Yngwie es Yngwie y punto… Crónica del concierto de MALMSTEEN en Madrid

Había mucha expectación por ver el estado de forma del bueno de Yngwie Malmsteen, que siempre está en el candelero por una u otra razón, y después de hacerse de rogar unos 10 años desde su última visita, por fin podíamos disfrutar del gran guitarrista sueco. ¿Cómo estuvo en Madrid?

Logo Yngwie

YNGWIE MALMSTEEN: Sábado 22 de Septiembre (sala But, Madrid)

YNGWIE J. MALMSTEEN

Aún resonaban los ecos de sus últimas actuaciones por España con Ripper Owens con un Yngwie un poco pasota y en bajo estado de forma con un setlist basado en sus últimos discos. Quizás el miedo a que se repitiera ese nivel hizo que el promotor no quisiera arriesgar y eligió una sala But que parecía pequeña para un artista de éste nivel, pero claro está que el cache sí iba acorde a su leyenda… lo que produjo unas entradas bastante caras (40 €).

Pasada la incertidumbre (yo personalmente esperaba mucho después de ver su último DVD en directo y escuchar sus últimos discos) pudimos encontrarnos una sala abarrotada con un ambiente espléndido que nos hacía recordar la buena época en la que en los conciertos estabas apretado y con mucho calor, pero eso hacía que todo fuera mucho más auténtico (aunque el tema del calor podrían haberlo solucionado poniendo el aire acondicionado de la sala, ejem…). En un escenario ya de por si no demasiado grande, la parte de atrás estaba asediada por un muro de Marshalls que cubrían todo.

Además, no contento con ese recorte, ahora Yngwie concentra sus músicos en la mitad (o menos) del escenario, así que imaginaros en el espacio restante una batería (Mark Ellis), un bajo (Ralph Ciavolino) y a la izquierda, “castigado”, el teclista-cantante (Nick Marino). Pero bueno, en el fondo hemos venido a ver a la leyenda y la leyenda manda.

Pasadas las 21.00 de la noche el rugido de un “Cavallino rampante” de 6 cuerdas no dejaba lugar a dudas de que Yngwie estaba detrás de sus Marshalls, y después de un torbellino de notas neoclásicas que nos ponían la piel de gallina comenzaba el show con el ya clásico “Rising Force”, donde nos sorprendía el cantante Nick Marino con mucha mejor voz que en el DVD de hace 2 años, aunque estaba poco baja (el jefe manda, oye).

El sonido no era demasiado bueno y el bombo arruinaba todo (como en el comienzo de muchos shows), cosa que mejoraría a lo largo de la actuación, pero el sonido de la guitarra de Yngwie fue superior durante todo el concierto… sonando aguerrido, potente, rockero… Está claro que Yngwie suena a Yngwie y no hay nadie como él, y ahora está en un estado superior, mucho más delgado físicamente, totalmente entregado, moviéndose todo el rato y tocando a un nivel que no se si incluso es superior al de sus mejores años (yo diría que sí), dando sus 100000 notas con feeling absoluto.

El segundo tema instrumental, “Spellbound”, dejaba claro por dónde iban los tiros del concierto: tocando la mitad o más del set así, y las canciones cantadas las corta casi todas… pero personalmente no me pareció algo peor sino simplemente diferente. Este tema en concreto para mí es lo mejor de sus últimos discos y me parece ya un clásico, pero tuvieron que cortarlo por algún tema técnico de Yngwie, el cuál mostró su furia demasiado pronto contra algún técnico… pero por fortuna se quedaría ahí su ya temido “Unleash the fury”, jeje.

The World is on Fire!!!!

Continuarían con otros dos cortes de su última época: la instrumental “Into Valhalla”, con un Yngwie sublime, y “Soldier”. La primera sorpresa de la noche llegaría con “Like an angel”, que creo recordar que hacía muchísimo tiempo que no la tocaba, y aún más sorprendente fue que la cantó el propio Yngwie en el tono original y muy bien (¿quién necesita cantantes…?). Quizás la única pega del jefe cantante es que se queda un poco estático mientras lo hace, pero está claro que ha mejorado muchísimo y canta con potencia, garra y feeling.

Después de sus típicos tributos clásicos como Badinerie y Adagio, llegaría uno de los platos fuertes como es “Far beyond the sun”, con un público ya entregado. Y la segunda sorpresa, y uno de los mejores momentos del show, vendrían con “Seven sign” (que la ha tocado muy poco en los últimas décadas) muy coreado por el público con un Nick Marino a la voz sobresaliente y un Yngwie desatado. A destacar las luces de la sala que eran como pequeños cañones de luz y hacían que un escenario pequeño quedara realmente atractivo beneficiando a la imagen de Yngwie endiosado (con razón) en medio de la sala.

Foto Raúl Blanco

Volvería a los nuevos clásicos con un “Overture” del disco “Relentless” y el mejor tema de su nuevo disco, para mí, que es “World on fire” con un gran Yngwie a la voz y unos riffs arabescos que demuestran que no se ha quedado sin ideas. Curioso el dato de que el único artículo del merchan era el vinilo de su último disco firmado por él a 100€ (aparte de pases vips y chorradas varias a cientos de euros). No sabemos si vendió mucho… pero ni camisetas, ni CD´s… En fin, él sabrá, pero fue una pena. Volvamos al show mejor…

De nuevo nos sorprendería cuando de una improvisación empiezan a tocar “Smoke on the water” de broma pero se convierte en toda una “versionaca” con Yngwie a la voz y coreada por un público totalmente rendido a sus pies. No contento con eso nos regalaría dos joyas de su primer disco, las cuales no recuerdo haberlas escuchado en directo: “Now your ships are burned” con el propio Yngwie de nuevo a la voz, e “Evil eye”, que sonaron espectaculares y superaron a las versiones en estudio. Los siguientes temas son casi imprescindibles en sus shows: varias instrumentales neoclásicas, “Trilogy suite”, la bluesera “Blue”, y su “Fugue” acompañado de una base de orquesta grabada, pero la verdad es que al nivel que está Yngwie y con el sonido que tenía de guitarra tan abrumador nos dejó embelesados aunque los hayamos oído mil veces.

Por fin daría protagonismo a alguno de sus músicos con el solo de batería del poco conocido Mark Ellis, que nos dejó alucinados con un sólo muy musical y melódico tocado con mucho gusto y furia. De hecho es que me gustó más que el solo de Mike Terrana que vi hace unas semanas con AVALANCH donde sólo demostraba que tenía 120 timbales tocándolos a toda velocidad (sin desmerecer al sublime Terrana que quitando su previsible solo es uno de los mejores baterías). Dará que hablar el joven nuevo batería de Yngwie… También muy destacable la labor a las teclas de Nick Marino, que todavía debe ser más difícil cuando lo combina con la voz, aunque al final no cantaría más que en 5-6 canciones… y a medias.

El maestro también canta

Con la mítica “You don’t remember (I´ll never forget)” se despedirían con todo el público haciendo coros, para más tarde volver a los bises y deleitarnos con un sublime solo acústico que encadenarían con la gran “Black star” y cerrarían con la imprescindible “I´ll see the light tonight” tras hora y 45 de actuación.

La opinión de la mayoría de gente es que a éste nivel si Yngwie volviera a contar con un cantante de renombre y hacer un show más enfocado a los temas cantados podría estar en un nivel de éxito muy superior. Yo estoy de acuerdo con esa afirmación pero la verdad es que el concierto me pareció tan bueno que simplemente son dos formas diferentes de encarar un show… y aquí manda Malmsteen y punto. Lo dicho, a éste nivel Yngwie está en un pedestal al que nadie puede optar porque es su estilo, él lo invento, y él es único.

Texto: Carlos Esquitino

Fotos: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

P.D. – Gracias a nuestros compañeros y amigos Oscar Gil y Raúl Blanco por las fotos adicionales. 

Set list Madrid 2018:

  1. Cuernos para “Now your ships are burned”

    -Rising force

  2. -Spellbound
  3. -Into Valhalla
  4. -Soldier
  5. Like an angel (for April)
  6. -Badinerie (Bach)
  7. -Adagio (Paganini)
  8. -Far beyond the sun
  9. -Seven sign
  10. -Overture
  11. -World on fire
  12. -Smoke on the water (Deep purple)
  13. -Now your ships are burned
  14. -Evil eye
  15. -Cadenza #2
  16. -Trilogy suite
  17. -Blue
  18. -Fugue
  19. Muy joven batería en la banda

    -Cadenza #3

  20. -Drum solo
  21. -You don’t remember, I´ll never forget

Bises:

  1. -Intro acústica / -Black star
  2. -I´ll see the light tonight

¿Vemos un vídeo grabado el día del concierto para cerrar?

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »