Recital festivo en loor de multitudes de la mano de RAMONCÍN

Os damos todos los detalles (con texto en Madrid y fotos de Madrid y Barna) de una intensa y gozosa velada, otra muesca más en una carabina que dispara sin piedad. RAMONCÍN en directo, ¡casi nada!

RAMONCÍN – Teatro Barceló, Viernes 4 de Marzo 2022 (Madrid)

Ramoncín

Ramón J. Marquéz, más conocido por el gran público como “Ramoncín”, volvió nuevamente por sus fueros en un abarrotado Teatro Barceló, que fue testigo del tremendo directo que esta figura emblemática del ROCK MADRILEÑO (con mayúsculas) se trae entre manos.

Concierto-celebración, por todo lo alto, una vez más, de sus cuatro décadas de carrera musical. Maravillosamente arropado por su banda, “Los Eléctricos del Diablo”, con novedades en cuanto a los guitarristas se refiere, pues los antaño habituales Oscar Castelló y Manuel Silva, has sido sustituidos por el magnífico guitarrista segoviano Guss Martín (ex DEVRA, y al que ya vimos con el grupo en Octubre) y el también estupendo Juan Carlos Moya ‘Jota’, un tipo muy desenvuelto que anteriormente hemos visto capitaneando junto a su inseparable compañero de fatigas, Adrián García, LA NARANJA BLOSSOM, combo de rock ‘Burniniano’ que también nos mola mucho.

Completaban la formación, Miguel Jiménez al bajo, y el rotundo (y acreditado) batería, Luis García (SOBREDOSIS, ÑU, Super Funky Express, etc), más Gaby Abril como tercer guitarra, enarbolando principalmente la acústica desde su particular pedestal, una tarima junto al teclado, desde donde ejercía como una especie de maestro de ceremonias y director de orquesta de un súper grupo rocanrolero (de 7 miembros, nada menos) que nunca defrauda en directo. Con el apoyo, también muy brillante de Charly ‘Aristogato’ Gonzalvo al violín (en diversas canciones) y acústica puntual, y el imprescindible y fenomenal colchón de teclados (y hammond algodonoso) de Jesús Varas.

Ramoncín

RAMONCÍN fue llevado en volandas en la antigua discoteca Pachá, que hace pocos años recuperó su nombre original como Teatro Barceló (se llama así por tradición), pero en realidad es una moderna discoteca. Lleno hasta la bandera, facturando de inicio un recital bastante apasionado y un tanto previsible en cuanto a repertorio se refiere, salvo la agradabilísima sorpresa de “Tormenta en la carretera”, que sonó un tanto descafeinada (y en un tono diferente al original), y que se nota que no la practican mucho en vivo últimamente. De inicio y como viene siendo habitual sonó la rutilante “Putney Bridge” (un clásico entre los clásicos), más una puntera declaración de nuestro protagonista en contra de la guerra y de autócratas como Putin, que masacran las vidas y haciendas ajenas.

Toda una declaración de intenciones, del combativo rocanrol que maneja RAMONCÍN, también en la siguiente rola: “La Chica de la Puerta 16” destacando el lema “Te quiero libre” y subrayando por enésima vez, que las mujeres, como seres humanos que son, no tienen dueño. No a la violencia machista. Asomó entonces el “Blues para un camello” y recordamos aquel mágico e irrepetible Madrid de los 80 que tantos buenos efluvios a la memoria nos trae. Momentos para vacilar al personal, al más puro estilo suyo, con esas dos perlas: “Hola muñeca” y “Reina de la noche”, que ayudaron a subir unos grados la temperatura del recinto.

Una estremecedora “La vida en el filo” marcó un punto de inflexión en el recital, antes de adentrarse en terrenos con más enjundia. “En el infierno” supuso un efímero regreso al rocanrol castizo, entre reivindicativo y descarado, como es nuestro protagonista. La lírica desgarradora de “Como un susurro”, también lució brutal (con la parte habitual del artista cantando entre la gente), marcándose a continuación una trilogía de temas ‘festivos’, entre comillas, con “Quiero huir”, “La Cita”, “Rocanrol Duduá”. Ni que decir tiene que el personal se puso a mil…

Ramoncin

Como un prestidigitador al borde del alambre, RAMONCÍN sacó un alucinante conejo de la chistera, regalando “Tormenta en la carretera”, con esta reflexión a quemarropa para una parroquia en pleno éxtasis: “(…) la fama es el cubo de la basura de la popularidad (…)”. También esperábamos alguna canción nueva de su próximo álbum, pero por alguna extraña razón, no llegó a desvelar ninguna. La magnífica “Estamos desesperados” dio paso al tramo mollar del show, ya en la parte final, con unas soberbias aunque habituales “Forjas y Aceros” y “Miedo a soñar”. Chapeu!!

Era el momento de rematar la actuación con “El chuli”, más el sorpresivo fin de fiesta invitando al escenario a Jorge Escobedo de SÔBER, al vocalista (de pop / rock, y productor) Kike Ruiz y ¡ohhh, sorpresa!, a Paco Stanley, ataviado al más puro estilo KISS, luciendo de estrella glamourosísima del rock, con botas de plataforma, traje de lentejuelas y toda la parafernalia de los neoyorkinos, para traer a colación, “El límite”, canción alegre y festiva donde las haya y que junto a la sempiterna “Hormigón, Mujeres y Alcohol” puso el broche de oro a una velada donde nos lo volvimos a pasar fenomenal.

Bravo por RAMONCÍN & LOS ELÉCTRICOS DEL DIABLO. Y como apostilló un gallego que teníamos al lado: “¡¡Carallo, menudos demonios!!”.

Texto y fotos en Madrid: Fran Llorente

Galería de fotos de Madrid: Ramoncín y banda e invitados

Galería de fotos de Barcelona(sala Luz de Gas, sábado 13): Manu Damea

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »