MIKE TRAMP (Dos Amigos Tour) – Crónica de Madrid

Aquí tenemos la crónica y el relato de una noche diferente de concierto en Madrid. A dúo, en formato acústico y con mucho rock y hard rock detrás. El gran Mike Tramp y Marcus Nand a modo de «Dos Amigos Tour» recordando los tiempos de WHITE LION, FREAK OF NATURE y la etapa actual de ambos.

MIKE TRAMP – DOS AMIGOS TOUR – Sala Khitai, 18 De Septiembre 2019 (Madrid)

MIKE TRAMP

Un escenario pequeño. Dos músicos. Dos guitarras: una acústica y una eléctrica. Dos micrófonos. Unas pocas luces, y ya. No son los componentes del nuevo complemento de la “Barbie va a conciertos de rock” (hay muñecas más modernas, cierto, pero aquí aplica la que triunfaba en los rockeros 80). No hizo falta más para una gran noche de rock ochentero semi acústico, que más de tres décadas después sonó fresco, juvenil y nada trasnochado ni anticuado (al contrario de lo que sucede con la Barbie, pero ése es otro debate).

El show duró más de 2 horas, pero se nos hizo corto. Dos atractivos músicos captaban desde el minuto uno la atención de los presentes, no muchos, pero bastante animados. Se repartieron los roles al actuar, pero no a partes iguales. La voz dominante, por supuesto, fue la de Tramp, pero ¡oh, qué voz tan bien conservada! Si cerrabas los ojos, era una regresión total en el tiempo. Si los abrías, los años pasan para todos, y como el propio Tramp se encargó de lamentar varias veces, ya no está la melena rubia y la piel tersa, pero quien tuvo, retuvo, sin duda, a todos los niveles… sobretodo el musical.

Marcus Nand cantó, haciendo una segunda voz excepcional, pero obviamente él estaba allí para hacer lo que mejor sabe: tocar la guitarra. ¡Y qué forma de tocar la guitarra!… Qué gran guitarrista el fuengiroleño de adopción. Esta vez no sacó los ritmos flamencos y étnicos que tan bien domina, que no era el plan de esta noche, pero el hard rock más americano salió de sus cuerdas con maestría, pinchando con sus punteos agudos y conmoviendo en alguna ocasión en que casi sonaba como una viola, más que como una guitarra, curioso.

Fue una noche muy divertida por muchos motivos. La música reinó, por supuesto, en torno a 17 temas bien repartidos y remezclados entre cortes del cantante en solitario y éxitos de la banda que le encumbró, WHITE LION, éstos últimos los más aclamados lógicamente, y alguno del proyecto que unió a los protagonistas de la noche en su momento, FREAK OF NATURE. Pese  a ser un concierto acústico… a lo mejor hay que dejar de decirlo así, quedó claro que este formato puede ser tan interesante como uno eléctrico, aunque suene diferente. De hecho sonó muy bien, pues las dos guitarras y las dos voces llenaron la sala sin que se echaran de menos los watios ausentes.

Además, desde abajo se notó la gran camaradería entre ambos artistas, que a su vez estuvieron en todo momento pendientes del público, en una interacción casi continua. Abundaron las bromas, chistes y anécdotas, llegando en algún momento a recordar casi a algún club de comedia con dos divertidos humoristas. Tramp nos chapurreó todo el español que pudo recordar de su breve estancia en España hace ya bastantes años, de la que afirmó guardar muy gratos recuerdos y aficiones mientras estaba en los poperos MABEL (aquí también llamados STUDS), y Nand nos recordó que se siente español desde pequeño, hablándonos casi en andaluz, y sirviendo de traductor al “jefe” (momento club de comedia, sin duda).

Entre las muchas anécdotas que nos regaló Tramp, casi tan destacables como la propia música, cabría destacar su arranque inicial añorando cómo el rock n’ roll reinaba en los 80, pero ya no, aunque sí iba a hacerle reinar en esta noche especial en Madrid (“mucho tiempo sin venir, ha sido como un día sin pan”, en español). Había empezado fuerte con “Lonely Nights”, “Trust In Yourself”, “Hungry”, “Homesick” y “Dead End Ride”, variando estilos y procedencias de los temas. Presentó “Wait” como la canción que la discográfica no valoró (“no es SKID ROW”, le dijeron), pero el público en las salas sí, razón por la cual dejó de escuchar la opinión de las empresas para escuchar solo las de la gente. “Lady of the valley” no necesitó ninguna presentación, fue coreada como los demás temas de WHITE LION.

Marcus

Fue muy entretenida su introducción al “Hymn to Ronnie”, contando la hilarante historia de que llamaron a su banda MABEL para telonear a alguien grande, sin decir quién, y cuando vieron que se trataba de RAINBOW se acobardaron y se fueron. Añadió la divertida anécdota con su hija, ella en busca de sus propios héroes, y cómo se sintió aliviado cuando su elegido final fue Freddy Mercury, al que podría preparar otro tema homenaje pronto… La interpretación de este tema fue uno de los más emotivos de la noche, sin duda, junto con el “No Closure”, del que contó que está dedicado a su padre y hermano, que se fueron para siempre sin arreglar su distanciamiento mutuo. Fue donde Nand supo sacar un auténtico lamento de su eléctrica, sonando triste y sombría.

Tras subir el ritmo con “What Am I” y “Little Fighter”, ésta última ya coreada por el público al completo, Tramp volvió a sus temas en solitario con “You Give It All You Got” y “Cobblestone Street”,  para reanimarnos otra vez con divertidas historias, esta vez contando cuando se presentó ante Vito Bratta (guitarrista, y entonces líder aún en solitario de WHITE LION… hasta que llegó Tramp a EEUU y a la banda), con poco éxito el primer día. Tras insinuar (sin llegar a tocarlas enteras) “Cry for Freedom” más “You’re All I Need”, llegó la parte final dedicada a las canciones más conocidas de WHITE LION (ligeramente modificadas en los tonos y en la interpretación, alguna incluso sonando bastante diferente en este formato), con “Broken Heart”, “When The Children Cry” (dedicada emotivamente a los niños que hoy no tendrán una cama, y con otro imponente solo de Marcus), “Radar Love” (volviendo a sonreír Mike y todos) y la despedida (pidiendo a la gente que se quede con ellos un rato a charlar, una cervecita, hacerse fotos, comprar en el merchan…), con  la última canción que Bratta y él escribieron juntos, “Farewell to you”.

La ovación que siguió, la cercanía con ellos dos, que enseguida estaban mezclados con todos, el ambiente de familiaridad y buen rollo, hacen que esta velada parezca ahora más como una reunión con colegas que un concierto propiamente dicho. Nadie se fue sin su foto, sin su saludo, sin su firma, sin su CD o vinilo…. Fue un evento muy íntimo (y no solo por la falta de más gente), muy entretenido….. pero  también te hace pensar cómo está el patio para que gente de esta talla se vea “relegado” a estos pequeños eventos, si bien Tramp afirmó y demostró estar muy a gusto en este contacto directo con su gente, sin más intermediarios.

MIKE TRAMP

Por cierto, Marcus Nand nos anunció (y le tomamos la palabra) que el año que viene vendrá toda la banda en eléctrico. Lo esperamos de verdad.

Texto: Mar Fuertes

Fotos: Ángeles Salmerón

En este enlace de Facebook vemos la galería del concierto, y debajo un vídeo de uno de los temas ( y cerramos el artículo, debajo del vídeo, con el setlist completo del show en Madrid: 

SETLIST del concierto:

  1. Lonely Nights
  2. Trust in yourself
  3. Hungry
  4. Homesick
  5. Dead End Ride
  6. Wait
  7. Lady of the valley
  8. Hymn for Ronnie
  9. No closure
  10. What am I
  11. Little Fighter
  12. Give it all you got
  13. Cobblestone Street
  14. Broken Heart
  15. When the children cry
  16. Radar Love
  17. Farewell to you

En este enlace podemos ver la galería de fotos del concierto o debajo en el slider:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »