Crónica de HAMMERFALL+ORDEN OGAN+SERIOUS BLACK en Madrid

hammerfall-orden-ogan-serious-black-bilbaoHAMMERFALL+ORDEN OGAN+SERIOUS BLACK (Madrid, 31 de enero de 2015, sala Shoko)…

¡¡Menudo sábado el pasado fin de semana con la descarga de los templarios HAMMERFALL, acompañados de los vikingazos alemanes ORDEN OGAN y abriendo la novedad de SERIOUS BLACK!! El evento empezó muy pronto, ya que aparecimos por allí a las 19:10 y, mientras conseguíamos acceder a la sala (que cuando está llena, como fue en este caso, es algo bastante complicado), los primeros ya estaban terminando su cortísima actuación.

SERIOUS BLACK es una súper-banda, aunque ellos no lo quieran llamar así, ya que sus miembros son gente como  Roland Grapow (MASTERPLAN, exHELLOWEEN), Thomen Stauch (EX-BLIND GUARDIAN y SAVAGE CIRCUS), Mario Lochert (ex-VISIONS OF ATLANTIS), Dominik Sebastian (EDENBRIDGE), Jan Vacik (ex-DREAMSCAPE), contando con  un gran Urban Breed  (ex-TAD MOROSE) a las voces. Entre el embudo que se forma en la sala Shoko a la entrada, la gente que quiere ir al guardarropa, el control férreo de la seguridad de la sala (súper profesionales y muy amables por cierto), fue casi imposible acceder al hueco derecho donde entran los fotógrafos. Una cantidad de gente bastante considerable hizo que llegáramos ya al último tema, siendo imposible tirar ninguna foto, lo siento… ¿Cuánto tocaron? Pues creo que unos veinte minutos, o quizás algo más, cayendo seis temas a toda prisa mientras se llenaba la sala. La banda desató un Power elaborado, elegante, no tirando tanto de ritmos fáciles y cantarines y predominando el vozarrón de Urban Breed.

Gran calidad y un show que, desgraciadamente, se nos hizo muy corto. El hecho de que vengan tres bandas en el cartel está bien, pero con los primeros, la verdad, es que no da tiempo ni a colocarte, cuando ya dicen eso de “See you, Madrid”. Mola que vengan estas bandas, pero que vengan, no que hagan una avanzadilla de show… Les seguiremos con atención porque este nuevo proyecto de banda tiene muy buena pinta…  Su setlist fue:

  1. (Intro) + Temple of the Sun10968214_10205054753961347_1320785345_n
  2. Akhenaton
  3. Setting Fire to the Earth
  4. High and Low
  5. Older and Wiser
  6. Sealing My Fate
  7. I Seek No Other Life

ORDEN OGAN:

Ya colocados en nuestro sitio y con la sala casi a reventar (finalmente colgaron el cartel de sold-out), aparecieron en escena esta curiosa banda germana, que se presentaron tras un cálido recibimiento con ropajes entre semi-vikingos y de la estética del Señor de los Anillos. Un look muy cuidado que resaltaba sobremanera con el inmenso y precioso telón de fondo que habían colocado HAMMERFALL. Se mostraron desde el primer tema muy conjuntados, muy potentes y sobre todo la mar de simpáticos, tomándose el concierto como una diversión, como una conquista sana de las tierras hispanas, mientras presentaban su último trabajo “Ravenhead” junto a clásicos de la banda. Habíamos tenido oportunidad de verles hace años en el “Cernunos Festival” en París, pero la evolución de la banda ha sido espectacular. Han ganado enormemente en contundencia musical, en tablas y comunicación en el escenario, además del bonito vestuario, que siempre es un extra, y los temas.

No es un Power a la usanza habitual sino que mezclan un montón de detalles, tanto de Heavy Clásico como toques vikingos (que ellos lo parecen, pero su estilo no entra totalmente dentro de este subgénero). La única pega fue los teclados grabados que trajeron, algo que no es de mi agrado, y el poco espacio que tenían su orondo y macizo vocalista y guitarra solista, Seeb, acompañado por Tobi (guitarra), Niels al bajo y Dirk, un tanto escondido, en la batería. Sus ropajes resaltaban con las luces tan perfectas que les puso la sala. Tonos azules y verde oscuro, con lo que les daba un halo misterioso que ellos se encargaban de fomentar y, además, estuvieron muy entregados. Todos los temas fueron coreados, incitándonos a que les siguiéramos con palmas, a que saltáramos, mientras ellos no pararon de sonreír, de cambiarse de sitio (en el medio metro que tenían los pobres), resaltando sobre todo la originalidad de tener una voz limpia, muy melodiosa, en contraste con la fuerza y rudeza de la base rítmica que le acompaña.

Orden Ogan 1 copiaHubo mucho humor y muchos ratos buenos en su descarga, como cuando Seeb (vocalista) ordenaba cual jefe de tribu medieval que coreáramos el “Fist of Fate” (el puño del destino), levantándolo con él mientras sonreía complacido. Un tío salao éste… Así nos tuvo un rato calentando el ambiente para los coros que necesitaban HAMMERFALL, preparando ORDEN OGAN a la audiencia de forma intachable para recibirles. Me encantó, sobre todo, aparte de la apariencia, su melodía y sus voces limpias dentro del caos perfecto de su música, que está adornada con bastantes riffs guitarreros que no suelen ser habituales en este tipo de música y que fueron muy bien recibidos. Cuando sonó el tema homónimo de su último disco, “Ravenshate”, oímos una tralla espectacular (se echaba en falta) con una base de batería muy potente, muy poderosa, y  con algún eco en la voz grabado que le quitó autenticidad. Tras este pasaje, se dio paso a una poderosa y buenísima parte instrumental que fue de lo que más me gustó de todo el set de los germanos.

Para mi gusto, están mucho mejor cuando le dan cera. Se ponen todos a tocar en plan brutal, teniendo un doble bombo que se te clava en el pecho, retumbando que es un gusto, para que después de esta parte la banda termine haciendo un gracioso selfie por lo bien que les había salido. Estuvieron simpáticos, cercanos y animaron muchísimo todo el rato a la gente que les aclamó, y con razón. Ya para terminar (tocaron bastante más que los anteriores) sonó “Deaf Among the Blind”, con un poderoso y enérgico comienzo, creo que el más rápido del show, para pedir que gritáramos el nombre de HAMMERFALL, con lo que la gente se volvió más loca aún con ellos. Para terminar su animado y buen show, cayó “The Things We Believe In”, con alguna influencia de AMON AMARTH por la contundencia y los ritmos envolventes, terminando con una ovación muy merecida porque tuvieron poco tiempo, pero lo aprovecharon al máximo… Una banda que evoluciona camino del estrellato, ¡qué buenos son estos ORDEN OGAN!

Orden Ogan 1Su setlist en la Shocko fue:

  1. Intro (Orden Ogan)
  2. E.V.E.R.
  3. To New Shores of Sadness
  4. The Lords of the Flies
  5. To The End
  6. Ravenhead
  7. We Are Pirates
  8. Deaf Among the Blind
  9. The Things We Believe In

HAMMERFALL:

Ya estaba la sala hasta arriba o más, mientras se oía por ahí, “¡Hammerfall, Hammerfall!”. Todo el mundo nervioso, esperando la nueva visita de estos suecos, que hacían ya un trienio que no se pasaban así, en gira propia y en sala, por aquí. Eran las nueve de la noche cuando el pipa hizo la señal de “venga, a tocar”, y comenzó la mejor descarga que he visto de estos suecos desde hace mucho. Nada que ver con su reciente visita al Leyendas del Rock, muy floja, ni las apariciones por algún festival de por ahí. El telón de fondo era espectacular, en tonos azules, enorme y que envolvía el escenario, dando un misterioso y medieval aspecto al show. Fue genial cuando aparecieron los aclamados Joacim Cans a la voz (con tattoo nuevo, por cierto, que si el anterior era bastorro éste tampoco es manco… y algo más delgado), Oscar Dronjak a la guitarra rítmica, (con su tinte rubio que le sienta como un tiro, y tattoo grande de calavera para que haga juego con el nuevo de Joacim), el enorme Pontus Norgren a la guitarra rítmica (ex POODLES… y el más sosainas en escena) y, como sorpresa, vuelve el calvo Stefan Elmgren, esta vez al bajo, que parece haber hecho que la banda reviva lo mejor de sus dos primeros impresionantes discos. Pequeñito, muy gracioso y ¡cómo toca!, posiblemente el mejor músico de la banda. A la batería un elemento nuevo, David Wallin, tras la salida de Anders Johansson hace algunos meses (que llevaba junto a Joacim y Oscar desde el principio) y que llevaba su nombre como el batería de SCORPIONS, James Kottak en la batería, a la vez que la decoraba también una máscara de Hannibal Lecter.

El recibimiento de la banda fue espectacular, como así fue el comienzo, con un sonido bastante bueno (considerando que esa sala es de lo peor que se escucha a veces en Madrid) descargando a saco “Hector’s Hymn”, para seguir sin parar con “Any Means Necessary” (¡qué bueno!) y como momentazo nada más comenzar sonaba “Renegade”, con todos los brazos en alto y los coros de la peña que se oían por todo Madrid. No me gustó al principio el sonido ya que, por muy cerca que estábamos, la voz de Joacim era casi inaudible pero, gracias a la profesionalidad de los técnicos, fue subiendo pudiendo apreciarla rápidamente. Les noté de lo más cercano, cosa que hacía años que no les veía, ni tampoco disfrutar tanto en un show. Les vi con ganas, como decía, pasándoselo genial y se agradece después de unos últimos años muy irregulares del grupo tanto en estudio como en directo. Con buen rollo entre ellos, cosa rara entre bandas suecas, incluso haciéndose bromitas y sonriendo a todos mientras les sacábamos las fotos.

Hammerfall 21 copiaStefan, viejo conocido por todos además del guitarrista de la primera etapa del grupo, fue muy bien recibido y la verdad es que, bienvenido sea si deja así a la banda y la “rejuvenece” en este sentido. Es como volver a los fantásticos primeros tiempos de la banda, no mostrándose tan altivos y distantes, regalándolos los oídos con “B.Y.H.”, uno de los mejores temas de sus últimos años. Después de darnos las buenas noches Joacim a “los Templarios de Madrid”, con gran ovación como respuesta, estábamos todos ya entregados y encantados con ellos, aunque faltaban todavía muchos temas muy bien escogidos y colocados en el setlist, como “Blood Bound” (con todos los miembros corriendo por el escenario, cambiándose de sitio continuamente, posando, poniendo posturitas, haciendo bailes en los estribillos con Stefan, Pontus y Oskar, todos moviendo sus instrumentos a la vez), mientras un entonadísimo Joacim tuvo una demostración vocal como hacía muchos años ha… casi tantos como de la conquista de Jerusalén, ya que hablamos de los templarios.

Además todos hacían coros, todos cantaban los temas y nos hacían interactuar, y claro, la gente se volvía loca porque aquello era un fiestón medieval. ¡Cómo nos encanto sobre todo escuchar los primeros compases del fantástico y maravilloso “Heading the Call”!, que tiene una fuerza brutal… Este tema nos devolvió a finales de 1999, donde se marcaban unos conciertazos impresionantes, y eso era lo que estábamos disfrutando de HAMMERFALL otra vez, pero no en Wacken sino en una sala pequeña para nosotros. Todo un auténtico lujo… ¡y qué las lagrimitas que corrían por las mejillas cuando sonó este tema o “Glory to the Brave” que también cayó! Hubo mucha fuerza, muchas ganas por parte de la banda, y eso lo capta la gente al minuto.

Nada que ver con la apatía con la que se muestran a veces, como en el Leyendas, donde tuvieron un setlist espectacular, con más clásicos que aquí, pero en el que se limitaron a trabajar, no a darlo todo por el metal como en esta noche, que ésa es su obligación. Me hizo gracia el cambio de camisetas que lució Oscar que, entre tema y tema, se iba y se cambiaba, además de lucir varios modelos de guitarra, entre ellos esa cuadrada que lleva de toda la vida y que, me acabo de coscar, tiene luces y le salen destellos azules del interior, ¡muy bonito!.  Incluso Joacim estaba de lo más normal, de lo más sencillo y cercano, con muchas sonrisas, dándolo todo. Tanto que estaba más que despeinado, cosa rara en él. También, al tenerle tan de cerca, le vi un tanto viejecillo, pero es que ya nos caen los años a todos y resulta que hace mucho, casi 20 años ya, que cogimos la espada y la Cruz de Malta para seguirles.

Ya nos íbamos acercando al final después de muchos cánticos, de mucho headbanging pero de ningún crowdsurfing (esto es “Españistán”, chavales), con mejor sonido, apreciando mucho la voz de Joacim en el fantástico “Let the Hammer Fall”, (imprescindible siempre en sus conciertos, coreado por todos y parte del extranjero), para seguir con los tres hachas (Oskar, Stefan y Pontus) juntos, dándole a la guitarra en una parte instrumental fantástica, justo antes de que entrara una especie de teclado grabado (¡grrrrrrhh!, que me enfado), para dar paso a “Threshold” (ya se me ha pasado el enfado), para sonar por toda la sala de nuevo los gritos de “¡Hammerfall, Hammerfall, Hammerfall!”, muy, muy merecidos esta vez.

Ya entrábamos sin habernos dado cuenta en la última fase del conciertazo sonando “Last Man Standing”, con la banda saltando y nosotros igual, ¡qué divertido!, para ponernos otra vez el traje templario ajustado para el tremendo “Glory to the Brave”, como comentaba, que, como dijo Joacim, en 1997 nos cambió la vida. La suya y la mía, doy fe. A partir de terminar este temazo, se presentó a la banda, comenzando por el gran Pontus Norgren (qué pedazo hombre más enorme), presentado como “La Leyenda, el Mito”, para seguir con “El Quixote del Metal”, como recibió a Oscar Dronzak, llevándose miles de aplausos y él mostrando su sosita sonrisa, vestido en esta ocasión de negro y dar la bienvenida de nuevo a Stefan (al calvete entrañable) y a David en su batería, para luego decir presentarse él mismo cuando ya la sala Shoko casi se caía de aplausos. Para terminar, qué mejor que gritar como descosidos una última vez el nombre de la banda, retirándose la banda unos minutos, para salir de nuevo a tocar “Templars of Steel”, “Bushido” y el cantarín “Hearts on Fire”, con el que llevan cerrando sus conciertos desde que salió su gran cuarto disco allá por 2002. Dejándonos afónicos a todos, se cerró el show…. Hubo reparto de púas, muchos aplausos, muchas sonrisas, foto para el Facebook correspondiente y una satisfacción enorme todos los asistentes por el grandioso concierto que vimos de HAMMERFALL. De lo mejor de sus visitas por aquí sin duda, y de las mejores en mi vida, y les he visto unas cuantas. Espectacular, insisto. Se han ganado el derecho a que recuperemos la fe en ellos, que estaba tocada, y tengamos ganas de verles más veces donde sea.

El Setlist de HAMMERFALL en la sala Shoko de Madrid fue:Hammerfall 5 copia

  1. Hector’s Hymn
  2. Any Means Necessary
  3. Renegade
  4. Y.H.
  5. Blood Bound
  6. Heeding the Call
  7. Let the Hammer Fall
  8. Live Life Loud
  9. Medley instrumental (400 Meter Medley)
  10. Threshold
  11. Last Man Standing
  12. Glory to the Brave
  13. We Won’t Back Down
  14. HammerFall

Bises 

  1. Templars of Steel
  2. Bushido
  3. Hearts on Fire
  4. Dreams Come True (outro)

Crónica y fotos: Rocío Gómez (rocio@redhardnheavy.com)

Gracias a Andrés Abella (de Fotoconciertos) por la ayuda con las fotos del primer grupo. 

Comments

One thought on “Crónica de HAMMERFALL+ORDEN OGAN+SERIOUS BLACK en Madrid”

  1. Shankao says:

    La verdad que no me gusta demasiado la elección de los bises, pero me alegro que el concierto estuviese bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »