Noche de tridente rockero/metalero/punki: WILD KRASH & Co

Un día del fin de semana nos vamos a concierto grande y “mainstream” y el otro a concierto “pequeño” y en sala. Y si el segundo es en un sitio tan entrañable como el Barracudas, de la mano de la gente de Lady Stone Music y a ver a mis queridos WILD KRASH pues mejor que mejor.

LA REVOLUCIÓN DEL MONO + WILD KRASH + BLACK FRIDAYS – Sábado 12 de marzo de 2022 (sala Barracudas, Madrid)

Wild Krash

Noches de rock n´roll, aunque la propia noche la dejamos ya atrás y nos quedamos más bien con el rock n´roll. A las drogas nunca le dimos, y el sexo si cae algo, pues perfecto, y si no… con imaginarlo o desearlo nos vale. Pero lo mejor es la liturgia de buena compañía, una cerveza bien fría y una banda (o varias, como en este caso) pontificando desde el escenario. En este caso teníamos noche de tridente, y además realmente variado:

Me sorprendieron para bien (sin ser lo mío) LA REVOLUCIÓN DEL MONO, a los que prometo seguir la pista a partir de ahora. Por otro lado, me volvieron a convencer (imposible que no lo hicieran) y me volvieron a despeinar el flequillo de lo lindo estos locos y macarras sevillanos heavypunkis, a los que adoro. Y finalmente me entretuvieron, sin más, unos BLACK FRIDAYS que, osados, creo que se han puesto el nivel muy alto a la hora de elegir repertorio a versionear. Pero oye, lo hacen bien, con oficio, sin aspavientos ni deslumbrar pero mi reconocimiento y mi promesa de seguirles la pista (sobre todo con sus temas propios, interesantes) la tienen.

LA REVOLUCIÓN DEL MONO:

Revolución del Mono

No les conocía, de nada, y eso que el nombre tiene su aquel y la banda tiene su rollo. ¿Sabéis de esos grupos que sin saber porqué tienen “algo”? Pues “The Monkey revolution” lo tienen, y pese a que son más “modernos” de lo que mis vetustos gustos clásicos me permiten disfrutar, me dejaron expectante. Buena banda, con un deje mitad alternativo a lo SOUNDGARDEN y PEARL JAM (impresionante el parecido del cantante, incluso en movimientos y magnetismo… y no creo que fuera buscado… lo dicho, el “mojo” se tiene o no se tiene, y este tío lo tiene), y un punto más metalero que te podía hacer pensar en HAMLET por ejemplo, que me gustó.

Sala a medias pero con fieles seguidores delante, bastante jóvenes por cierto, pero fieles “as hell” como decía, o eso me pareció, y además uniformados con indumentarias relativas al grupo. Es decir, die hard fans de los buenos, lo que ya es punto de partida importante para una banda que… me da que van a dar que hablar.

Revolucion del Mono

Buena imagen a su manera, buenas letras (con profundidad y mensaje, como me gusta, y punto social pero sabiendo lo que se dice y cómo, sin dejar de lado el deje de profundidad / enriquecimiento interior), un cantante con un punto especial y canciones interesantes como la citada “Monkey revolution” o “Señor ministro” (con mensaje más o menos ecológico). Cerraron con “Viven” (para los viejos que se sientan jóvenes, como un servidor) y dejaron un poso muy interesante en la sala.

Lo dicho, algo me dice que hay que estar al loro y seguirles la pista…

WILD KRASH:

Cambio de tercio total, de rollo, de imagen, de actitud… ¡y de sonido! Ya digo que los primeros me gustaron y sorprendieron, pero un señor heavy como yo sabía lo que se avecinaba, y por supuesto que no me equivoqué. Y es que lo de este trío de heavy/punkis sevillanos es mucho. Es la aktitud (sí, con k), mezclando melenas con deje punk y rollo 100% del rock. Sudar, divertirse, disfrutar y hacer disfrutar, no hay más secreto en un concierto… lleves plataformas, hinchables y producción gigante detrás o estés tocando en un sucio antro de un pueblo perdido delante de 4 “paletos”.

Wild krash

Sobre el escenario te lo comes, y si encima tienes una ristra de temazos como los que tienen WILD KRASH y muestras esa “aktitud” marca de la casa, tengas delante a 30 o a 3000, vas a triunfar seguro. Además, tienes el morro de presentar en inglés porque los guiris hablan así, y si ellos lo hacen, los WILD KRASH más. Y a mover las melenas, las crestas, mostrar pecho palomo y sonreír, no parar de sonreír sobre el escenario que es siempre la mejor y más efectiva droga sobre la faz de la Tierra.

Dicho y hecho: base MOTÖRHEAD y a rociar con rock n´roll salvaje y metalizado a todo el que se ponga delante. Y si no están lo suficientemente cerca, a no parar de moverte para que les llegue el sudor, el rollo y la caña. Mucha energía, y temazos uno tras otro, liderados por la voz de Viko, “el heavy” y los coros y rollo de Johnny, “el punki”… mientras el batería rockero (con el pelo ya mucho más largo) les empuja desde atrás. “Are u ready to rock?” Pues claro!!!! Energía máxima con “Tyrant”, “Rock liar”, para los mentirosillos de la sala que no tenían el último disco (¡yo sí!), “Sad history” (pero pero pero ¡¡¡cómo puede molar tanto una canción en directo!!!)… Y llegamos al final de la mano de la brutalísima “Trasher”, demoledora, y la hipnótica “Under fire”, un himno duro, pesado y adictivo de los que ya casi no hacen…

Si no fuera por gente como WILD KRASH el futuro del rock estaría seriamente comprometido, ¡menudo bolazo en una hora!… Gracias, pishas!, digo brothers, digo muthas… ¡Sois la rehostia!

BLACK FRIDAYS:

No quiero ser descortés ni maleducado, ni injusto, pero en la web no le damos a los tributos ni (tampoco mucho) a las versiones, y eso que la banda me pareció interesante, aunque aún con mucho camino por delante. ¿Qué les faltaba? Cohesión, y tener claro hacia dónde tiran y no tratar de abarcarlo todo. Cierto que llevaban dos años sin tocar, que tenían público fiel (amigos, familia y demás, pedida de mano incluida, pero bueno), y que mal obviamente no lo hacen pero… no me llegaron. Temas demasiado difíciles de versionar y “todo vale”, estilísticamente hablando, además de un nivel musical por debajo de lo que esos himnos requieren (“Breaking the law”, “Nightrain” o “Die die my darling”… no es moco de pavo, que mola pero hay que hacerlo muy bien para que funcione).

Curiosamente lo que más me gustó fueron sus temas propios (dos creo que fueron, destacando un tremendo “Gasoline”, que me encantó), tiene narices… En fin, supongo que es aquello de «no eres tú sino que soy yo», y para mí la música puede ser fiesta pero requiere de más y mejor. Les seguiré la pista y encantado de que la próxima me callen la boca, por supuesto.

Y con esto y un bizcocho (digo otra cerveza), nos fuimos para casa, diluviando por cierto, sin drogas y pensando en, con suerte, pillar algo de sexo, solo o acompañado… Lo dicho, molan los conciertos inesperados y variados en salas chulas y pequeñas pero acogedoras como el Barracudas, ¿qué no?

Texto: David Esquitino / Fotos: César Lorenzo (¡gracias!)

Aquí vemos galería de fotos completa de las 3 bandas en Madrid.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »