertida e ilustrativa anécdota sobre cómo tenía el coche lleno de pegatinas de bandas de Rock, y cómo incluso llegaban a chocar con él a posta otros coches por ello.

Ya habíamos adelantado que la película no tenía pelos en la lengua, y llegados a este punto, Frankie Banali no se corta en contar que para “Metal Health” firmaron el típico contrato desastroso por el que no iban a percibir apenas nada del éxito de su disco más popular, pero era eso o nada. El disco no llegó a explotar como superventas hasta el US Festival 83 ante más de 357.000 personas hambrientas de Rock. Y ese éxito sumado al despunte de la MTV hizo que la versión de SLADE, “C’mon Feel the Noize”, subiera por la lista de éxitos Billboard hasta el número 1. Con el apoyo de su conocido videoclip la canción desató la locura en EEUU y en el resto del mundo por contagio.

61QquxWMyYL“Metal Health” consiguió desbancar a THE POLICE con “Synchronicity” y a MICHAEL JACKSON con “Thriller” abriendo las puertas de la popularidad al Heavy Metal colándose por ella inmediatamente después DOKKEN, DEF LEPPARD, TWISTED SISTER… ¿qué os vamos a contar?… La locura de las imágenes de una firma de discos en el tour de “Metal Health” lo dice todo, y las fotos e imágenes de videos caseros de las groupies, también, porque en eso tampoco se corta un pelo el documental a la hora de mostrarnos vídeos caseros de la banda en la que no se esfuerzan por parecer unos santurrones precisamente. Impagable la imagen de las fans besándose emocionadas con el guapete Rudy Sarzo (bajista) en la citada firma, jeje.

“Well, no you are here, there’s no turning back” lleva la sinceridad por bandera y es tan meticuloso en retratar los años de mayor auge del grupo como su caída y la cuasi desaparición. En este sentido vemos a Kevin haciendo honor a su fama de bocazas y cargando contra sus propios compañeros y contra otras bandas  en entrevistas de la época. Está claro que el exceso de cocaína y de fiesta no ayudaba… De nuevo se juega con el contraste entre lo bueno y lo malo, las dos caras de la carrera de QUIET RIOT. Como espectador pasas de la risa a la tristeza en un momento, siendo esto una constante especialmente cuando Frankie habla  de su amistad con Kevin.

1126kd5La unión entre ambos es el verdadero hilo conductor de todo el metraje sirviendo para que el batería disculpe al cantante por sus metidas de pata y también para que éste reivindique el reflotar a QUIET RIOT incluso con la aparición de la madre de DuBrow, dando el beneplácito a la vuelta de la banda sin su hijo… Hay que decir también por cierto que aportó dinero para la financiación de este proyecto. También es de destacar la escena en la que Frankie enfadadísimo y totalmente decepcionado le echa en cara a Kevin en su tumba que le jodiera su sueño por morirse de forma estúpida. Impactante…

No estaría bien desgranar cada escena, pero sí que quiero comentar un par de cosas concretas subrayando lo veraz del reportaje. La primera es que lo atento que es Banali con los fans no es sólo un montaje de cara a la cámara, lo cual convierte la escena en la que conoce a un chico en una prueba de sonido y le regala unas baquetas en una de las más emotivas para mí ¿Porqué? Pues porque yo mismo pude comprobar en 2002 en Madrid de primera mano que Banali es exactamente igual con cámaras y sin ellas, y de esto es testigo la baqueta de Frankie que tengo en el cuarto desde donde estoy escribiendo este mismo texto. Seguro que si sois oyentes habituales de Corsarios nos habéis oído contar lo atenta que estuvo la banda saliendo a firmar etc., después de la única actuación en Madrid de toda su carrera, en más de una ocasión… Eso sí, llevamos meses solicitando entrevista con el batería pero hasta ahora seguimos sin tener respuesta… una lástima (ndr: lo volveremos a intentar tras la publicación de este artículo).

Las otras escenas que quería subrayar son las de la desternillante búsqueda de cantante y los primeros bolos con el elegido… de verdad vedlo vosotros mismos porque vais a rodar de risa con auténticas situaciones de sitcom. Igual de divertidas son las explicaciones sobre las idas y venidas de los miembros de QUIET RIOT de los que, entre los “segundones” podemos destacar al bajista Chuck Wright (GIUFFRIA, HOUSE OF LORDS) que cobra protagonismo por lo (tragi)cómico de su historia abandonando siempre el barco de QUIET RIOT justo en el momento anterior a que el grupo diera el siguiente paso en cuanto arock-of-ages-quiet-riot reconocimiento y fama. Aun así lo lleva con filosofía, y como muestra las imágenes de su reacción cuando un fan no le deja firmar su copia de «Metal Health» al haber desaparecido su contribución de los créditos de la reedición del disco.

Una banda tan arraigada en la cultura popular merecía un homenaje en forma de documental del calado de este “Well, no you are here, there’s no turning back” y más ahora que han reconstruido su carrera a base de tocar en ferias de ganado, hecho sobre el cual bromean en la película.

Ojala volvamos a ver a QUIET RIOT en España una vez más (ndr: a última vez fue en 2005 en Atarfe, Granada, pocos meses antes de la muerte de Kevin Dubrow)… Mientras tanto, y hasta entonces, Bang your Head!

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »