Crónica: Estelares TOPO en Yuncler

En el arranque de la gira de “Duros y Dulces años” (2021), su octavo álbum de estudio, la legendaria banda madrileña volvió a dar sopas con honda en la coqueta sala The Rose de Yuncler, Toledo. Nos lo cuenta y muestra Fran Llorente en esta crónica tan chula: 

TOPO – Sala The Rose, Sábado 5 Marzo 2022 (Yuncler, Toledo)

Topo

Nueva cátedra sonora, de buen gusto musical… En un local estupendo para la música en vivo, donde todo son comodidades y facilidades para el espectador, el cuarteto vallecano cuajó un show para relamerse y para recordar durante bastante tiempo. Damos todos los detalles a continuación… pero básicamente es que una vez más, TOPO volvieron a lo grande.

No nos cansamos de subrayarlo: José Luis Jiménez al bajo y voz solista, más Lele Laina, guitarra y voz, como ilustres contramaestres de una formación que parece eterna, mostraron el magisterio acumulado durante cinco décadas de duro y apasionado oficio, muy bien secundados en un Luis Cruz sembrado toda la noche como guitarrista estelar del combo, y un Jesús Sánchez que siempre cumple en la batería, aunque a veces pasa un tanto desapercibido ante la magnitud del talento de sus tres compañeros de fatigas.

Poco más se puede añadir a estas alturas de la película de esta mítica banda, que cumple cuatro décadas en la carretera (para ser exactos 44 años de dulce satisfacción musical), ahí es nada, y que es la quintaesencia del ROCK (con mayúsculas y en lengua cervantina…) más luminoso y comprometido que hemos visto por estos pagos. De la mano o, si lo queremos decir así, junto con otras grandes leyendas como ASFALTO (de los que salieron rebotados parte de nuestros protagonistas), LEÑO, BANZAI, ROSENDO o el sin par MIGUEL RÍOS, que celebra en estos días el 40 aniversario de su mítico álbum “Rock & Ríos”.

Bajo los acordes de “Cantante Urbano” empezó una celebración de mucho fuste, que se prolongó al son de “Ciudad de Músicos” y “Días de Cine”. Como viene siendo costumbre, “Los Chicos están mal” empalmada con “Marea Negra” pusieron nuevas dosis de mordiente en una función, donde la mayoría de los espectadores permanecían sentados en mesas altas y donde hubo pizza gratis para todos al finalizar el concierto. Pero los chicos estábamos de putísima madre, como se encargó en recalcar José Luis Jiménez, felicísimos ante tamaño despliegue de clarividencia musical. “El blues del Dandy” puso nuevas sonrisas entre la concurrencia, con esa irónica letra de un potentado que logra concesiones y contratos por doquier solamente con sus aires de Don Juan, con ese porte y elegante semblante, al que añade un acreditado pedigrí de tipo adinerado que confunde al mismo diablo. Ya se sabe, de casta le viene al galgo…

JL

De repente asoma el “Ser Urbano” que ‘come tornillos y clavos, que trabaja en una fábrica y produce como diez, pero solo cobra como uno, que solo tiene un vicio: el gas butano…” (para calentarse en las frías noches de invierno), pero tras trazar los primeros fraseos de la inolvidable canción, algo falla y José Luis decide parar el show para acabar con las molestas interferencias y con la ‘chicharra’ que sale de su amplificador. Esos ruidos inoportunos que causan pequeñas fatigas en su afán, el lógico malestar ante la sensación de que no todo está saliendo bien. Una pequeña parada que aprovechamos para refrescar el gaznate antes de volver a la acción y flipar en “Colores” (nunca mejor dicho) con esos dos himnos: la retomada “Ser urbano” y “Vallecas 1996” que nos elevaron de nuevo al cielo.

Como decíamos, llegaba “Colores”, esos ‘tonos que estallan al amanecer y que nos hacen sentir bien’… junto a la inmortal y preciosísima “Rocinante”, (‘todo lo bello lo he visto aquí’) mantuvieron el climax en todo lo alto, antes de levantar un poco el acelerador y dar paso a una composición de su último trabajo: “Pequeño y sucio río”, donde en clave nostálgica, José Luis echa la vista atrás, dejando fluir historias escondidas en el caudal del Manzanares. Súbete a mi nave, “Todos a bordo”, otra rola de 24 kilates que nos puso a cien, antes del himno por excelencia, “Días de escuela”. Más madera y leña al mono, ¡¡que es de goma!!

En los bises, la sensualidad a raudales de “Trae a casa tu amor”, del semi olvidado álbum “Pret a Porter”(1980), no olvidemos que el original “Bring it on home to me” lo firmó el mismísimo SAM COOKE allá por los años 60 del pasado siglo, más la sorprendente “Pinta en espadas”, (primer single de su reciente nuevo plástico) completaron un recorrido de primer nivel y donde nos quedamos con ganas de mucho más. La sempiterna “Mis amigos, ¿dónde estarán?” puso el broche de oro a una función realmente rutilante.

CHAPEU!!!, una vez más, por los TOPO!!!

P.D.: Esperamos deleitarnos pronto (y poder repetir) este dulce bálsamo que todo lo cura, una fórmula basada en la autenticidad, el talento, y la perseverancia, sudando la camiseta, con cientos de miles de kilómetros recorridos en pos de la excelencia musical. “Para hacer ROCK’N’ROLL la receta es la PASIÓN”. 

Texto y fotos: Fran Llorente

Galería de fotos completa del concierto de TOPO en Yuncler en este enlace

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »