Esto es Wacken… Comentario sobre W.O.A. 2015

Una vez más estamos de vuelta del WACKEN OPEN AIR, el festival alemán que se ha celebrado en su 26 edición del 30 de julio al 1 de agosto 2015, volviendo a demostrar por qué es el más importante del mundo y porqué no es un evento como los demás.


Os resumiremos lo vivido allí este año, algo que nunca olvidaremos ni queremos que se olvide por bueno… Eso sí, avisamos que esto no es una crónica sino un comentario general y un resumen de su experiencia este año, todo ello contado por nuestra fan número 1 del festival, Rocío, que este año cumplía su 17ª edición en Wacken, ¡casi nada! Así que nadie mejor que ella para contarnos cómo y porqué Wacken Open Air es un festival diferente y tan especial… 

wacken_open_air_logo_2015

Sí, es cierto, primero hay que hablar esta vez de ese clima tan sorprendente que tiene esa región del Norte de Europa y que influye directa y negativamente en los que no saben, no pueden o no quieren captar lo que ofrece este increíble festival. Esta edición ha llovido lo que hacía muchas, no apareciendo claros en el cielo hasta la jornada final, el sábado, así que se formó barro, algo normal porque con una afluencia de unas 75.000 personas la tierra se vuelve blandita pero, con calzado adecuado y ganas de disfrutar de los inolvidables conciertos, no tiene mayor importancia. Es curioso que los mismos que se quejaban del barro y del frío esta edición hacían lo mismo por las altas temperaturas el año pasado; habrá que buscar un festival a 22 grados para ellos… Andar por el barro es incómodo, la lluvia puede que moleste, que se te cale la tienda y se moje ropa, sacos y esterillas como a nosotros fastidia, pero eso no tiene importancia cuando hemos visto lo que a continuación os detallamos y que nos ha hecho muy felices, eso es WACKEN.

WOA CitizenEl miércoles pudimos ver el final de ULI JOHN ROTH, con un vocalista que le acompañaba a la guitarra incluyendo muchos temas de SCORPIONS de los 70 como “Picture LIfe” o “Virgin Killer”, elegancia  y clase para dar paso a los suecos EUROPE que nos gustaron mucho al incluir temas clásicos en sus conciertos como “Supertitious”. Muy buen sonido, eligiendo canciones más cañeras que en otras ocasiones incluyendo algunos de sus últimos cortes mucho más rockeros, más fuertes gracias al toque de John Norum a la guitarra. Joey Tempest se mostró bien de voz, un tanto frío pero consiguió que la abarrotada carpa, que parecía una piscina, saltara con el obligado “Final Countdown” cantado por todos, incluso los que estaban fuera en el diluvio y no pudieron entrar. Lo malo, la sensación de un ambiente muy tenso en la banda que enfriaba el show pero musicalmente fue de las mejores descargas que he visto de ellos. EUROPE en una carpa, como si estuvieran empezando y dándolo todo, eso es WACKEN.

El Jueves, en la llamada “Nigth to Remember”, pudimos ver a los germanos IN EXTREMO, con el recinto llenísimo y disfrutando de un setlist que hacía mucho que no disfrutábamos ya que se dedicaron a repasar los temas más antiguos e importantes, olvidados hacía mucho, como “Ai Vis a Lop”, con sus gaitas, ese instrumento parecido al arpa que sonaba cristalina y fantástica, dulce y ancestral para hacernos saltar con “Spielmannsfluch” o “Vollmond”, coreados por todos los asistentes para luego celebrar el cumpleaños de uno de ellos. Ver a Das Letze Einhorn (el vocalista, cada vez más líder y atractivo) repartiendo tarta de cumpleaños entre las primeras filas, sólo puedes verlo en Wacken, una fiesta total mientras sus compañeros hacían el trenecito con las gaitas. Total, brutal y, si te gusta el Folk Metal alemán, te perdiste uno de las mejores descargas allí.

Sin casi descanso, con el escenario lleno de parafernalia de películas de monstruos antiguas como es habitual en él, apareció ROB ZOMBIE que puso al Wacken a bailar como si no hubiera mañana, basándose todo en él, en el Jefe que cada día incrementa su atractivo con la ropa, sus movimientos, sus contoneos bajándose a vacilar con las encantadísimas primeras filas mientras su banda, nada del otro mundo, daba rienda a unos solos a los que nadie hace caso. Un show muy entretenido por él, por Rob Zombie, y sus paseos por el escenario insinuándose y vacilando mientras cayeron temas de WHITE ZOMBIE muy aplaudidos. Musicalmente monótono pero es él y a sus movimientos a quien vas a ver y aquí le tenías contigo, no delante. Eso es WACKEN.

Poco después llegaba el momento, la reunión de SAVATAGE y la descarga de la TRANSIBERIAN ORCHESTRA (TSO) que fue de los mejores, más espectaculares, increíbles, impresionantes y alucinantes shows que he visto en mi vida. No hay palabras para describir el espectáculo de SAVATAGE, en el Black Stage, con un recuperadísimo Jon Oliva, al piano, un Chris Caffery helado de frío pero dándolo todo, un elenco de preciosas bailarinas, de unas luces increíbles (las mejores que he visto en mi vida, y he visto mucho), unas pantallas que mostraban imágenes relativas a la imaginería de SAVATAGE, un sonido brutal y espectacular mientras la lluvia te aliviaba el subidón brutal de adrenalina que nos dio a todos al ver el espectáculo.

A los pocos temas, en el otro escenario –sólo visto por las pantallas– la TRANSIBERIAN descargaba su impresionante show musical y luminotécnico para, poco después, dar paso a un momento histórico: la actuación a la vez, doble, perfectamente sincronizada de SAVATAGE y la TSO a la vez. Sí, en los dos escenarios, con todo iluminado, todo, absolutamente sin palabras nos quedamos mientras esa maravillosa música sonaba impecable por todo el norte de Europa; eso es WACKEN: En los dos escenarios lo mismo, en el mismo directo, a la vez, perfecto, maravilloso, compenetrado al máximo, doblete de bailarinas, mismos movimientos, mismo sonido, luces, ni un fallo…, eso es WACKEN, eso es donde ves cosas, conciertos, anécdotas y espectáculos que jamás olvidarás. Eso es un concierto, eso es un show, eso es música y eso fue totalmente una noche para recordar. Del barro nadie se acordaba, del frío tampoco y la lluvia se recibió como agua de Mayo, si te gusta la música, claro.

El viernes, EPICA para abrir, con Simone pletórica y la banda sonando muy potente con su “Oblivion Tour” en un corto pero intenso show, para saltar hasta la muerte con ENSIFERUM, cada día mejor y sin faldas vikingas (eso es WACKEN), echándose en falta el “Victory Songs” pero con otros himnos para cantar. Con SEPULTURA un tanto sosos tirando de temas más Death y dejando tanto tribalismo (aunque mira que me gusta la percursión, lo mejor de Derrick Green que va perdiendo puntos en picado ya sin sus antaño famosas rastas); unos fantásticos y raros KVELERTAK, muy entregados y con un repertorio más lucido y animado que me encantó; AT THE GATES en su línea, potentes y a saco para disfrutar de QUEENSRYCHE… Elegancia, clase, calidad, una voz que olvida al derrotado Tate y repaso de lo mejorcito de su etapa anterior con “Eyes of Stranger”, “Breaking the Silence” o “Lady Wore Black” perfectos entre otros.normal__16Q7088Y

Luego OPETH con altibajos de show, con un envejecidísimo, o enfermo, Mikael Åkerfeldt con rebeca (eso es WACKEN) musicalmente delicioso cuando se calla, muy intensos, muy melancólicos o muy cañeros para pasar a un  caramelo, a DREAM THEATER, pletóricos, increíbles, con repaso a los 35 años de carrera tocando temas de todos sus álbumes en orden de aparición… Abriendo con “Afterlife” y con James LaBrie mucho mejor de voz y de actitud, la banda estuvo simplemente tremenda y con un batería espectacular que, gracias al perfecto sonido que salía de los altavoces, nos deleitó. Simplemente eso es WACKEN, caña y maravilla musical más elegancia.

Seguimos helados pero alucinando con la BLACK LABEL SOCIETY, la mejor vez que les he visto en mi vida ya que Zakk Wylde tenía el día bueno (el único) y pudimos verle también sentado al piano, dedicándole un sentido tema a Dimebag Darrell (el fallecido guitarrista de PANTERA) mientras un águila salía de sus azules enrojecidos ojazos, ¡qué momentazo! Nos emocionamos todos, hasta la Seguridad (siempre atenta, siempre genial) logrando que las lagrimillas nos afloraran recordando al artista asesinado en una escena intensa como pocas. Eso es Wacken señores, que no lo ves jamás en otro sitio. Luego IN FLAMES, entregadísimos y que, con frío, nos encantaron a pesar de no poder casi verles en escena por el denso y pesado humo de sus descargas. Anders más vocalista, menos charla y con mejor voz, aunque ha perdido, fue arropado perfectamente por la banda a la que nos gustaría ver más, sin humo y con mejores luces.

No podíamos parar de flipar porque quedaba el show de WITHIN TEMPTATION, espectaculares cerrando el PARTY STAGE, con una Shannon que fue de las mejores del festival, no fallando ni una sola nota a pesar de sus increíbles carreras y subidas por las rampas del escenario. Show para no olvidar, repaso a lo mejor de la carrera de WT y una artista que es una maravilla, artista que no sólo cantante. Un cierre de oro para un día inolvidable con catorce horas viendo conciertazos increíbles sin sentarnos pero felices; eso es WACKEN.

R Meets ClassicEl sábado no llovía, incluso el sol calentaba para que recibiéramos las bendiciones de los divertidísimos POWERWOLF, muy concurrido, con un Atila a las voces pletórico, ¡qué voz!, y con una banda que resulta muy adecuada (aunque no lleven bajista) para abrir festivales y participar en sus ceremonias religiosas, compartiendo el Metal que nos llena de vida. AMORPHIS a continuación, otro show especial XX Aniversario del “Thousand Lakes”, interpretados con todo el sentimiento posible, deleitando a los encantadísimos fans, ya con Tomi Joutsen sin rastas. Dieron paso a DANKO JONES, con chaqueta y su aspecto imposible pero más rockero, más duro que en otras ocasiones, entregándose al Metal aunque su música no es la más adecuada para este tipo de festivales… creo yo.

Mejor BLOODBATH con su show sangriento, (aunque la pintura era de colegio), de lo poquito extremo que ha aparecido en el Black Stage este año para luego ver otro show de esos que no se olvidan, el ROCK MEETS CLASSIC: un conjunto de artistas increíbles como Joe Lynn Turner (sonó “Stargazer” en Wacken, ya me puedo morir), Michael Kiske, Matt Sinner, con un increíble Dee Snider pidiendo que stop selfies (¡qué grande, de lo mejor!), con los noveles BEYOND THE BLACK y la orquestra con un divertidísimo director que consiguieron que nos fuéramos maravillados. Terminamos bailando el “himno del Metal”, como denominaron al “Highway to Hell”, pasando un rato increíble mientras grandes globos del W:O:A botaban en nuestras cabezas; eso es una fiesta, eso es WACKEN señores.

normal__X5V8693EHNo vimos a SABATON (con gente por fuera del recinto viéndoles, increíble) ya que preferimos descubrir a CELTICA, unos escoceses de Folk Metal en el Wackingerlande Stage cuyas gaitas lanzaban llamaradas… Espectacular habiendo antes disfrutado de una banda a tener en cuenta, BEYOND THE BLACK, la sensación en Alemania ahora y que os invitamos a escuchar, light pero agradable. Corriendo nos fuimos a coger sitio para JUDAS PRIEST, muchas ganas, mucho ruido y pocas nueces, para mí lo peor del festival con mucho… Vamos a ver, lo peor porque aquí un cabecera de cartel tiene que darlo todo y más, y en esta ocasión, JUDAS vino a cobrar y no a cumplir en WACKEN. Demasiados efectos para Halford, demasiada frialdad (a excepción del Ricky, el nuevo guitarrista), demasiada actitud altiva… aquí se viene a demostrar quién eres y por qué estás ahí y ellos no lo hicieron. Sí pero no.

Todo quedó como te lo esperas y poco más, que no dieron nada más de lo que debían y eso hizo que incluso el vestuario de Halford, siempre impresionante, pareciera que lo había pillado en el chino (con mis respetos). Nada que destacar, incluso la moto fue de segunda clase, nada a recordar como espectacular, sí pero no. Decepción absoluta aunque fue emotivo ver la cara de un fan en las pantallas, muy jovencito, llorando de emoción sincera teniéndoles delante, eso sí es WACKEN, pero la actuación de JUDAS PRIEST no fue digna de donde estaban.

Para cerrar nuestro 17 año allí, CRADLE OF FILTH, con poquísima gente, un ambiente muy frío, con un maquillaje horrendo de Dani Filth, temas guapos pero el cansancio, el frío (5 grados) deslucieron su descarga, aparte del bajón que te da al irte pero el año que viene estaremos ahí de nuevo, rain or shine. Hay muchos festivales, sí, pero ninguno como éste.

Comentario: Rocío Gómez  (rocio@redhardnheavy.com)

Fotos: cortesía de Rolf Klatt (W:O:A 2015 Galerie)

Podemos ver más fotos impresionantes pinchando en este enlace

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »