Rock The Coast 2019 – Resumen general

El festival ROCK THE COAST se convirtió en un gran éxito y ya anuncia su edición para 2020. Os hacemos un resumen de lo que pudimos vivir los días 13, 14 y 15 de junio en Fuengirola… y en breve os ofrecemos las crónicas completas del festival. 

Resúmen General

Hace ya años que los festivales se han convertido en citas ineludibles para una gran parte de los amantes del Hard Rock y el Heavy Metal en nuestro país. Al gran número de los existentes, algunos asentados desde hace varios años, como ROCKFEST, RESURRECTION o LEYENDAS DEL ROCK, se le suman otros que importan eventos internacionales exitosos, como el DOWNLOAD, y por supuesto otros de tamaño menor, con carácter más local pero no por ello menos interesantes, que trufan la geografía española de conciertos de bandas nacionales y foráneas. Y en este contexto, la nueva propuesta creada por Madness Live, el festival ROCK THE COAST, ha venido a sumar una interesante cita que promete convertirse en ineludible para los próximos años.

Recinto MareNostrum

La elección de Fuengirola (Málaga) como localidad en la que celebrarse el festival, a mediados del mes de junio, fechas en la que el buen tiempo está prácticamente garantizado pero en la que todavía no hay una completa ocupación en la Costa del Sol, ayuda a que los asistentes al festival puedan encontrar variadas posibilidades de alojamiento. La costa malagueña está cargada de decenas de hoteles, hostales y existen cientos de apartamentos de alquiler que, en estas fechas, todavía ofrecen vacantes a precios razonables para aquellos asistentes que prefieren evitar las zonas de acampada.

El recinto escogido para los conciertos no ha podido ser más acertado: el Marenostrum Music Castle Park es un fantástico entorno situado al borde mismo del paseo marítimo de Fuengirola. Es un amplio talud en el que los escenarios se sitúan en la parte baja del mismo, permitiendo que los conciertos sean vistos con bastante comodidad desde casi cualquier zona del recinto y presidido por un castillo que, además de ofrecer una imagen fantástica, se convierte también en sede del tercer escenario, dedicado en este caso a las bandas menos “populares” aunque no por ello de menor calidad. Además, frente a otros grandes eventos de estas características, la presencia de una amplia grada en lo alto del talud ofrece un espacio más para ver los conciertos cómodamente sin estar demasiado alejados del escenario.

Como resumen tras los tres días de festival, el jueves 13 de junio con la presentación y el concierto de WARDRUNA y el viernes 14 y el sábado 15, podemos decir que este es un festival que ha llegado para quedarse. O al menos eso deseamos. Con pocos errores logísticos, más allá de los consabidos problemas en el número de urinarios, algo que debería corregirse para próximas ediciones, o con una algo escasa propuesta gastronómica, en términos generales la comodidad de los asistentes ha sido bastante alta. Siempre habrá quejas particulares y cosas a mejorar, pero en general el nivel organizativo y de comodidad de los presentes ha sido alto.

Rock The Coast

Se inauguraba una nueva forma de pago de las consumiciones, mediante la carga del dinero en un chip incorporado a la pulsera del festival y, pese a que puedan existir alguna polémica sobre qué ocurre con los “picos” sobrantes (para su devolución la organización ha abierto un espacio en la web del festival, avisando, eso sí, de que se cobrará una comisión de 2 euros por la gestión y la transferencia), la realidad es que en el momento de pedir una consumición todos los empleados que han participado en el festival explicaban muy solícitos el saldo existente así como el restante. Es una novedad a la que tendremos que ir acostumbrándonos en la mayoría de eventos y que supone un paso más allá de los clásicos tokens con los que se suele pagar en un festival.

En este sentido, y respecto a los precios de las consumiciones, éstos fueron bastante ajustados. Sin llegar a ser “precios populares” se mantuvieron en términos razonables, y visto lo visto en otros festivales es un dato positivo a destacar. Y especial mención debe hacerse al cobro de los vasos (con devolución del euro cobrado al final del festival) que mantuvo el suelo del recinto limpio de las toneladas de plástico que en tantas ocasiones vemos en cualquier festival. También sistema a optimizar en el futuro, pero es un buen punto de partida y un acierto.

Por otro lado, el festival transcurrió con una puntualidad milimétrica. Salvo en poquísimas ocasiones, las bandas mantuvieron sus horarios perfectamente, algo fundamental al desarrollarse diariamente 20 conciertos en apenas 12 horas. Y del mismo modo, el sonido de la mayoría de los grupos fue excelente. Incluso excepcional en algún caso, pese a las dudas que podían surgir por las fuertes rachas de viento que, especialmente el viernes 14, hubo en algunos momentos. Gran sonido y muy pocos problemas técnicos (ciertamente alguno importante se produjo, como el que afectó a ANGELUS APATRIDA al comienzo de su actuación, pero fue algo puntual) que hicieron que todas las propuestas musicales se disfrutaran con nitidez y calidad.

Escenario del Castillo

También, en este resumen global, es importante hacer hincapié en que el éxito de público, con un aforo prácticamente completo en las 15.000 personas, se produjo tanto el viernes como el sábado. E incluso en la presentación con el concierto de WARDRUNA, en este caso en el escenario del castillo el jueves, con afluencia lógica algo menor (que además se pagaba aparte del abono del festival, como fiesta de presentación) pero reseñable. Con asistencia muy amplia de extranjeros, muchos de ellos turistas o guiris que viven largas temporadas en Málaga, o directamente visitantes que han venido desde fuera de España a disfrutar del festival, como ocurre en todos los grandes festivales europeos.

El viernes era esperable la buena entrada, dado que nombres como SCORPIONS o EUROPE previsiblemente atrajeron a muchos asistentes interesados poco más que en ver a los dos clásicos. Pero el sábado, con la actuación estrella de RAINBOW, se volvió a notar el lleno, de forma que si algunos llegamos a pensar que la formación actual no iba a llamar tanto la atención del público, nos equivocamos radicalmente… Y por fortuna, puesto que a tenor del concierto que pudimos disfrutar de Blackmore y compañía, no haber acudido a ROCK THE COAST 2019 puede que sea algo de lo que arrepentirse.

¿Y musicalmente? Ante todo nos encontramos con un triunfo absoluto de las grandes estrellas, RAINBOW. Con un concierto que, tal vez, sea uno de los mejores que han dado desde que Ritchie Blackmore decidió poner de nuevo en marcha la maquinaria del Arco Iris. Y también con grandes conciertos de bandas de las que nunca fallan, inmensos U.F.O. en su gira de despedida, excelentes EUROPE demostrando que la segunda juventud que llevan viviendo desde hace unos años parece ser eterna y vuelve a convencer a los más escépticos; fastuosos MAGNUM, dejando en lo más alto el pabellón de las bandas eternamente maduras, estupendos THE DARKNESS, con Justin Hawkins mucho más centrado y menos histriónico que otras veces; y magnífico MICHAEL MONROE, incombustible glam/hardrockero que sigue luchando contra viento y marea por continuar con un legado sleazy que él mismo contribuyó a crear.

Fernando Galicia y Fernando Checa, reporteros corsarios de relumbrón

¿El contrapunto? SCORPIONS, en uno de los peores conciertos de los últimos años. Aportando poco nuevo, salvo una evidente decadencia física y grandes problemas en la voz de Klaus Meine. Vivir de las rentas es algo siempre arriesgado y tal vez los germanos se han lanzado de forma peligrosa a ello… o tan solo fue un mal día. Tendremos pronto ocasión de averiguarlo en sus siguientes conciertos en nuestro país. Y ojalá que se trate tan sólo de uno de esos días en el que las cosas no salen como a todos nos gustaría.

De todos estos conciertos y del resto de bandas que participaron en el ROCK THE COAST os hablaremos en la segunda parte de este artículo, por supuesto. En definitiva, muy buena primera toma de contacto de un festival que nos ha dejado con ganas de más ediciones y que, tal como ya ha confirmado la organización, volverá en 2020… esperemos con bandas tan atractivas como las de este año y que, con las pequeñas mejoras que sin duda han de producirse, se convertirá en un punto de referencia de los festivales de verano.

Texto: Fernando Checa (fernando@redhardnheavy.com) / Fotos: Rock The Coast

El año que viene más

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »