Erik Mårtensson y Magnus Henriksson (ECLIPSE), acústico en Madrid

En una noche lluviosa y desapacible nada mejor que reencontrarte con la calidez y cercanía que crean Erik Mårtensson y Magnus Henriksson (el 50% de la banda sueca ECLIPSE) en sus conciertos acústicos… o, como dirían los de la MTV, en unplugged.

ERIK MÅRTENSSON y MAGNUS HENRIKSSON (ECLIPSE) en acústico – Sala Clamores, (Madrid, martes 09/10/2018)

ERIK MÅRTENSSON y MAGNUS HENRIKSSON

Estos conciertos son de los invitan a una mayor interrelación entre músicos y audiencia, en los que van surgiendo historias sobre la génesis de los diversos temas e incluso anécdotas personales, y en los que canciones que conoces en su versión más hardrockera se renuevan al tocarlas en acústico.

Armados con sus acústicas, y comenzando a eso de las 9 de la noche, Erik Mårtensson y Magnus Henriksson comenzarían un show que, a lo largo de sus casi dos horas, nos mostrarían cómo dar una vuelta de tuerca a unos cuantos temas de ECLIPSE junto con alguna versión de temas de otras bandas… Para comenzar: “Never Look Back”, “Killing Me” y “Wake me Up”, que además de ésta última Erik comentó que, siendo un tema pensado para tocar en eléctrico, les sorprendió lo bien que funciona en acústico.

Muy emotiva fue la presentación de “The Storm” pues el cantante nos contó que compuso ese tema tras el repentino fallecimiento de su padre por un infarto y como algo que nace de la tristeza y el dolor ahora se ha convertido en una canción bonita y feliz porque puede compartirla con los fans. Y si seguimos con potentes baladones como “Live like I’M Dying” y “Hurt”… pues pelillos como escarpias.

Erik disfrutando

Sorpresa cuando anunciaron la primera versión de la velada pues la presentaron en plan: vamos a tocar algo de Brandon Flowers, preguntando si alguien sabía en qué banda cantaba… Y se oyó una voz diciendo THE KILLERS, ¡¡bingo!! Así, el escogido fue “When You Were Young”, confesando Erik que el vocalista de esa banda es uno de sus cantantes favoritos. La verdad es que les quedó una versión deliciosa y llena de matices de uno de los temas más populares de THE KILLERS.

Vuelta al repertorio de ECLIPSE con uno de esos temas que nos gustar corear a todo pulmón, o sea “Wide Open” porque, si desde el comienzo de la noche habíamos ido haciendo los coros, con ésta pues nos desatamos. Es algo que tienen los temas de ECLIPSE, que gustan a grandes y a chicos… Por cierto, una delicia ver entre la audiencia a unos cuantos niños y niñas disfrutando y cantándoselo todo, y eso que eran horas de estar ya en la camita, pero un día es un día 😉

Divertido y fuera de guión cuando se marcaron el “I’m a Viking” de YNGWIE MALSTEEN. Todo surgió cuando contaron que habían estado muchas veces en Madrid pero nunca habían tenido tiempo de conocer la ciudad y al llevar aquí desde el domingo no sólo la han podido disfrutar sino también darse cuenta de la cantidad de bares que hay en Madrid… y cómo, siendo suecos, tienen que probar todos esos bares. El caso es que alguien les gritó algo sobre sentirse orgullosos del espíritu vikingo y en respuesta improvisaron el “I’m a Viking” de Malmsteen y, aunque con algunos despistes en la letra y la enorme dificultad vocal que conlleva, no quedó nada mal en acústico.

Por cierto, el domingo también aprovecharon para ejercer de fans y ver a EUROPE en Madrid (aquí nuestra crónica) y ¡cómo no!, tocaron uno de sus temas favoritos como es “Prisioners of Paradise”. Nos dijeron divertivos que iban a interpretar ese tema ya que no lo hicieron en esa cita los EUROPE y así corregir el fallo. Espléndida la versión que se marcaron Erik y Magnus, por cierto.

Erik&Magnus

Siguieron con “Battlegrounds”, ejemplo de lo caprichoso que es la creación de una canción… Nos contaron que surgió después de estar trabajando el dúo todo el día en el estudio sin que saliera nada, y a punto de tirar la toalla, Magnus logró sacar los acordes básicos y en cinco minutos terminaron uno de sus himnos y canción bandera.

“Vertigo” y “Downfall of Eden” dieron paso a “Runaways” y a contarnos cómo aún se sorprenden cuando les recuerdan que participaron en las clasificatorias suecas para Eurovisión, confesando Erik que no le gusta nada Eurovisión y que, ¡oh, sorpresa!, tampoco lo de ser cantante… pero que cuando comenzaba su andadura musical sus compañeros eran malísimos cantando, no le quedó más remedio que ejercer de vocalista… y hasta ahora. Estaba claro que ambos estaban disfrutando en el escenario, y el público no digamos…

El caso es que, tras una improvisación instrumental que comenzó con acordes del rock’n’roll más clásico y derivó en un tema del folklore sueco (sí, sí, una de esa cancioncillas folk que se tocan al lado de la chimenea), lanzaron una pregunta a los asistentes: ¿Por dónde seguimos ahora?… Y lógicamente se pidieron varios temas entre ellos “SOS” de ECLIPSE y “Comes down like Rain” de W.E.T., que no las interpretaron enteras pero esos momentos de total improvisación dentro de un show le dan siempre una vidilla extra al mismo.

Magnus

Y a lo tonto entre canciones e historias varias llevaban ya más de 90 minutos en el escenario de modo que, al terminar “I don’t Wanna Say I’m Sorry”, hacen el amago de terminar su actuación… Pero como era de esperar, rápidamente vuelta a la tarima para atacar los acordes de “Misirlou”, tema de Dick Dale que se hizo tan famoso gracias a la película “Pulp Fiction”, y hacer una preciosa y poderosa versión del “Love Ain’t No Stranger”de WHITESNAKE con declaración de total admiración al vocalista David Coverdale por parte de Martensson.

Parecía que la noche no iba a dar para más así que el público empezó a pedir “Bleed & Scream” otro de los temas imbatibles de ECLIPSE. Pero haciendo oídos sordos, o mejor dicho haciéndose los suecos, nos sorprendieron con su interpretación a dos voces del “Suspicious Mind” en la versión popularizada por ELVIS PRESLEY. Y para cerrar de verdad, y de nuevo fuera de guión pues en el setlist no figuraba ni siquiera como posible extra, suenan los acordes de “Bleed & Scream”, que si en los conciertos de ECLIPSE es una de las preferidas por el público, en su versión en acústico es también imbatible.

En definitiva, casi dos horas en las que Magnus y Erik nos hicieron sentir como si estuviéramos en una reunión de amigos donde todo va surgiendo con total naturalidad, historias, grandes canciones y risas… Y si cuando todo acaba los protagonistas se quedan para compartir una foto, una firma, un saludo o una cerveza con todos los que estábamos por allí, ¿¡qué más puedes pedir!?

ERIK MÅRTESSON y MAGNUS HENRIKSSON, volver a Madrid cuando queráis, que ¡os quedan muchos bares por conocer!

Texto y fotos: Boliche Ángeles

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »