Estuvimos en Alemania viendo a SAXON, DORO y compañía

Os vamos a relatar qué vivimos en Düsseldorf, el pasado 7 de marzo 2020, con la actuaciones de SAXON, DORO, DIAMOND HEAD y abriendo para ellos TYGERS OF PAN TANG.

Se cumplen ahora dos meses de la celebración del último evento de heavy metal en Alemania. Curioso que ahora sepamos que fue el último concierto internacional que íbamos a ver en mucho tiempo, y encabezado por SAXON y DORO, ¡casi nada!… ¿Lo recordamos?

SAXON + DORO + DIAMOND HEAD + TYGERS OF PAN TANG – Sábado 7 de marzo de 2020 (Mitshubishi Electric Halle, Düsseldorf – Alemania)

Saxon Doro

Fue de estas cosas que se planean así de repente, que ves el cartel y te entran unos escalofríos que sólo entienden los que el Metal corre por sus venas… Así que después de haber sufrido una cancelación sorpresa de SAXON, en Octubre de 2019, no pudiendo girar por grave enfermedad de su vocalista Biff Byfford salir como cabeceras en el Oktober Metalfest en Eindhoven (Holanda), dijimos eso de !nos vamos! y que nos quiten lo «bailao».

Hay que añadir el hecho de que la preciosa ciudad alemana de Düsseldorf, es la ciudad natal de Doro Pesch así que pintaba más atractivo aún verla jugar en casa, con su gente y acompañados tanto SAXON como ella de otras dos leyendas de la NWOBHM: DIAMOND HEAD y TYGERS OF PAN TANG. Reconozco que fue muy estresante conseguir las entradas ya que el evento era relativamente barato (56 euros) para cuatro grupos y a lo grande, agotándose en pocos días, enviándolas al domicilio y siendo muy bonitas, Todo fue muy Old School sabedores la promotora (Wizard Promotions) que la mayoría de los asistentes éramos veteranos y que las guardamos como maravillosos tesoros que es lo que son.

El sitio elegido para celebrar el evento, el Mitsubishi Electric Halle, es una auténtica maravilla, con buena comunicación con el centro (incluso te puedes ir andando, como hicimos nosotros disfrutando de un clima increíble para ser principios de marzo en el oeste alemán), con un ambiente fantástico en los alrededores habiendo agotado totalmente ya que había muchas ganas de ver el “40 Anniversary Castles & Eagles Tour”. Mucho parche, mucho chaleco y gritos de «(…) SAXON, SAXON (…)» incluso antes de entrar en el recinto.

Mitsubishi Electric Halle

Fuimos directos al merchandising que la verdad es lo único que me decepcionó un poco de todo el finde; me esperaba algo conmemorativo (de SAXON digo) pero no se han molestado mucho utilizando la figura del guerrero Cruzado con la bandera (la tengo desde la gira de 2011 y ya ha llovido) con las fechas detrás, sí, pero a 35 euros, y sin nada especial por lo que después de mil vueltas, me decidí por otra de DORO… en espera de comprarme la de los británicos en el Metal Paradise en Málaga (si se puede celebrar, que está difícil). En fin, fatal. Me flagelo todo el rato cada vez que me acuerdo.

TYGERS OF PAN TANG: 

Muy puntualmente, a las 18:30 aparecieron en ese increíble sitio, que por cierto tiene un aire al BEC de Bilbao, los más que legendarios TYGERS OF PAN TANG. No había mucha aglomeración en las primeras filas todavía ya que muchos estaban tranquilamente viéndoles desde los numerosos bares, con lo que pudimos disfrutar aún más del momento. En la esquina izquierda del enorme y larguísimo escenario, y con un simple telón con la imagen de su último trabajo, salieron  dispuestos a comerse Düsseldorf y lo consiguieron. Con un sonido perfecto, desde la primera nota, los británicos consiguieron hacer un set perfecto por actitud, pasión en la interpretación, elección de temas y por la maestría a la hora de descargar esos temas directos, potentes que fueron los cimientos de todo el Metal actual.

Están en una forma increíble especialmente Jacopo Meille, su vocalista italiano, alcanzando escalas increíbles sin dificultad y sintiendo con una intensidad increíble cada nota que sus compañeros lanzaban. No pararon de moverse, de pedir palmas, de dar caña sin descanso, alternando bombazos clásicos como “Euthanasia” con nuevos como “White Lines”. Daba igual, llevándose una gran ovación cuando terminaron sus escasos 30 minutos de actuación que supieron no a poco, ¡a poquísimo!

Un concierto increíble que confirma eso de lo bueno si breve mejor pero si llegan a tener más tiempo, nos hubieran dejado completamente machacados… y eso que la noche acababa de empezar. Espectacular.

El setlist de TIGERS OF PAN TANG en el Mitsubich Electric Halle de Düsseldorf fue: Euthanasia / White Lines / Keeping Me Alive / Destiny / Suzie Smiled / Only the Brave / Love Potion No. 9

DIAMOND HEAD: 

El mítico grupo británico no tardó mucho en salir a escena tras la abrumadora actuación previa de su compatriotas. Al igual que ellos, llevaron tan sólo un telón que igualmente no podía ocupar toda la increíble longitud del escenario, quedándose de adorno en la parte superior izquierda. Aquí se notó más que la banda ha sufrido muchos cambios de formación, algo habitual en su más que larguísima carrera pero así visualmente, da la sensación de ser como dos bandas distintas en una, y que están unidas por algo. Eso es a mi gusto demasiado chocante… lo digo porque son una leyenda y al ver tanta juventud aturde pero, ¡ojo!, que musicalmente la actuación de sus nuevos miembros es totalmente irreprochable.

De nuevo disfrutamos de un sonido tan puro, tan nítido y a un volumen tan adecuado que todo se aprecia muchísimo más, aunque sí es verdad que su vocalista, Rasmus Bom Andersen, me recordó en demasía al cantante de BEAST IN BLACK, por apariencia, por movimientos en escena, por tono de voz… En una banda tan firmemente anclada en los inicios de nuestro adorado movimiento, su actuación para mí fue  sorprendente pero no para tan bien como me esperaba. Rasmus se esforzó lo indecible en agradar al exigente y entendido público germano, pero es muy complicado su papel en esta banda por lo ya comentado, creo que daría muchísimo más en otra más acorde a su edad, estilo y matiz vocal.

Su guitarrista y fundador de la banda, Brian Tatler, demostró su maestría a la guitarra pero a la vez estuvo demasiado quieto, dejando que la juventud calentara el ambiente… que por supuesto subió muchos grados cuando sonó “In the Heat of the Night” y, ¡cómo no!, el final con el genial y archiconocido “Am I Evil?”, coreado por todo el precioso pabellón. Otra banda que contó con tan sólo media hora de actuación pero que no llegaron a sobrepasar el altísimo listón que les dejaron los anteriores. Eso sí, un aplauso por sus ganas de estar en forma y haberse sometido a una inyección de juventud pero puede que eso les pase factura.

El setlist de DIAMOND HEAD en el Mitsubishi Electric Halle de Düsseldorf fue:  Death by Design / Bones / In the Heat of the Night / The Messenger / It’s Electric / Am I Evil?

DORO:

Llegó el turno de la Metal Queen de toda la vida, ella, la increíble y maravillosa Doro Pesch y sus secuaces, además allí en la bonita ciudad que la vio nacer. Ya había muchísima gente y todos, antes de que apareciera en escena, coreando su nombre, llamándola para que viniera no sólo con su público habitual sino que en este caso eran más sus amigos cercanos que abarrotaban el Pabellón. Primero salieron sus músicos, que ocuparon rápidamente sus puestos bajo el ya enorme telón que suele llevar en sus shows (y cuya imagen es de hace bastante pues actualmente Doro no muestra la edad que tiene, para nada). Cuando salió, aquello se caía de los aplausos y de los gritos de bienvenida a casa, mientras la Metal Queen, la Jefa, la más querida, Doro Pesch, no cesó de sonreír y de agradecer que estuviéramos allí, en su fiesta.

Primer tema y a saco con recordando su etapa con WARLOCK (su primera banda) ya que cayó “I Rule the Ruins”, poniendo a la gente como loca mientras la banda corría por el larguísimo escenario demostrando el buen rollo existente entre ellos. Esto ayuda mucho a que ya el concierto te lo tomes con otra cara, pues todo se transmite y Doro y sus músicos son especialistas en ello. Si al buen rollo y pasión por lo que hacen unes temas del mejor Heavy Metal (con mucho guiño a WARLOCK como ya hemos comentado), un sonido espectacular y una luminotecnia de lujo perfectamente conjuntada con los ritmos de cada canción, pues da como resultado un concierto de diez.

DORO Düsseldorf

Sí es verdad que Doro no es la mejor vocalista del mundo, pero ha sabido conservar y mejorar su peculiar y característico tono estando muy en forma. No llega a escalas altas pero tampoco le hace ninguna falta, ya que sabe perfectamente cómo ganarse a los miles que estábamos allí. No dejó de sonreír ni un segundo y más al ver la reacción con el “Raise Your Fist in the Air”, seguida su orden por todos, y comienzo de concurridos pogos con el clasicazo “Burning the Witches”, con ambientazo espectacular arriba y abajo del escenario.

Me encanta su banda, que sabe perfectamente estar arropando a la Metal Queen más querida del mundo, con esos guitarreos de Bas Maas que une maestría y espectáculo (¡no para!, y vive el concierto más que intensamente) sin olvidar a Nick Douglas al bajo, Luca Princiotta ayudando en la guitarra y en el teclado, y por último Johnny Dee haciendo con su batería que retumbara el inmenso pabellón. Se nota que son muchos años juntos, que están muy unidos y saben que hay que realzar a Doro… Todos logran hacer una cascada del mejor Heavy Metal clásico interpretado magistralmente. Fueron cayendo los temas con la misma intensidad interpretativa por parte de todos, sabiendo que había que parar un poco la dinámica, para dar un respiro a todos, cayendo el sentido “Für Immer”, con todo el público cantando con ella…, precioso pero con todos mis respetos le quitaba del setlist y daba paso a cosas no tan oídas.

Me sorprendió que esperaba yo parrafadas en el precioso idioma alemán pero fue mezclándolo con inglés, un detalle para la gente venida de fuera aunque al estar en su casa esperaba que fuera, no sé, más auténtico, más germano y no tan similar en su puesta en escena que cuando toca en otros países. Me sorprendió también que al estar con ella allí muchos de los que llenamos el W:O:A cada año, no cayera el himno “We Are the Metalheads” del gran evento germano a la que tan unida está pero…

Eso no me gustó mucho tampoco ya que terminó, como es habitual en sus shows, con dos temas que sí se han hecho himnos también: el “All for Metal” unido al repetitivo “All We Are” cerrando con “Burn It Up” una actuación de notable alto a la que no le doy el sobresaliente por no aportar ni un detalle “especial” para la ocasión, que creo que lo merecía. Eso sí, guapísima, adorable y otra vez hay que terminar diciendo eso de Doro, te queremos mucho y, como a la Macarena, guapa, guapa y reguapa.

El setlist de DORO en el Mitsubishi Electric Halle de Düsseldorf fue:  I Rule the Ruins / Earthshaker  Rock / Raise Your Fist in the Air / Burning the Witches / Blood, Sweat and Rock ’n’ Roll / Revenge / Hellbound / East Meets West / Für immer / All for Metal / All We Are / Burn It Up.

SAXON:

A duras penas podíamos seguir entre las primeras filas centrales para ver a nuestro más que adorados y admirados SAXON. Al igual que fuera del pabellón, muchos coros de SAXON, SAXON, SAXON... se escuchaban nerviosos antes de que salieran a tocar en un show muy especial por lo comentado: cuarenta aniversario y recuperación del susto que nos dio Bif Byfford cuando su corazón le jugó una mala pasada unos meses antes dejándonos sin verle de nuevo después del maravilloso espectacular e inolvidable show en el Wacken Open Air 2019. Claro que si este show fue grandioso, no sabíamos que íbamos a vivir lo mismo pero en un pabellón, en interior (en un “arena”) y con un despliegue de todo (luminotecnia, efectos, sonido impoluto, humo, etc) que todavía no llego a creerme que lo que estaba encima del escenario era real.

Entre el sitio (perfecto, se ve y se oye de diez), la producción tremenda, donde no habían recortado gastos para decorar el inmenso escenario en plan tirar la casa por la ventana, comenzando con un vídeo-intro con imágenes de sus increíbles cuarenta años de carrera, todo el pabellón en respetuoso silencio y, tras escuchar de fondo, cada vez más alto el sonido de una moto….de repente… !A flipar!

Saxon

Salieron en tromba, a matarnos de gusto a todos que mirábamos atónitos el impresionante comienzo con un fogonazo tras el cual lo tenían TODO, pero todo lo suyo encima del escenario: el águila enorme, más encendida imposible, al fondo en la inmensa pantalla su logo pero el guapo, el de verdad, con las enormes letras preciosas en ese color rojo tan bonito, en relieve, que iba y venía haciendo como efectos en 3-D, unas luces absolutamente espectaculares que también se acercaban y desaparecían, adornando el Halle pero sin molestar en absoluto y que dejaban ver la decoración con la iglesia gótica, las vidrieras maravillosas, las gárgolas amenazantes, monstruos…

TODO, lo tenían todo encima del escenario, con un sonido si antes era nítido ahora era todavía mejor y ellos en tromba, a sus puestos como locos, como si les fuera la vida en ello mientras un muy recuperado Bifford nos decía (…)“Hey Deütschlannnnnd!”  (¡hey, Alemaniaaa!) y todos con la boca abierta comenzando de los mejores shows que he visto de los británicos (y no hay gira suya que no haya visto desde 1983). De verdad que no hay palabras para describir el momento, porque estaban tan cerca, a todo lujo, sin humo molesto (salvo el justo y necesario) con ese despliegue técnico tan impresionante… Teníais que ver nuestras caras de alucine pero a la vez, las caras de todos los que estaban allí con nosotros, todos a punto de llorar de la emoción del momento. Increíble.

El show de Wacken fue apoteósico, sí, que son SAXON en el mejor festival del mundo, pero aquí era la prueba de cómo está nuestro entrañable vocalista, uno de los mejores frontman de todos los tiempos, después de que unos meses antes casi se nos va con Lemmy, de MÖTORHEAD,  y Dio. Pues está mucho más delgado (normal) pero si siempre suele tener ganas de actuar, esta vez fue rencontrarse con todo lo que más le gusta: su público, su ambiente y en un sitio donde le quieren a morir como es Alemania… y que tanto le han ayudado a recuperar lo que los 90 le intentaron destruir. Él agradecido y con ganas, volviendo a la vida y a reinar, por supuesto arropado con su equipo, con esos músicos que forman una de las más demoledoras bandas de Heavy Metal de todos los tiempos… y esto fue la confirmación, una vez más de que son increíbles pero la ocasión era de súper lujo.

Saxon

No nos vamos a extender en el repertorio elegido, donde no hubo mucha novedad con respecto a los pasados shows de 2019, pero sí queremos destacar eso, que Biff Byfford está recuperadísimo (para el susto que se llevó), que su voz no ha sido muy dañada y, aunque otros días se mueve más, aquí era algo esperado y dio muchísimo más de lo que debía. Además es que él se lo tomó con mucha serenidad, controlando y sabiendo que tenía dos horas de caña y que había que dejar que sus compañeros, y el alucinante montaje que llevaban, le iban a ayudar a que se diera un conciertazo inolvidable pero sin dañarse, que le queremos vivo otros cuarenta años.

El águila subía, bajaba, volaba, parecía que te iba a comer y su luz te envolvía, mientras los acordes de los mejores temas, tanto clásicos como recientes, como “Thunderbolt” por ejemplo, para demostrar que es una banda viva, que no vive de los temas de siempre (aunque yo no os cuento dónde mandaba el “Crusader”…). Después de sus eternas palabras de “(…) es genial estar de nuevo aquí (…)”, Byfford no cesó de dar las gracias y de hacer su papel de maestro de esa ceremonia mágica que son los conciertos de su banda. Y con increíble serenidad, con esa calma y esa actitud altiva, provocadora y que a la vez logra que sea entrañable,

Era todo magia, fantástico y el público alemán estaba enormemente agradecido de compartir con ellos su vuelta a los escenarios tras el parón por enfermedad. Al estar SAXON muy agradecidos de la respuesta de sus fans, nos dieron un regalo… y no sólo el regalo de tenerles de nuevo, ese alucinante escenario y medios… No, faltaba la sorpresa de invitar a Doro al escenario para que juntos interpretaran uno de los temas más heavys que hay, el “Denim and Leather”, creando otro de los impresionantes momentazos de la noche. Sí, les habíamos visto muchas veces juntos en Wacken, pero aquí era en pabellón, en un «Arena», a tu lado, delante para que te sintieras en el Paraíso del Metal como así fue. Esos momentos sublimes se viven allí,  porque no sólo es ver a los legendarios artistas juntos, es el conjunto de todo además del público alemán que vive de forma tan pasional esos detalles que te dan vida y alegría. Claro que para eso tienes que ser un Metalhead y no alguien que sólo se compra camisetas.

Ya siguieron con más clásicos pero os podéis imaginar que “The Eagle Has Landed” hizo que vibráramos aún más con el “nuevo pichón” (como muchas veces la llama Biff), en otro momento inolvidable del show, con las luces de sus ojos que te perforan el alma, magnífico. Todo lo que vino a continuación era la mezcla de todo lo descrito: las maravillosas luces, el sonido, la banda, con Nibbs Carter más animado que en los últimos shows (llevaba temporada más estático) y hasta dejando a Paul Quinn que tuviera más protagonismo en las voces, otra sorpresa. No hubo más momentos “extraños” digamos pero sí sucesión de clásicos que cayeron en cascada, sin dar tregua a unos segundos de calma, con pogos, con saltos, gritos, bailes y mucho, mucho, muchísimo Heavy Metal del mejor, sin discusión.

Teníamos que llegar a momentos culminantes, con ese increíble tema llamado “Power and the Glory”, con una conexión única con su público para terminar la parte importante del show con otro bombazo, “Heavy Metal Thunder” con columnas de humo, con instrumentos en alto y todos alabando a los dioses, a SAXON, que volverían a los pocos minutos para los bises que estaban en la cabeza de todos para terminar con “Princess of the Night” uno de los mejores shows que he visto de los británicos en toda su carrera… Son muchos los que llevo e indudablemente en interior éste ha sido el mejor de todos.

Texto: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com) / Fotos: Saxon Oficial / Doro oficial.

Hay SAXON para rato: están más que vivos y sólo podemos darles las gracias por lo que vivimos en Düsseldorf. Nunca podremos olvidarlo, ni ellos ni nosotros. Matrícula de Honor.

El setlist de SAXON en el Mitsubishi Electric Halle en Düsseldorf fue: Motorcycle Man / Battering Ravm / Wheels of Steel / Strong Arm of the Law / Denim and Leather / Thunderbolt / Backs to he Wall / They Played Rock and Roll / The Eagle Has Landed / Battalions of Steel / Dogs of War / Solid Ball of Rock / Dallas 1 PM / And The Bands Played On / To Hell and Back Again / Power and the Glory / Heavy Metal Thunder – BISES: Crusader / Never Surrender / 747 (Strangers in the Night) / Princess of the Night. 

Vemos galería completa profesional de fotos de SAXON en Düsseldorf en este enlace de Musikiathek.de. ¡Gracias!

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »