THIRD DIM3NSION en Madrid: Música y entrega con mayúsculas

THIRD DIM3NSION: viernes 2 de junio de 2017, sala Silikona (Madrid)…

Una fiesta absoluta de power metal con mayúsculas de la mano de THIRD DIM3NSION, una de las bandas más prometedoras del metal nacional dentro de su estilo. Eso fue lo que se vivió el pasado 2 de junio en la sala Silikona: Música y entrega con mayúsculas.

Tenía muchas ganas de ver a la nueva formación de los THIRD en un formato de concierto entero, después de la gratas sensaciones que me dejaron (y dejaron en general) en su breve pero intensa y sobresaliente apertura en el reciente concierto de TIMO TOLKKI en Madrid (como os contamos aquí). Las cosas son así, y en poco más de media hora se comieron a la banda principal, que vino como vino e hizo lo que hizo. No comento más…

Enganchado a la discografía de los madrileños, quería ver cuánto da la formación de sí en la exigencia de un evento de casi hora y media, y lo cierto es que rozaron la matrícula de honor. La noche prometía ser para enmarcar, con colaboraciones especiales (José Hernández, anterior bajista de la banda, y Edu Vázquez, cantante de DUNKELMIND, cayéndose del evento Zezi Sixx por obligaciones laborales de última hora que le impidieron asistir al evento).

A eso de las nueve y media de la noche, comenzó a sonar la intro, “Project Infinity”, de su último trabajo (hasta ahora), “Conspiracy Theory”, que sirvió para que los músicos fueran saliendo al practicable bajo la ovación del público (alrededor de unas ochenta personas, entrada más que digna para la que estaba cayendo en Madrid en forma de descargas: SALÁN, SLAYER y un largo etcétera). Sin pausa apretaron el acelerador con “Last Survivors”, dejando, de primeras, la grata impresión de que el sonido iba a ser bueno en una Silikona que nos da a menudo una de cal y otra de arena. Esta noche hubo suerte.

Ya con esta declaración de intenciones musical, la formación retrató de qué va su historia: ejecución compacta, temas que tienen ese “algo” que los separa de la media, y una performance global de todos los músicos muy dinámica, alegre y espectacular, llevada al summum en la figura del vocalista, y líder de la banda, Miguel Ángel Monzón. En este aspecto me gustaría destacar a los tres nuevos fichajes de la banda que, cada uno en su parcela, han hecho que la imagen escénica de THIRD DIM3NSION haya mejorado muchos enteros: El bajista David Rock y el guitarrista Manolo Parra son dos torbellinos sobre las tablas.

Se divierten mientras tienen total control sobre sus instrumentos y eso es una gran virtud que no todos los músicos técnicos tienen. Como contrapunto, está Jorge Torres, también a las seis cuerdas, más sobrio, pero atrayente por su enorme virtuosismo, que hace que no puedas apartar la mirada de sus manos. Aporta un reflejo interesante y elegante a la fiesta organizada por el resto de componentes. Algo detrás, haciendo mucho trabajo de peso e importancia “en la sombra” está la teclista, Elena Alonso: siempre sonriendo y disfrutando. Posiblemente, sin buscarlo, es la que más hace los temas suyos. Algo parecido le pasa al batería Javier “Quentin”, muy discreto y oculto detrás de su espectacular kit, pero haciendo un trabajo preciso y potente, base sobre la que se sostiene la banda.

Ése sería el resumen: es un placer ver una maquinaria engrasada y sincronizada, donde todos los miembros saben dónde tienen que estar. A nivel de repertorio, fueron desgranando “Insane”, “Conspiracy Theory” y “Nexus 6”, momento en el que Elena se colgó un teclado al cuello y avanzó varios pasos en su posición en el escenario, cobrando más protagonismo escénico.

Tras este momento, se produjo la primera colaboración de la noche: Edu Vázquez, vocalista de DUNKELMIND, saltó al escenario de la Silikona para cantar a medias con Miguel Ángel el clásico de STRATOVARIUS “Haunting High And Low”. Buen rollo y química a raudales, jugando a duelo sano de dos gargantas privilegiadas. De hecho, juntos fueron la primera muestra fehaciente de que lo que esta noche estaba en juego era una fiesta de power metal, no sólo un concierto. Los dos frontman se complementaron en las tareas vocales y disfrutaron, bordando la ejecución de un tema complicadísimo y al alcance de pocos vocalistas, sin dejar de lado ese derroche escénico marca de la casa. ¡Enhorabuena a los dos!

Siguieron cayendo temas y buen hacer mientras volaban los minutos, y llegó la segunda colaboración especial: José, anterior bajista de la banda, subió al escenario para cantar uno de los temas compuestos por él: “The Warrior Is Back” y lo cierto es que, para no ser un vocalista oficial, dio la talla y, sobre todo, insisto, disfrutó ahí arriba… La noche siguió dando para mucho más, con un solo de guitarra de Jorge Torres, contestado por Manolo fuera del escenario, entre el público; otro de esos momentos de descaro espontáneo que tanto hacen crecer las bandas.

Dentro del repertorio, donde otras dos versiones se verían representadas por “Can I Play With Madness” de MAIDEN y “Heaven Can Wait” de GAMMA RAY (donde participaron José y Edu nuevamente, montándola más gorda aún si cabe), uno de los momentos más destacables fue la presentación de una nueva composición de la banda, llamada “Destiny”, que me dejó muy buenas impresiones en cuanto a que parece una evolución sobre lo hecho por estos músicos. Además, por la nueva dimensión que adquieren los teclados de Elena, muy presentes con un riff principal que manda en los primeros compases. Si la línea de composición va a ir por aquí, lo cierto es que me gusta: Power metal entendido desde el prisma moderno del siglo XXI.

Siguió fluyendo la descarga con un público atento, entregado y disfrutando, que devolvía lo que los músicos irradiaban: música en directo gestionada por el ritmo que imprimía su frontman Miguel Ángel, siempre cercano y comunicativo con el público. Música que rayó una perfección que sólo se sacrificó en momentos muy puntuales para ofrecer un espectáculo vibrante. Como debe ser, sabiendo que más vale un headbanging que una nota de guitarra clavada y teniendo claro que un cantante tiene que ir a muerte y tirar de garra, cuando se va rindiendo la técnica, para acabar la batalla de una noche larga y exigente para las cuerdas vocales donde no existió un minuto de descanso a nivel de voz. Esto es un concierto, hay que sentir y sudar, para el resto están los discos de estudio…

Y embobados, sin darnos cuenta, por todo lo alto cerraron THIRD con su ya clásico “Ray Of Light”, lo que fue una noche perfecta de power metal, donde los madrileños se apuntaron otro tanto a favor desde su vuelta con la nueva formación… La promesa ha pasado a ser realidad y, si hay justicia en esto de metal, esto es sólo el comienzo del crecimiento de una banda que tiene que tener presencia importante en el panorama nacional e internacional por derecho propio.

El tiempo, la suerte y el trabajo lo dirá. La semilla de excelencia ya está plantada… ¡Felicidades y enhorabuena!

Texto y fotos: Javier Paredes (javier@redhardnheavy.com)

Y como solemos decir, para muestra un botón:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »