Crónica del conciertazo de SALVADOR DOMÍNGUEZ+SINESTRESS en Madrid

10923841_609112412527145_585756953855364477_nSALVADOR DOMÍNGUEZ+SINESTRESS (jueves 29 de enero de 2015, sala We Rock)

¡Qué gran noche la del pasado jueves en Madrid, concretamente en la Sala We Rock, donde Salvador Dominguez, uno de los músicos más grandes que ha dado este país, nos presentaba su último trabajo, y lo hacía además acompañado de una muy interesante banda, SINESTRESS… Ambas bandas formaban una dupla perfecta de hard rock de toda la vida, rock duro para los amigos, más melódico en cuanto a los teloneros se refiere, y más rugoso y guitarrero tal vez en el caso de Salva y sus nuevos compinches (bandaza, por cierto). Hacía frío y parecía que iba a llover, pero las dos bandas calentaron la noche hasta el infinito. Esto es lo que pasó… así fueron las cosas, y así se lo contamos.

SINESTRESS es una banda madrileña formada por Juan Carlos García “Chimo” (voz), Miguel Ángel Gala “Miki” (teclados y coros), Francisco José Salgado “Kiko” (guitarras y coros), Alejandro Penedo “Alex” (guitarras), Jorge Daza (bajo y coros) y Abel (batería). Hard rock clásico como decimos, del de siempre, del de dar feeling con la voz, teclados y demás, y aportar el rock a través de las dos guitarras y el ritmo potente de bajo y batería (sin perder en ningún caso la melodía y el buen gusto y elegancia en la propuesta, marca de la casa desde los tiempos de ABU SIMBEL, por cierto).

A pesar del poco espacio del que disponían sobre el escenario, que apenas les permitía hacer nada desde el punto de vista visual, salieron a por todas y se dedicaron en cuerpo y alma a descargar unos cuantos temas muy agradables de escuchar y fáciles de apreciar. La banda disfrutó de un sonido claro y nítido durante la actuación en vez del volumen brutal que suelen tener los conciertos en dicha sala, y más en el caso de los teloneros, así que vaya por delante el agradecimiento y felicitación a los técnicos. La banda presentaba su reciente “Fase 2”, del cual cayeron buenos temas, como “Entre tú y yo” (con el que abrieron), “Reina de la suerte” o “Sobran las palabras”… y con buena respuesta de la gente, aún no muy numerosos en cuanto a cantidad, pero aportando el calor y apoyo suficiente para que la banda se sintiera arropada y apreciada desde el principio.

Un escenario más iluminado de lo normal permitía disfrutar con la formación de un buen hard rock lleno de melodía, como decimos, adornado con la buena voz de Juan Carlos García “Chimo”, aunque no me gustó mucho su manía de darse la vuelta para bailar frente a la batería (tampoco tenía sitio para mucho más, el pobre). Canciones cargadas de melodía suave y armoniosa, pero a la vez contundente y con garra, con unos teclados muy bonitos, coros y dobles voces muy bien coordinadas, como en “Atrapado en tu ambición”, aunque éste en concreto fue el tema que menos me gustó por ser demasiado “bonito” (no quiero decir moña, que los puristas del género protestarían con razón), pero volvió la caña en “Sobrevivir”, con unas guitarras fuertes y poderosas.

“Chimo” dedicó “La banda del turco” a los rockeros en general, los que sobrevivimos y nos mantenemos “al pie del cañón”, como se suele decir… Y seguimos de buen año con el que ya es uno de sus grandes clásicos, ese (con) “Las botas gastadas” que es una canción tremenda y con una letra intensa que pudimos disfrutar de lujo gracias al nítido sonido de la sala. A continuación el batería, Abel Vargas, pudo lucirse junto con el teclado de Miki en el comienzo de “La ciudad del miedo” (para que no se diga que en el hard rock las letras no tienen mensajes profundos), los dos mano a mano, con una introducción al tema que les salió genial.

Fue de esos conciertos que empiezan bien, siguen mejor y terminan con un montón de merecidos aplausos, como los que cerraron “Un mundo sin ti” y “Años de rock” (que dedicaron a todos los grupos), con unos entregadísimos músicos disfrutando en el escenario en una noche especial. “Breve” pero intenso, y en definitiva un concierto muy bueno y ameno y con el que confirmaron la buena salud del rock nacional (en este caso aportando veteranía y elegancia, pese a que sólo tienen dos discos). Conmigo han ganado una fan extra, que iba sólo con curiosidad ¡y salí encantada con SINESTRESS!

El setlist fue: Sinestress12

  1. Entre tú y yo
  2. Reina de la suerte
  3. Sobran las palabras
  4. Atrapado en tu ambición
  5. Sobrevivir
  6. La banda del turco
  7. Las botas gastadas
  8. La ciudad del miedo
  9. Un mundo sin ti
  10. Años de rock 

SALVADOR DOMÍNGUEZ:

Con más público en la sala y un gran ambiente (aunque sinceramente no entiendo como no estuvo a reventar la We Rock esa noche), comenzaba el concierto estrella de la velada, que a priori pintaba de lujo y a posteriori podemos decir que fue espectacular. A las 22:15 aparecieron en escena varios músicos que forman parte de la historia del rock español (y no sólo a través de BANZAI, TARZEN y demás sino hablando también de DEF CON DOS y sin olvidarnos de BABEL y DANGER). Fue un auténtico lujo tenerles tan cerca cuando salieron a por todas directamente con “Voy a tu ciudad” de BANZAI, la entrañable canción con la que más de uno crecimos y que aún sigue conservando la misma magia original y todo el sentido del mundo, ¡y más cuando es cierto que Salva venía a nuestra ciudad!. Un sonido espectacular (uno de los mejores que he disfrutado en esa sala), al igual que la iluminación (sobre todo si la comparamos con la de otras ocasiones), aunque tal vez excesivo humo, (como siempre) acompañaron al guitar hero Salvador Domínguez, a Jorge Fontecha (voz), Jesús Arispont (bajo), Lucía del Campo (teclados; una teclista que sonríe, ¡aleluya!) y Kiki Tornado (batería). Formación DE LUJO, y Salva lo sabe, que no es tonto precisamente, y ha conformado un grupazo de directo que os vais a caer de culo cuando lo veáis si tenéis ocasión (aunque el jefe sea el espigado guitarrista venezolano/español… un crack, por si alguien lo duda). Todo vitalidad e ilusión, por cierto, y no sólo por el guiño en el título del EP sino por lo que vimos sobre el escenario… y eso que le encontramos de primeras algo más envejecido y “desmejorado” que otras veces… sería el bigote, jeje.

Salva1La respuesta del público no se hizo esperar, y desde ese primer tema, a cantar, a corear con la gente, a dar palmas y a admirar a una banda de lo más compacta, tranquila, elegante y, sobre todo, espectacular en escena, en la que sobresale Jorge Fontecha. ¡Brutal el mallorquín!, que no solo tiene una voz potente y facilidad para los tonos altos, sino que también posee la actitud, la clase, las ganas, el arrojo y sabe transmitir su pasión por la música. Lo tiene, sencillamente lo tiene… el duende del rock, la magia, la chispa, la varita del maestro… Es de esos a los que te quedas embobado mirándole (y no es Sebastian Bach de físico, no vamos por ahí), pero el rock, la música, le salen por los bordes, por los poros… con lo que te cautiva inmediatamente. Un arrojo y desparpajo, y pasión sobre el escenario, como no he visto, desgraciadamente, en muchos vocalistas españoles (it’s sad but true, como dicen METALLICA). Es más, vive cada maravilloso acorde tanto de Salva como los de sus compañeros, termina los temas con el brazo en alto, cerrando los ojillos cuando saca todo su torrente de voz; le dan esos temblores rockeros que tanto me gustan… ¡Qué crack de tío! A veces me recordaba a Bon Scott por esos pasitos de baile cautivadores, por cómo se mordía los labios mientras los riffs de Salva nos dejaban más alucinados todavía. Y también hay savia del maestro (Ronnie James) en sus venas, e incluso también me recordó mucho al vocalista de ELECTRIC MARY, que también se mete muchísimo en su papel. Por suerte, no tenemos que ir a Australia para disfrutar de él, que Jorge Fontecha es nacional y hay que cuidarle (y en breve le volveremos a ver en la capi, en este caso con DANGER).

Los tres primeros temas cayeron a saco, con recuerdo a TARZEN incluido, que fue una gozada y algo incluso inesperado, lo reconozco. De hecho, los más heavies y veteranos del lugar (que éramos unos cuantos) disfrutamos de lo lindo con “Taboo” y “Pack rules”, que imagino que incluso el propio protagonista llevaría muchos años sin tocar. Sin descanso, con buen sonido y mejor actitud; una banda que lo daba todo. Salvador con su estilazo, poniendo unas caras súpergraciosas, divirtiéndonos a todos y abriéndonos los oídos con riffs como el de “Nunca miro hacia atrás” y diciendo, con voz baja pero efectiva, “¡viva el rock!”, después de agradecernos nuestra presencia en el concierto. ¡Gracias a vosotros por el conciertazo que os estabais dando!. De hecho, fue un lujazo poder escuchar momentos tan variados pero tan espectaculares de la carrera de Salva en directo, y más con una banda de primerísima línea por bandera y un cantante que bordaba todos los temas y los hacía suyos… “Get on your knees” de los CANARIOS (y que versionearan los propios BARÓN en su momento), ¡casi nada!

Hubo momentos en los que Salvador se sentaba, se arrodillaba, bajó a la zona del público incluso a regalarnos su arte en primera línea… Hizo de todo, pero sin perder ni una nota, sin tener ni un fallo,,, aunque es verdad que cuanto más queríamos verle, menos le iluminaban las luces, algo curioso que no me gustó porque, en general, tuvieron una iluminación mucho peor que la de los teloneros. Pero ellos mismos brillaban y brillaron con luz propia, con Salva demostrando en todo momento que ya sea en un auditoria ante muchas mil personas y en una pequeña sala con un ambiente intimista (pero totalmente volcado con la banda), es un grande, uno de nuestros músicos más importantes… por esto. Incluso reconozco que me quedé con la boca abierta cuando interpretaron “Mundo real” de aquel “Psicópatas urbanos” del 98 que entonces pasó sin pena ni gloria, al menos para los más heavies en una época convulsa en la que los sonidos “modernos” no nos decían nada… craso error porque incluso entonces era/es un temazo brutal (y además que no nos gusta nada el mundo real, ni el de aquel año ni mucho menos el de ahora).

Salva2También se lució el resto de la banda, como Kiki Tornado, con un breve solo de batería, para dejar a Salvador sentado luciéndose de nuevo y dejar paso a “un alegato a la amistad”, el tema “Amigo”, incluido en el LP homónimo de BANZAI que me recordó un tanto a los RAINBOW de la etapa de Turner y en el que pudimos escuchar tranquilamente los bonitos teclados de Lucía del Campo, “maravillosa”, tal y como la definió Jorge (y es verdad). Otro momento mágico de la noche, y es que esa canción siempre fue una de las más especiales dentro del tracklist realmente mágico de aquel disco tan especial. Cierto que los temas de BANZAI sin las respectivas voces originales quedaron algo extraños, curioso…

Habíamos ido a disfrutar de clásicos, que nunca falten, pero sobre todo a comprobar el buen estado compositivo y artístico de la banda con su último álbum, que ya interpretaron al completo en la segunda parte del show. Empezando por “Recuperemos la ilusión”, que tiene un riff brutal, y que en directo sonó como un cañón, yendo de la mano la fuerza de la guitarra y la interpretación de todo el grupo, Fontecha en primera línea incluido, claro. Muy adecuado para emitir en las ondas por su melodía y sus coros, y para cantar en directo, agradables para todos los oídos, aunque luego volvimos a ser muy rockeros, muy macarras en “Rebeldes sobre ruedas”, relajando la cosa por un momento “El dorado”, un buen tema instrumental a medio tiempo. Por cierto, ¡cómo suena esa vieja Strato del maestro Dominguez!

Para casi terminar, no podía faltar el recuerdo a MIGUEL RÍOS con “Reina de la noche”, preciosa, macarra y tan BANZAI como SALVADOR como ROCK n´RIOS, imprescindible y emocionante… y es que hay que hacérslelo legal, amiguitos… ¿Quién es el que no la ha cantado alguna vez? Los pelillos de punta nos puso la banda. ¡Ay!, qué de recuerdos y qué de cánticos por toda la We Rock esa noche… Con Jorge Fontecha “En primera línea de fuego” (¡qué gran temazo roquero!) brindando con nosotros con una cerveza, y ya estábamos alcanzando casi el final de la noche con Salva y Jorge, agachados o sentados de una forma tan natural, tan elegante, que lograron un ambiente más agradable aún si cabe para llegar a las 23:30 sin casi habernos dado cuenta. Tocaba terminar de repasar el EP para cerrar el show… antes de los bises…

Pero todavía quedaba un poco más de conciertazo, con clásicos como “Duro y potente”, con Salva de nuevo agachado y rockeando a tope (aunque reconozco que fue el único momento de la noche que eché de menos al cantante original… y no porque Fontecha no cumpliera, en absoluto, pero ese tema es de Manzano, las cosas como son). En fin, corte imprescindible que que precedió a la presentación de la fantástica banda, con gran aplauso más que merecido para todo, y llegar al final del concierto con el himno “Banzai”, que fue otro hito del show. Todos cantando, todos saltando, todos gritando y recordando aquellos buenísimos momentos en los que llevábamos dos coletas (con tachuelas, claro) SetListen el Pabellón del Madrid para terminar con una lagrimita de emoción… Salva sacando la lengua a lo Gene Simmons, encantado de la reacción del público, la banda dando el broche final a su impresionante actuación y todos aplaudiendo y agradeciendo lo mucho recibido.

Cierto es que nos faltaron un par de temas más para redondear el concierto pero de cualquier manera… ¡vaya noche espectacular de rock! Por favor, pido ya un altar para Salvador Domínguez y su fantástica banda. Si tenéis oportunidad, id a verles donde sea… sin duda uno de los mejores y más intensos conciertos que hemos visto en una sala en mucho tiempo. Y es que cuando el destino te jode y las cosas no son como son (…) a tu lado siempre estoy yo. ¡Recuperemos la ilusión, coño!

Texto: Rocío Gómez y David Esquitino

Fotos: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »