Recuperamos artículo contra la censura en el rock y el metal

Con la excusa de la oportunidad de ver a S.A. por fin en Madrid, que esperamos que no ocurra lo mismo que en marzo de 2015, es un buen momento para recuperar este artículo contra la censura que escribimos entonces (temiéndonos lo que podía pasar) .

Censura

Podríamos actualizarlo con situaciones surrealistas que han pasado desde entonces aquí y fuera, amparados en la maldita ley mordaza por ejemplo, pero nos apetece dejarlo tal cual… Aunque le pueden preguntar a Evaristo (GATILLAZO y LA POLLA) por ejemplo o a Cesar Strawberry si estamos delirando y estas cosas ya no pasan, ¿eh?

Censura, Rock y Heavy Metal:

Son tres términos que han aparecido muchas veces juntos desde los primeros coletazos del género, pero ¿Qué sería del Rock sin provocación? Y no vamos a entrar en este pequeño artículo en el “topicazo”, cada vez más obsoleto, de relacionar música dura con marginación, drogas, alcohol, gente sin preparación ni estudios ni algo parecido, que no vamos por ahí y además afortunadamente parece que poco a poco el rock y sus seguidores no está tan mal visto (al menos en los países civilizados, que en este bendito camino aún nos queda mucho camino por recorrer).

De hecho, tampoco vamos a entrar en este caso en la persecución efectiva que en ciertos países aún se lleva a cabo en contra del rock duro y sus seguidores, como mostró maravillosamente bien el popular Sam Dunn en su segundo documental, “Global Metal” por ejemplo. Más bien vamos a poner de relieve y destacar brévemente una serie de hechos más o menos conocidos en los que los tres factores se entrelazan.

Slayer

Empecemos con las camisetas de SLAYER, por ejemplo la que lleva la portada del single “Mandatory Suicide” que podéis ver aquí al lado. La tirada es tan corta por el escándalo que supuso que  la camiseta puede llegar a alcanzar las cuatro cifras en eBay, pero aquí estamos hablando de merchandise y lanzamientos que sí que han llegado a las tiendas aunque sea de manera limitada. Hay otras que no, o lo han hecho vía importación como pueden ser las ediciones clásicas de KISS en Alemania en la que las SS del logo se ven sustituidas por dos caracteres de diseño más convencional y menos nazi.

Polémica que, por otro lado, siempre ha existido de nuevo con SLAYER (que es bien conocida la afición especialmente del fallecido Jeff Hanemann a coleccionar material de la Alemania Nazi), especialmente con la canción “Angel of death”, dedicada a Joseph Mengele, “un angelito” que se dedicó a experimentar con los prisioneros de los campos de concentración todo tipo de perrerías. Y también con MOTÖRHEAD, que de nuevo es bien conocida la afición de Lemmy por todo lo relacionado con la historia de la II Guerra Mundial, con abundancia de material nazi, y que ha mostrado en muchas fotos promocionales, vídeos y demás (y de hecho, en el documental “Lemmy” hay una parte dedicado a esto, cuando se muestran partes de su apartamento y de su colección personal).

Alemania ha presionado también a CANNIBAL CORPSE tanto a nivel portadas, con ediciones especiales menos explícitas de muchos trabajos, como prohibiendo la interpretación de “Born in a Casket”, pero no de “Dismembered and Molested” lo cuál ha resaltado George Fischer, el vocalista actual en entrevistas. Aunque la prohibición se levantó en 2006, no acabamos de ver la línea que hace que sea peor nacer en un ataúd que ser desmembrado y atacado sexualmente. Es más, igual que las líneas de prohibición son cada vez más laxas en el cine y en la televisión, tampoco deberían ni siquiera existir en la música.

Sepultura en los inicios

De hecho, son muchas las portadas de la banda censuradas en todo el mundo por su fuerte carga de violencia (que desagradables son, una cosa no quita la otra) e imagen Gore. Y ni que decir tiene que lo mismo ha ocurrido con famosas portadas de BRUJERIA o de MAYHEM (con imágenes reales muy crudas utilizadas para esto)… O el caso, por diferentes motivos, de la edición censurada en muchos países (EEUU los primeros) de la portada del “Appetite for destruction” de GN´R, o incluso del primer single de WASP, “Fuck like a beast”. Casos o situaciones que, pese a ser muy conocidas, no dejan de ser igual de trascendentes que cuando saltó la polémica.

La  presión sobre rock y Heavy Metal históricamente ha tenido muchas medidas y por ejemplo en Brasil hasta bien entrados los ochenta muchos metalheads no se atrevían ni a llevar el pelo largo (pongamos el ojo en el pelo de Jairo en la contraportada de “Morbid Visions” de SEPULTURA mismamente) por miedo a que la policía les disparase. Y en Argentina lo mismo, incluso cuando V8 rompió con todos los moldes musicales, en cuanto a música dura se refiere, ellos mismos han comentado en ocasiones que si les dejaron moverse tanto fue porque se pensaba que los, entonces, jóvenes músicos eran hijos de militares.

Una situación parecida a la que hoy  puede sufrirse en Malasia, China, Irán o Egipto, casualmente países de orientación gubernamental teocrática poniendo trabas a una música cuyos textos pueden poner a pensar por sí mismos a los que los escuchan (ndr: vean ustedes el documental propuesto al comienzo del artículo). Y España, país “laico” y occidental y avanzado donde los haya… ejem…

pmrc

PMRC amigos de Blackie

En “la tierra de la libertad y el hogar de los valientes”, es decir en EEUU, tampoco se libran, por supuesto. Y aparte de la famosa etiqueta de “Parental Advisory, Explicit Lyrics”, la asociación PMRC (promovida por Tipper Gore y otras respetables esposas de cargos políticos conocidas como las Washington Wives) que encumbró la carrera de bandas como W.AS.P., TWISTED SISTER etc. se dedicaron a cortar todas las alas que pudieron en cuanto a lo que se podía o no podía decir en radio, música, etc…

Aunque en Europa no podemos mirar a Estados Unidos por encima del hombro en ese aspecto porque, por ejemplo, es mucho más sencillo encontrar la portada original de “Far Beyond Driven” de PANTERA allí que aquí (que en todas partes está el disco con la imagen cambiada),  aunque en el Viejo Continente” ya teníamos tradición y experiencia en censurar portadas como la del “Virgin Killer” de SCORPIONS (en este caso tal vez con razón… aunque no compartamos el concepto de “censura” en el rock), la del “Mortal way of live” de SODOM, l “Touch of sin” de SINNER (que ver vellos púbicos y connotaciones sexuales parece que estaba mal visto en la mojigata Alemania de los 80)…

No nos olvidamos de la portada con la foto del culo abierto de Peter Steele de uno de los primeros singles de TYPE O´NEGATIVE, carpeta fea y desagradable donde las haya, vale, pero no por ello censurable (al menos eso pensamos humildemente en esta web). ¡Ah!, y uno de los casos que más me gustan, por absurdos, el de “Amorica” de THE BLACK CROWES, en el que de nuevo un poco de vello púbico hacía estallar la polémica… Por cierto, sí queréis ahondar más en esto, aquí se puede leer este interesante artículo al respecto y ver varias de las portadas y casos en cuestión que estamos comentando.

DeeSniderCensored

Dee

Y ni que decir tiene que han sido muchos los casos en los que se ha relacionado Heavy Metal y “maldad”, sobre todo en casos de asesinatos o suicidios en los que, de alguna u otra manera, (en la mayoría de ellos de manera delirante) se ha relacionado los hechos en sí o los actos de un loco de turno con el haber escuchado heavy metal en algún momento. Bien conocidos son los casos de AC/DC y el asesino que se denominaba a sí mismo con “Night crawler” (por una de las canciones del grupo, que casualmente le encantaba al susodicho), el juicio a JUDAS PRIEST por el suicidio de dos adolescentes norteamericanos en los 80, los ataques directos a OZZY (en este caso sobre todo por “Suicide solution”, que dicen las malas lenguas, viperinas y con doble rasero casi siempre, que induce al suicidio… aunque a nosotros nunca nos ha pasado), o a W.A.S.P. por absurdas cuestiones similares, la mala prensa que ha tenido siempre ICE T por su “Cop killer”…

Parece ser que los músicos, o la música, son causantes de la mala educación o del trastorno de la gente, casualmente en países (bueno, casi siempre en la ultraconservadora y bien pensante EEUU)  donde la cultura de las armas y del “ojo por ojo” es más que latente… O la polémica con MARILYN MANSON y los asesinatos de algunos de los adolescentes en institutos americanos en los últimos tiempos (el más conocido es el que abordó genialmente Michael Moore en “Bowling for Columbine”… donde en una de las partes del documental, por cierto, se habla sobre esto). Pero hay muchos más… Investiguen y estudien sobre ello, amiguitos, que nosotros sólo abrimos la puerta. Ni que decir tiene que los casos del Inner Circle y la quema de Iglesias en Noruega y otros países escandinavos, además de otros crímenes (en este caso sí probados y que no defendemos en absoluto, por supuesto) no han ayudado a crear buen ambiente entre el black metal y la sociedad bienpensante… ¿o sí?

¿Y en España? Pues también tenemos lo nuestro, aunque el Punk quizá es el género que se ha llevado más leña empezando por la que recibieron VULPESS por parte del diario ABC, el veto a LA POLLA RECORDS para tocar en Madrid después de la que se organizó en San Isidro en el 86, o el caso cercano de nuestros amigos de LUJURIA, que aún están pagando la sentencia desfavorable en relación a su denuncia contra los abusos de la Iglesia en “Dejad que los niños se acerquen a mí” (delirante la demanda, el juicio, el resultado, la desproporcionada multa y la prohibición de tocar el tema en directo… que afortunadamente se pasaron por el forro hace tiempo).

SA

Sin olvidarnos de BARRICADA, que parece que meterse con la Iglesia en “En nombre de Dios”, entre otras, y sobre todo dudar de la buena fe de nuestros militares y demás (especialmente en el País Vasco), además de denunciar hechos oscuros, como el que relatan muy clarito en “Bahía de Pasaia“, no sentó muy bien a los mandamases de la época. O de otros casos con nombres como HABEAS CORPUS, REINCIDENTES, KOP, GATILLAZO y muchos más detrás.

Y en último lugar, pero no por ello menos importante porque además es lo que nos ha dado pie a este artículo, la persecución a SOZIEDAD ALKOHOLIKA por parte de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y el PP con unas demandas tan pobres que, si bien sin la presión mediática dudo que jamás hubieran sido admitidas a trámite, se estrellaron en juicio con todas las sentencias fallando a favor de la banda de Vitoria. Ellos, aun así, han vivido sus particulares juicios y caza de brujas paralelos, además de la prohibición (expresa, impuesta o sugerida) de tocar en la mayoría de ayuntamientos gobernados por el PP en España (y sobre todo en Madrid).

Texto: Pablo Mayoral y David Esquitino 

Poco a poco el tiempo el tiempo pone a todos en su lugar… y mientras tanto nosotros les dedicamos con cariño esta bonita coplilla, que habla precisamente de esto, a los susodichos censores:

Y para rematar el artículo, os recomendamos escuchar el programa contra la censura que hicimos en Corsarios hace tiempo y que, pensamos, nos quedó muy apañado. Previamente, un año antes, habíamos hecho otro contra la Ley Mordaza, quizás en otra onda pero también totalmente relacionado con el contenido de este artículo y cuestión tratada. Lo podemos escuchar en este enlace.

El caso es muy interesante conocer de primera mano, y repasar, muchos de los casos que han ocurrido en la historia de nuestra música… Y aunque es imposible resumirlo en sólo dos horas, creemos que hicimos un buen resúmen y que tanto el artículo como el programa, que se hicieron “juntos”, se complementan perfectamente:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »