Crónica del concierto de DELTA SAINTS en Madrid

Imagen 010 copiaTHE DELTA SAINTS: Miércoles 18 de noviembre, sala Caracol (Madrid)…

¡Aleluya, hermanos! Por fin he visto la luz gracias a estos “santos del delta”, que me han enseñado el buen camino a guitarrazo limpio. Venían a presentar su nuevo disco, “Bones”, un muy buen trabajo que creo no decepcionará a nadie, lo cual tiene mucho mérito después de un magnífico “Death Letter Jubilee”. Pero es que esta banda está en plena forma, y eso se nota.

THE DELTA SAINTS se encontraron con una sala Caracol prácticamente llena, un magnífico ambiente siendo miércoles y con la saturación de conciertos que tenemos este otoño en Madrid. Un público además bastante heterogéneo (perdonadme, pero siempre quise usar esa palabra, jeje) en el que te encontrabas desde caras conocidas de los conciertos más “blueseros” de Madrid, hasta metaleros con chupas de cuero. Y todos ellos entregados casi desde el principio al buen hacer de esta gran banda de Nashville (EEUU). Y eso que menudo las salas de conciertos no nos lo ponen nada fácil a los espectadores para ayudarnos a meternos en el concierto, especialmente gracias a esta moda que hay últimamente de prácticamente no iluminar los conciertos. En este caso lo llevaron al extremo, hasta el punto de que se apenas se veían las caras de los miembros de la banda… De hecho, lo único que se veía de Vincent Williams era una camiseta rosa detrás de la batería.

En cuanto a lo musical, el que creyó que iba a ver una banda de blues-rock se llevó una sorpresa… agradable o desagradable, eso depende de cada persona. Si buscas en Wikipedia te dicen que DELTA SAINTS son una banda de blues rock, pero estos chicos son mucho más que eso. En el concierto del otro día, diría que predominaron sonidos de hard rock psicodélico a lo ZEPPELIN, pero en la coctelera de DELTA SAINTS cabe todo: desde luego, bastante blues, haciendo honor al delta que llevan en su nombre, pero también soul, folk, country, góspel o algo de funk. De hecho, como me comentaba mi amiga Leticia, que hace las excelentes fotos que acompañan esta crónica, quizás el mayor defecto que se les puede poner es que mezclan tantos estilos que cuesta encontrarles un sonido propio, reconocible. En parte coincido con ella, aunque la verdad es que me encanta la gran variedad del sonido de esta banda y la maestría con que estos chicos hacen que todo encaje en su sitio y funcione.

Imagen 059 copiaPese a estos pequeños defectos, estos chicos son aún jóvenes y les queda aún mucho camino por recorrer… Y nada de esto impidió que casi todos los presentes disfrutáramos de un gran concierto, sobre todo porque se nota que en esta banda hay muchísimo talento. La técnica y potencia de Vincent Williams a la batería, perfectamente acompañado de “el hobbit” David Supica (no lo digo por su altura, sino por su falta de calzado), le dan a este grupo de una base rítmica más que notable. El resto queda en manos del salvaje Dylan Fitch y sus poderosos riffs y solos con la guitarra principal, y para la calidez y garra de la voz de Ben Riegel, en contraste con su carita de niño bueno, de yerno perfecto. Encima, ¡que chaval más completito!, domina desde la slide-guitar a la resofónica.

La verdad es que estos tíos hacen que la entrada sea barata: Empezamos con el blues de “Sometimes I worry”. Más adelante nos encontramos la psicodelia de “Zydeco”. Continuamos a ritmo de “Heavy Hammer”, para mí el mejor corte de su nuevo disco, un tema rockero pero con ritmo funk que le da un toque muy especial. Seguimos con “Chicago”, que empezó a ritmo de blues y que terminó a guitarrazo limpio. Algo parecido sucede en “Devil’s Creek”, un tema que empieza siendo hard rock, pero que termina siendo un góspel al que sólo le falta un coro de negras gordas. Hubo tiempo también para uno de los mayores clásicos de la banda, “Death Imagen 065 copiaLetter Jubilee”, con el que se metieron en el bolsillo a los pocos que no estuvieran convencidos a esas alturas de la noche. Después agregaron a la mezcla los toques folk y country de “My love” y “Berlin”; y hasta se permitieron el lujo de sorprendernos una gran versión del “The Chain” de FLEETWOOD MAC. Poco a poco, con algún tema más de corte rockero y guitarrero, fuimos llegando al final del concierto, para el cual sonó otro de los clásicos de la banda: “A bird called Angola”.

Personalmente, el coctel de rock, psicodelia, blues, folk, country… de estos DELTA SAINTS me dejó un gran sabor de boca, y salí de la sala borracho de felicidad y de buena música. ¿¡Qué más se puede pedir!?

Texto: Raúl Moreno

Fotos: Leticia RC

SETLIST del concierto: :

  • Sometimes I worryImagen 103 copia
  • Bones
  • Zydeco
  • Heavy Hammer
  • Chicago
  • The Devil’s Creek
  • Pray on
  • Death Letter Jubilee
  • My Love
  • Berlin
  • Dust
  • Into the Morning
  • The Chain
  • NOLA
  • Cigarette
  • A Bird Called Angola

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »