Crónica del concierto de MÄGO en Madrid presentando «Ilussia»

OLYMPUS DIGITAL CAMERAMÄGO DE OZ: The Box/Barclays Card Center, viernes 27 de febrero de 2015…

Había ganas de ver el estreno de la nueva gira de MÄGO, y más desde que nos contaron cómo sería el montaje, con muchas sorpresas y novedades, y sobre todo recuperando esas grandes producciones con las que nos deslumbraron antaño (que pocos montajes se han visto en este país como el barco pirata o la catedral gótica de antaño, las cosas como son). Además, ya disipadas de las dudas que pudiera suscitar la salida de Jóse Andrea sobre el futuro de la banda en su momento y lo que fue ese primer paso para superar el glorioso pasado de la mano del fantástico “Hechizos, pócimas y brujería” (del que curiosamente creo que no tocaron nada en el show, ahora que me doy cuenta… ni siquiera un temazo como “Xanandra”, lo que me sorprendió) y la posterior gira del mismo para asentar la nueva etapa, nueva formación y demás, quería comprobar la efectiva consolidación de esta nueva época para la banda… y en ese sentido aprobaron de sobra. Es más, ya lo comenté en su momento cuando les vi en Vistalegre en la gira anterior, pero es un detalle mucho más acentuado ahora, y es que las sonrisas que se transmiten desde el escenario marcan la buena salud de la etapa actual del grupo.

Sigo recelando de Zeta como frontman (y no por comparación con José precisamente, ¡Dio me libre!), aunque como cantante me pareció que está soberbio, espectacular y a un nivel alucinante. Acertaron con él sin duda… al menos para cantar. Aún así, está mucho más suelto y se le nota con menos presión, lo que todos agradecemos, el grupo los primeros. Pero aún le queda muchísimo que mostrar como animal de escenario, como comunicador y como protagonista de un concierto… tal vez es que le exigimos algo que no tiene, pero me sigue dando rabia… Ahora, como vocalista un 10 de principio a fin del show, me quito el sombrero… De Patricia Tapia no digo nada… que ya está todo dicho. Bueno, sólo una frase: después de verla cantar (y atacar) “La leyenda de La Mancha” con esa furia, desparpajo y vozarrón, demostró que podía haber sido perfectamente la vocalista de MÄGO al 100%, ¡qué grande es! (y no de tamaño precisamente).

Pero no nos adelantemos, que aún hay mucha tela que cortar antes de llegar ahí… ¿Del resto de la banda? Pues luego entro más en concreto, pero les vi con una seguridad e ilusión espectacular, lo que me sorprendió para bien, y más siendo el primer concierto de la gira. Mención especial para un trotamundos y curtido en mil batallas como es Fernando Mainer, que además de un bajista excelente transmite una alegría tan contagiosa como positiva, ¡me encanta verle en directo!

OLYMPUS DIGITAL CAMERAMás detalles iniciales: Interesante ver este formato del Palacio de los Deportes (lo siento, me niego a llamarlo por la nueva denominación corporativa) bajo el nombre de “The box”, tapando los graderíos y la parte trasera del recinto con grandes telones negros y dejando la parte de la pista (unos tres cuartos de la misma para ser exactos) de manera abierta, diáfana y bastante amplia. Eso sí, todos de pie, jeje, aunque sin problema… pero vamos, un aforo de unas 3.500/4.000 personas que nos va a venir de maravilla en nuestra “querida” ciudad donde tan pocas posibilidades para ver cultura tenemos decentes a día de hoy (decentes y que nos dejen utilizarlos, vaya, que auditorios, teatros y demás hay un montón pero… en fin… “Pasen y beban” como luego diremos).

Lo cierto es que sin llenarlo al 100% sí que se completó una gran parte del aforo para este pistoletazo de salida de la gira, registrándose una entrada de unas 3000 personas, que no está nada mal a día de hoy (si cubrieron gastos o no con esa asistencia ya es algo que ni sabemos ni entramos, que no es nuestro trabajo, pero la impresión de público fue bastante positiva). Y sí, con respetable presente de variada condición, edad y estatus social (no, esto es broma), pero es algo normal en un grupo mainstream como es MÄGO a día de hoy. Eso sí, ellos hicieron un show de rock duro con concesiones mínimas al público generalista y a sus seguidores netamente no roqueros, lo que se agradece… sonando duros cuando tenían que hacerlo y mostrando credenciales claras desde las pantallas en todo momento, ¡bien hecho!

De lo más importante de la noche es el comentario sobre el montaje/espectáculo. Y voy a ir con pies de plomo porque no quiero ser injusto ni dármelas de listo, pero creo que no miento si digo que en principio esperábamos algo más y que quedó algo deslucido con las expectativas previas. Ojo, y no porque estuviera mal o porque algo no funcionara (que por ejemplo el corto y sobre todo el tema del 3D creo que no obtuvo el efecto deseado). Tal vez lo mejor y más vistoso era la cabeza del payaso diabólico en el centro del escenario, pero esto obligaba a que la enorme pantalla central para las proyecciones quedara muy alta, y a su vez empujara a que las luces estuvieran demasiado arriba, con lo que se perdía iluminación y el escenario quedaba demasiado alto (lo mismo puedo decir del letrero que nos daba la bienvenida al Gran Circo Ilussia… más efectista que efectivo por esto que comento precisamente: estaba demasiado alto).

Esto empuja a su vez a la batería de Txus totalmente a la parte izquierda del escenario, con lo que el público que nos situamos a la derecha literalmente no le vimos en todo el show. No sé, quizás dos pantallas laterales para los vídeos y proyecciones, el escenario más alargado y menos alto sobre todo, y la batería de Txus elevada de alguna manera sobre el payaso quizás hubiera sido una buena solución… Aunque bueno, es sólo una opinión, un tanto ventajista incluso, que a posterior es fácil hacer especulaciones. De hecho, es algo de lo que se quejaron todos los fotógrafos, que el escenario tan alto y la poca luz que les llegaba a los protagonistas no permitía hacer su trabajo con facilidad. Por otro lado, el sonido sí que fue bastante bueno en general, y eso que empezó algo más bajo y embarullado de lo deseado, pero fue de menos a más sin duda y lo cierto es que al final del show fue uno de los detalles más destacados, enhorabuena a la banda y a los técnicos por ello, que me imagino que no es un espectáculo ni un recinto fácil de sonorizar correctamente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAPor otro lado, decir que el espectáculo en sí se dividió en dos partes: Una primera tocando el nuevo disco completo pero dividido en tres actos, como ya habían anunciado, separado por el atractivo (y oscuro/tétrico) corto que han grabado para la ocasión… y del que ya hablamos largo y tendido en una noticia previa. Lástima que ni el tema de las gafas 3D ni el hecho de cortar el visionado en tres partes (o parar el concierto dos veces, por decirlo de otra manera) funcionó al 100%, pero bueno, el que no arriesga no gana y desde aquí aplaudimos a los valientes y los que tratan de sorprender e innovar. De cualquier manera, bravo por defender el disco completo (aunque haya canciones del mismo que no me pegaron mucho para el directo).

La segunda parte fue de grandes éxitos, por decirlo así, pero también bastante bien escogida, recuperando además dos o tres caramelos de los primeros tiempos que los más melenudos del lugar sinceramente agradecimos. Y mezclando canciones cañeras con otras más “festivas” y no limitándose a los hits de turno como en los últimos tiempos de José Andrea. Eso sí, nunca entenderé que una canción como la ñoña y facilona al máximo “Hoy toca ser feliz” pueda estar por delante de tantos y tantos temazos que se quedaron fuera, y más en un concierto como éste… pero obviamente yo no mando, jeje. De cualquier manera, casi tres horas de show (con intermedio lúdico incluido), que se dice pronto, y con la banda rallando a muy buen nivel y mostrándose tremendamente seguros y en forma en este comienzo del tour… lástima que me temo que este espectáculo lo vamos a ver en pocos sitios más en nuestro país.

Otro detalle fue el de las colaboraciones, tanto musicales como de “atrezzo” circense, que hubo presencia puntual de payasos (y no sólo en el vídeo de “Pasen y beban”), malabaristas y demás… aunque también esperaba más en este sentido, lo reconozco. Pero no, lo que me gustó fue que participaran buenos amigos de la banda como Manu Seoane (LUJURIA, BURNING KINGDOM y BÜRDEL KING), Anono (batería de BÜRDEL), Carlos Escobedo y Manuel Reyes (de SÔBER) o el gran Paco Ventura (guitarrista de MEDINA AZAHARA)… Y dejo para el final la colaboración estrella, impresionante la soprano Pilar Jurado, mostrando no sólo vozarrón y tablas, sino un desparpajo y una vena artística/escénica brutal, una artistaza de los pies a la cabeza, aunque no sea de nuestro rollo (mención aparte para su atiendo de Maléfica, alucinante). ¡Ah!, y el show lo presentó Christian Gálvez, conocido personaje televisivo (de los que se respetan) y que nunca ha ocultado su vena roquera y heavymetalera… y genial su guiño hacia el lado rojo y azul, izquierdo y derecho, de las gafas 3D… muy sutil y acertado, que el que quiera entender que entienda, ¡bravo por él!

El show en sí comenzó pasadas las 9 de la noche de la mano de “Ilussia” al completo y por orden. Curioso decir que, pese a excepciones puntuales, en general me gustó más el disco interpretado en directo que en estudio (no porque no me guste sino porque creo que hay temas que ganan en vivo). Ya digo, el grupo estuvo muy confiado y seguro, fue perfecto comprobarlo, desde un Txus cada vez más centrado en su instrumento (que nunca será Tommy Aldridge, vale, pero las críticas empiezan a ser injustas al respecto) hasta unos Frank y Carlitos que de nuevo disfrutan como hacía años que no lo hacían. Mohammed siempre ha sido feliz en escena, pero también se le nota menos tenso y más suelto, como solía ser… hasta “los años oscuros”. También es el más hippie en escena, jeje.

Por cierto, al final los ropajes de esta gira siguen esa idea steampunk que nos enseñaron al principio de la promo, pero menos estrambóticos y exagerados, más “sencillos” y vistosos en mi opinión, con Zeta destacando con casaca roja de domador/presentador circense… Pero vamos, que vuelven a ser una banda (ahora dicho en el mejor sentido del término) y a disfrutar encima de las tablas, y de nuevo un concierto de MÄGO te gustará más o menos por las canciones o el grupo en sí, pero ya no se puede decir que son un mal grupo en directo cómo sí lo han sido en otras épocas, se agradece. Luego está claro que los viejos fans siempre seguiremos pidiendo más temas de los tres primeros discos del grupo, es inevitable (y le pasa a todas las bandas), aunque es curioso el guiño a esos MÄGO más heavies que hacen en esta gira, curioso e interesante matiz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAPrimera parte del corto (curioso ver a mucha gente con las gafas de 3D, aunque no eran muy buenas precisamente), y rápidamente explosión de confeti para entrar a saco con “Pensatorium” (¡qué buenas melodías de guitarra y qué vozarrón Pilar Jurado!) y “Melodian”, mas suavecita. Va mejorando el sonido y ya para “Abracadabra” (tras una presentación algo forzada del cantante) la fiesta sube enteros, con Patri tomando protagonismo vocal por primera vez y con la presencia de una primera bailarina/malabarista en escena. “Vuela alto” me dice menos pero quedó bien en escena, aprovechando además para grabar videoclip en directo… y bonitas las proyecciones de pájaros en las pantallas. “Si supieras” no me dice nada en disco y tampoco me lo dijo en directo, pero “Pasen y beban” sin duda fue de los momentos álgidos de la noche: todos con nariz de payasos (un puntazo) y un “bonito” vídeo parodia con muchos de nuestros amigos del PP, Urdangarín, la infanta Cristina y demás saludándonos desde las pantallas… y con Chaplin haciendo de Hitler como en “El gran Dictador”, claro. Y la canción es un temazo y un pelotazo en directo, ¡todo un acierto! Para cerrar esta segunda parte, era “Salvaje” la que ponía el punto hardroquero que ya digo que le queda tan bien a esta formación de la banda.

Vemos la segunda parte del corto, ya más oscuro y con más chicha, y entra de nuevo la música con la socarrona “La viuda de O´Brian”, con el Txus más gótico cantando en primera línea y Manuel Reyes a la batería. Tema gamberro y “bürdeliano” (si existe la palabra) donde los haya pero que me gustó en directo con esos aires celtas y roqueros que tiene. Para “Cadavería” sale Carlos Escobedo, dándole a Zeta una lección de frontman, mientras éste se la daba de cantante, quid proquo que se suele decir. Un tema que me gustó más en directo que en disco, al igual que la careta de payaso malvado de Moha. “Constelación Alpha DC” pasó sin pena ni gloria (y no creo que se mantenga en el repertorio en giras futuras), destacando para mí la voz increíble de Patri en cualquier registro que se plantee cantar. “La piel del diablo” recupera el punto hardroquero que más me gusta del grupo y quedó muy bien en directo, volviendo a ser Zeta protagonista, y tomando protagonismo Javier Díez al teclado y sobre todo guitarra rítmica (más escondido Josemi en este concierto, me llamó la atención).

Y llegamos a otro de los puntos fuertes, que (la canción) “Ilussia” fue espectacular, con Pilar Jurado vestida de cuero y con cuernos de Maléfica coronando su vestuario, y demostrando que cantando ópera es de lo mejor que tenemos. Musicalmente uno de los mejores temas del disco en estudio y maravillosamente interpretado en directo… Qué diferencia de ver a la banda ahora comparado con hace 5 o 6 años, ¡madre mía!… Para terminar, me gustó como quedó la sencilla pero emotiva “Moriré siendo de ti”, a modo de balada solo con “piano” y voz y un rollo superintimista y preciosista. De nuevo Patri espectacular en la segunda parte de la canción, de la mano con las bonitas imágenes otoñales de la pantalla.

OLYMPUS DIGITAL CAMERASe acabó la primera parte del concierto con la despedida de todos los participantes, a modo de obra de teatro o musical 100%, que en cierta manera es lo que habíamos visto, y nos preparábamos para la segunda, a modo de concierto más “normal”. De hecho, me llamó la atención (o realmente) no, que aparecieran los músicos ya vestidos más de “calle” (de directo pero más informal quiero decir) sin tanto artificio y ya con menos responsabilidad y presión. Antes, a modo de intermedio circense, tuvimos un parón de unos 20 minutos amenizado por un payaso jugando y haciendo malabarismos sobre una especie de carrito/batería steampunk bastante vistoso. Y nada, acto seguido pudimos ver un vídeo introductorio muy chulo en las pantallas a modo de popurrí de los vídeos de la banda desde sus comienzos hasta ahora dándonos gracias por estos 20 años apoyándoles. Tras esto, y ya con el público también más animado, que también era lógico, arrancaban superpotentes de la mano de “Satania” y “Astaroth”, recuperando ese punto de “Finisterra” para atrás que muchos añoramos (oye, una cosa no quita la otra). Por cierto, en el set list de la segunda parte estaba también “El santo grial” al principio, pero no sé porqué no la tocaron… Sorpresón, por contra, el que recuperaran “El cantar de la luna oscura”, una de mis favoritas a medio tiempo desde “Jesús de Chamberí” y que llevaban literalmente muchos años sin tocarla en directo. Eso sí le han hecho un arreglo casi reggae para el final del tema que me convence menos, pero bien.

Lo de “Hoy toca ser feliz” ya lo he dicho, el borrón del concierto y no entiendo que recuperaran este tema de su peor etapa que me pareció empalagoso y horrible cuando salió y me lo sigue pareciendo, cuestión de gustos supongo… Mucho mejor el punto de añadir un “equipo” de gaitas y luego de trompetas para adornar otra de las sorpresas de la noche, y es que “El hijo del blues” proviene de su primerísimo disco, aún con Juanma a la voz, y me sonó de maravilla mucho más heavy/roquera y con imágenes de varios de los grandes del rollo en la pantalla. Muy bien MÄGO, así sí… Por cierto, el 75% del público (siendo generosos) totalmente parados y con cara de no saber qué era esa canción… y es que hay cosas que nunca cambian, ¿qué le vamos a hacer? Pero bueno, MÄGO con una sonrisa de oreja a oreja y superalegres sobre el escenario, y eso es impagable después de estar en coma. Incluso jugando a aquello de bajar el culo hasta el suelo como hacíamos en aquellos primeros conciertos del grupo en el Canciller, ¡me encantó recordarlo!

Venía la parte más netamente heavy, sin abandonar los primeros tiempos, y es que los cañonazos sucesivos de “La leyenda de La Mancha”, cantada increíblemente bien por Patri como una fiera frontwoman a lo Doro Pesch, y “Jesús de Chamberí”, ídem pero en este caso por Zeta, fueron eso, dos pelotazos de destrucción masiva que nos desmelenaron incluso a los más heavies, ¿quién nos lo iba a decir? Fue una manera de demostrar que aquí siguen y que no se han olvidado de aquellos tiempos, y lo cierto es que los temas sonaron superheavies, me quedé varios minutos pensándolo. Después de esto yo ya me desaté pidiendo “El lago”, “Mägo de Oz”, “El pacto”, “Hasta que tu muerte nos separe”, “El fin del camino”, la propia “El santo grial”… pero ya era mucho, jeje. De hecho, fue “Deja de llorar” la que cerró el concierto antes de los bises, y creo que no acertaron en la elección. Por cambio de estilo, por corte abrupto y porque tampoco es de los temas más populares… aunque sin duda el rollo bailón/festivo funciona en los conciertos de MÄGO, que decir lo contrario sería negar la evidencia. A mí me cortó todo el rollo, si me permitís ponerme la máscara subjetiva y “de charla de bar” por un momento. Y puesto a bailotear, mejor “La costa del silencio”, “Maritornes” o incluso “Domingo de gramos”, sinceramente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAQuedaba poco tiempo y para los bises era inevitable que atacaran sus dos superhits, siempre efectivos en directo y siempre acertados, le pese a quién le pese… aunque toda la vida me declararé enemigo de dejar las dos o tres canciones más conocidas y/o típicas para cerrar un concierto. Lo diré siempre y de cualquier banda… pero bueno, efectivo es. De cualquier modo, una sorpresa positiva las colaboraciones de Seoane y Paco Ventura para “Fiesta pagana”, y la locura final con “Molinos de viento” (en una de las versiones más heavies que les recuerdo del tema en años, lo que me sorprendió para bien).Incluso me encantó el final festivo y guasón con música tecno/pop de los 80 para despedirse.

En definitiva, pese a que esperábamos más espectáculo/montaje tal vez y que seguramente los MÄGO de llenar el Palacio al completo seguramente ya no vuelvan (ahora, si es para verlos en tan buena forma y escuchar cosas como “Jesús de Chamberí” en directo, que no vuelvan nunca, por favor), creo que pasaron con nota el examen. Dos conciertos diferentes en uno pero una banda que demuestra estar resucitada, recuperada y en el buen camino.

Luego siempre entran los gustos, los recuerdos, los prejuicios incluso, las injustas comparaciones (para bien y para mal) o la crítica fácil, pero yo me quito el sombrero ante MÄGO y cómo están afrontando esta nueva etapa, con valentía, con dos cojones y de nuevo con la ilusión y alegría por bandera… Además, con calidad y sin dejar de ser heavies, o al menos roqueros duros, algo de lo que muchos dudábamos que volviéramos a decirlo hablando de esta banda. ¡Enhorabuena!

Texto: David Esquitino (david_esquitino@redhardnheavy.com)

Fotos: Javier Paredes

Comments

2 thoughts on “Crónica del concierto de MÄGO en Madrid presentando «Ilussia»”

  1. Jorge Saez says:

    Me revienta lo que dicen esos cerrados de mente, que si Mago de Oz están sobrevalorados. Sólo porque a ellos no les guste, no quieren decir que sean una mala banda. A mi me encantan, aunque su último Ilussia no me dice mucho. Enhorabuena por la crónica, saludos.

    1. Red Hard´n´Heavy says:

      Gracias! Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »