Crónica del concierto de GRAHAM BONNET hace algunas semanas en Madrid

GRAHAM BONNET + FACTOR 19: Madrid, 14 de noviembre de 2014 (sala Arena)…

Graham Bonnet3Madrid tuvo la suerte de ser una de las ciudades elegidas por uno de los más grandes vocalistas (y de los más particulares) que ha dado la historia de la música rock, Graham Bonnet. El británico hizo que muchos fans de RAINBOW, ALCATRAZZ, MSG o simplemente del buen Hard Rock en general se pasaran por la Sala Arena de la capital para ver la actuación de este legendario cantante. Es curioso que, a pesar de que hace muchos años que el veterano cantante no saca material nuevo ni edita nada reseñable (ni siquiera ha participado en proyectos de relumbrón en los últimos tiempos, fuera de bandas de versiones como “Voices”), aún mantenga el crédito para que la sala presentara una entrada bastante reseñable… eso sí, en general de público entrado en años y admirador de sus trabajos legendarios, está claro.

Como teloneros, los madrileños FACTOR 19, un grupo algo más hardroquero/metalero tal vez (aunque ellos se denominan como “brutal pop”, curioso), pero que no desentonaba en el paquete, y que lo hicieron bastante bien pese a no contar con un sonido excelente ni tener delante a público muy ducho (ni siquiera conocedor) de su propuesta. Encima, aún la sala presentaba un aspecto sin mucho ambiente, con poco público aún dentro y una respuesta muy fría… que, no nos engañemos, en este tipo de conciertos en concreto el 90% de la gente va a ver al protagonista… y punto. Aún así, bregaron bien, lo intentaron, ofrecieron un concierto divertido e interesante y dejaron buenas sensaciones, empujados sobre todo por su cantante Javier (con su gorro a los Bruce Dickinson de los últimos tiempos) y su buen humor y empeño. Nos animaba y no dejaba de empujar el show, con buen hacer de los músicos de fondo… pero no era su noche, es lo que hay. Ya les veremos en otra ocasión que seguro que tienen más que ofrecer que lo que lamentablemente la mayoría quería ver y escuchar en este caso (el síndrome del telonero cuasi invisible, o inexistente para muchos, ¿Factor19_2qué le vamos a hacer?).

Buen aperitivo su actuación, aunque insisto que en este tipo de conciertos de “viejas glorias” (dicho sin acritud ni nada peyorativo, ¡eh!… aunque sí es cierto que muchos viven de las rentas, más o menos dignamente, pero es así) los teloneros suelen tener poca relevancia (y repuesta, una pena). Pero a eso de las 9 ya que estábamos todos esperando a Bonnet, y con ganas de comprobar su estado de voz (temerosos porque el día anterior en Barcelona parece ser que no estuvo nada bien su maltrecha garganta), aplaudiendo a rabiar cuando Graham apareció en escena,  acompañado de una banda digamos curiosa, peculiar por no decir en plan pillín que los ha escogido además para que le achuchen ya que su bajista, Beth Ami, es su pareja sentimental (y con mejor imagen y presencia que actitud y aptitud, las cosas como son). Mucho mejor el resto de la banda, sobre todo el nuevo batería (que debutaba con la banda en esta gira… muy pocos días antes, y que fue un cañón, de lo mejor de la noche sin duda), y el guitarrista Conrado Pesinato, joven pero experimentado músico principalmente de sesión y de alquiler… aunque obviamente a años luz, galaxias más bien, de sus tres “competidores”: Blackmore, Schenker y Malmsteen. En su defensa, decir que le puso mucho empeño y que sacó adelante los temas con oficio, aunque es obvio que no se puede competir con tres de los guitarristas más importantes de la historia.

Graham Bonnet6Fue un cañón la manera de comenzar directamente con “All Night Long”, un subidón de adrenalina brutal al escuchar la misma voz que hemos disfrutado tantísimo en los discos, sobre todo en el “Down to earth” de RAINBOW, los dos primeros de ALCATRAZZ (que los repasó muy por encima) y ese gran “Assault attack” de MSG (que obvio por completo, quizás por ser canciones en las que no participó mucho). De aspecto es pura fibra, muy delgado fruto de lo bien que se lo ha pasado en su vida pero con la misma voz que nos hizo vibrar. Es decir, en mejor forma física y vocal de lo esperado, aunque físicamente está muy envejecido (o es, vaya, que los 60 ya no los cumple) pero mantiene clase y elegancia y carisma, de eso no hay duda. Un auténtico lujo tenerle tan cerca, en un escenario tan pequeñito como el de la Arena y escuchar temazos como “Love’s Not Friend” (una gran sorpresa inesperada), “Lost in Hollywood” o mismamente el pegadizo “Since You’ve Been Gone” ya al final del show.

El caso es que después del subidón primero (que el concierto empezó muy, muy arriba y con la gente como loca), de las lagrimitas que echábamos el 90% de los allí presentes al escuchar estos maravillosos temas con su voz original, el desarrollo del show fue demasiado irregular aunque era tanta la emoción y los entrañables recuerdos que se le perdonaba la charla demasiado extensa entre tema y tema (sobre todo reafirmándose en el  ya no bebo desde…) y los arrumacos adolescentes con la siesa de la bajista (su amorcito) que nos miraba con cara de asesina cuando la invitábamos a que se quitara de en medio para ver a la estrella. La verdad es que sonreía casi por obligación y fuera de lucir palmito (muy bien lucido, por cierto), como bajista e incluso como miembro de la banda encima del escenario aportó muy poquito, una pena. Pero Graham tan contento, encantado con la reacción del público, mostrándose afable y muy socarrón, con un humor muy británico y, pese a ser algo “chapas”, muy bien en su faceta de frontman (eso sí, al final del show, muy corto, la mayoría hubiéramos preferido menos bromas, charla y demás y más canciones).

Una voz increíble, parece mentira que siga alcanzando las altas escalas con tanta facilidad, con esa forma tan peculiar de cantar que tiene (manteniendo la boca muy abierta, dando salida a un torrente de voz impresionante), mostrándose muy simpático y cercano con los fans como decíamos (más de uno no se lavó la mano en días después de habérsela dado) pero encima del escenario no había unidad, así como tampoco los fans recibían lo que el mismo vocalista había prometido: temas de sus etapas en las grandes bandas ya que se basó el show más en RAINBOW (y sólo 4 temas creo), que está genial pero… no vendas una cosa o no la prometas si luego no la cumples. Además, la parte central del show, centrada en ese rock de lGraham Bonnet8os 50 y 60 que tanto le ha gustado siempre (incluso con algún tema de MARBLES y BEATLES, acústica en mano y gafas de abuelo en rostro… que las de sol le duraron sólo los primeros temas), nos dejó muy fríos y mató el comienzo arrollador del show.

Asimismo, en el escenario había dos partes en muy pocos metros, el propio Graham Bonnet, excelso por un lado en cuestión de voz y presencia (y tablas), y una banda flojita, “normalita” (por no decir castañita) por otro, nada compacta y muy justa para el nivelazo del vocalista británico. Ni que decir tiene que si no hubiera sacado a su bajista, no hubiera pasado nada porque entre su actitud (borde y antipática), su aptitud (no era ni fan de Steve Harris) y lo que hizo (nada aparte de arrimar delantera a su partenaire) no la hubiéramos echado para nada en falta. El resto de la banda, aparte del batería que era el que más empeño puso como decíamos, de lo más normalito y nivel raspón. Como excusa (más o menos válida según cada uno), que no habían casi ensayado juntos y que de hecho habían tenido que cambiar de batería poco antes de comenzar la gira en Barcelona, así que no habían tenido tiempo de preparar más set list ni de acoplarse al 100%. En fin, pues vale… pero ni su leyenda, ni lo publicitado, ni los 30 euros de entrada (más gastos) merecían el poco esfuerzo y mimo con el que se han presentado en estos conciertos españoles.

El caso es que con los temazos que tiene en su trayectoria, cuando se dedicaba a deleitarnos los oídos con los más legendarios de su carrera (como por ejemplo la citada “Lost in Hollywood”, un superclásico, su “Night games” del 81 o ese medio tiempo genial que es “Witchwood” de ALCATRAZZ) la adrenalina y el buen rollo en la sala se desbordaba, pero era un arriba y abajo demasiado brusco, de subidón subidón a bajonazo, no ofreciendo lo que nos esperábamos por lo que había él mismo dicho. Para terminar su show, repitió incluso un tema… que nos encantó, “All Night Long”,  pero se dejó muchísimos en el backstage  que nos hubiera encantado escuchar y que para eso pagamos, por cierto. De hecho, casi nada de ALCATRAZZ, nada de MSG y “su” disco de RAINBOW a medias… mal.Graham Bonnet11

En definitiva, estuvo bien el concierto de GRAHAM BONNET, decir lo contrario sería mentir, pero con el nivel que tiene y la publicidad al respecto que se hizo (y su leyenda), podría haber estado muchísimo mejor… aunque para mí fue una delicia escuchar los temas de RAINBOW cantados por la voz original del “Down To Earth”, aunque date de 1979, en los tiempos en los que ni siquiera existía el heavy metal ni los sintetizadores (y cuando sus chaquetas y trajes estaban a la última)… Otra vez será.

Texto: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com)

y David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Fotos: David Esquitino

Galería de fotos DE FACTOR 19:

Galería de fotos de GRAHAM BONNET:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »