SÔBER en Madrid: Sinuoso trasiego al corazón de las tinieblas

SÔBER + CONTRABANDA + TRI STATE CORNER: Viernes 31 Marzo, La Riviera… sober5

El cuarteto madrileño sigue inmerso en la presentación de, “Vulcano”, su  séptimo disco de estudio (descontamos su debut, “Torcidos”, que lo sacaron bajo la denominación aún de SOBER STONED) en una gira que les llevará por una docena de localidades de nuestra geografía (amén de la dos fechas previstas en MEXICO).

En su parada en la capital, en la madrileña Sala La Riviera, cuajaron un recital desigual, con un sonido rotundo, francamente espectacular, pero un repertorio un tanto sinuoso y desubicado (pretendidamente vanguardista) donde se olvidaron de piezas del calado de “Superbia”, “La Araña”, “Encadenado”, “La nube”… y nos dejaron anémicos de muchas de sus mejores composiciones (que quedaron sin hacer). Aprovecharon también para presentar en primicia su último video-clip, “Estrella Polar”, el cual proyectaron en las pantallas cinco minutos antes de salir a escena, novedosa fórmula que agradecimos, si bien el clip fue una especie de premonición de lo que nos esperaba a continuación…

En “Estrella Polar” se ve a la banda surcando una especie de urbanización fantasma, de casas devastadas, sutil metáfora de lo que ha ocurrido en  nuestro país en los últimos años tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, y con el drama de los desahucios como telón de fondo. Casas sin gente, mercancía degradada para la especulación bankaria y gentes sin casa, olvidados a su suerte, abandonados a la intemperie en el peor invierno, por no hablar de ciudades en llamas como Alepo, Mosul (crueles víctimas de imperialistas guerras criminales) y tantas otras urbes mártires, de Grozni a Guernica o Stalingrado (arrasadas por la mano del hombre) que sufrieron las consecuencias del fanatismo llevado a sus últimas consecuencias.

sober8Las ruinas numantinas en un video-clip con mucha intención pero muy pocos medios, y aquí es donde la falta de presupuesto se hace más visible. Tras contemplar “Estrella Polar” me dio por pensar, ‘espero que el espectáculo de hoy esté más elaborado y cocinado que el video-clip’. Me jode ser visionario, pero esta vez acerté de pleno con la oscura premonición, anticipo de lo que aconteció después… Pero no nos adelantemos, que antes teníamos dos aperitivos muy golosos e interesantes. Además, y lo destaco porque no es lo habitual, teníamos una banda telonera nacional y otra internacional, griegos si no me equivoco y bastante interesantes e incluso exóticos, que creo que no es término incorrecto en este caso.

CONTRABANDA:

contrabanda8Comenzaban los locales CONTRABANDA, que están presentando su reciente “Retrophonic” (de la mano de Rock Estatal Records), en el que basaron su corto set list para abrir el evento. Rock nacional y metal actual de la mano, sin duda con influencia de los protagonistas de la noche, y una propuesta ambiental que no dejó indiferentes a los presentes (también es cierto que no gustaron a todos). Con cortes actuales como “Miedo” o “Maldición” comenzaron a darle color, oscuro, a la noche, aunque creo que hay que verles en su propio concierto para sacarles todo el jugo. ¡Ah!, y muy chulo el pie de micro con calaveras del cantante.

TRI STATE CORNER:

Tras ellos, era curioso encontrarte con la particularidad de TRI STATE CORNER, una banda multicultural (establecidos en Grecia pero con miembros de varios países) y un deje exótico como decía (al menos fue la definición que me venía a la cabeza escuchándoles), aportando el punto diferente al concierto. Hacen metal actual, cierto, y sin duda son una banda contemporánea, pero no podía evitar acordarme del deje “oriental” de grupos como MYRATH u ORPHANED LAND, por ejemplo, al escuchar su propuesta, y eso que musicalmente no van por los mismos derroteros.

3tri8La curiosidad de ver un bazouki (instrumento de cuerda tradicional griego) en escena también les daba un extra. Y además mezclan temas en inglés, la mayoría, con alguno en su lengua natal… En general un grupo potente pero que no deja de lado momentos más melódicos, con buen humor sobre las tablas, buena imagen y aportando un punto distinto y fresco a una escena a veces demasiado encorsetada. Sin haberme encantado, que al final los gustos son personales, sin duda fueron la sorpresa positiva de la noche y una banda a la que seguiremos la pista.

SÔBER:

sober1A diferencia de la visita anterior, donde los hermanos Escobedo junto a Antonio Bernardini (guitarra) y Manu Reyes (batería) registraron el DVD ”20 años” (un concierto con un ritmo y una puesta en escena dignas de encomio), el regreso a su sala fetiche no fue tan fructífero como se esperaba, con las expectativas de público y crítica en todo lo alto. Tras sonar el habitual “Back in black” de AC/DC como intro del show, SOBER se lanzaron por la autopista de los sonidos volcánicos a quemarropa con su primera perla de la noche, “Vulcano”, la rola que da titulo a su último elepé. Miel sobre hojuelas hasta ese momento y nos las prometíamos muy felices porque además el sonido era una barbaridad de bueno (como de costumbre, gracias al pulso magistral del ‘quinto’ miembro del combo, Alberto Seara ‘Flor’, en los controles).

Sonaron a continuación “Irreal” (una pieza menor, para el que firma, de su último plástico), “Loco” (el himno con el que casi siempre suelen cerrar los conciertos) y una pálida “Sombras” (que nos gusta mucho pero que no mostraba la fuerza de otras veces)  Para nuestra sorpresa sonaron a continuación “Fantasma”, “Papel mojado” (quiero ser el escritor que sangra y siente con cada letra…) y “Oxígeno”. Hasta el propio Carlos Escobedo se dio cuenta de lo frío que estaba el público en ese momento y declaró: “¡¡¿¿Qué pasa ??!!, que os estáis viniendo abajo… como copos de nieve…” en la puntera presentación de “Blancanieve”, una perna que elevó algo la temperatura hasta que “Umbilical” y “El hombre de hielo” (haciendo honor a su nombre) volvieron a enfriar la velada.

sober6Si una obra clásica consta de planteamiento, nudo y desenlace, queda caro que SOBER erraron en el primer tramo del show, salvo que pretendieran un trasiego in-crescendo partiendo de un comienzo muy lento, como esas películas francesas que se animan mediado el ecuador, al estilo del mítico film “El Cazador” de Michael Cimino (una obra maestra sobre la locura de la guerra del Vietnam) pero cuya primera hora (el ritual de la boda antes de irse a la guerra) se hace bastante insufrible, porque más que narrar una historia, el espectador asiste a un semi-documental, muy lento y nada trascendental sobre el costumbrismo social y las pequeñas miserias cotidianas asociadas (las minimalistas traiciones que allí se ofrecen).

Sin embargo, la segunda parte del concierto de nuestros protagonistas fue harina de otro costal (mucho más animada y flamígera), si bien también tuvo sus momentos valle. Tras un breve descanso, a mitad de la actuación y que nos sorprendió mucho, salieron bastante más entonados, marcándose “Arena”, “Lejos” y “Cientos de preguntas” (maravillosa rola filosófica que llevaban tiempo sin hacer…) a las que siguió el clásico “Arrepentido”, como una bofetada seca, en pleno rostro del espectador. De cualquier forma, la estructura del trasiego no dejaba de sorprendernos, cuando tras otro breve mutis por el foro, volvieron para completar el desenlace final.

sober2Momento para las baladas semi-acústicas, regalando la “Estrella Polar”, arropados por un pequeño set sinfónico, con dos violinistas sobre las tablas, más una violoncelista, endulzando una canción bastante amarga y trágica de por sí. “Naufrago” (con Carlos Escobedo guitarra acústica en ristre) siguió por la misma senda de las desilusiones individuales y colectivas, en un mundo que parece condenado a la más absoluta crueldad, con el brillo de las nuevas tecnologías eclipsando la miseria y el hambre que sufren tantos seres humanos en el planeta. Las estupendas “Tic-Tac” y “10 años” (dos hits que levantan hasta los muertos) pusieron la guinda final en loor de multitudes, echando el cierre definitivo con “Héroes”, otro corte de su último disco, rodeados de amigos, invitados y fans sobre el escenario de la madrileña sala rivereña.

Pese al flojo comienzo y a los dientes de sierra que mostró el espectáculo, notable alto para una banda que arriesga en sus recitales y que está vez puso todo los bemoles en la cesta del sonido, que fue con diferencia (amén de la excelente ejecución de los temas) lo mejor de una noche… eso sí, concierto donde echamos a faltar demasiadas piezas trascendentales e incluso creo no errar al afirmar que la selección de canciones de su último trabajo (salvo “Vulcano” y “Estrella polar”) tampoco fue la mejor. Por ejemplo nos quedamos con ganas de escuchar “Enterrado” o “El viaje”.  Otra vez será…

Texto: Fran Llorente

Fotos: Javier Paredes (javier@redhardnheavy.com)

Y para muestra un botón visual, ya sabéis:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »