Crónica de OBÚS y ARANEA ADVENTUS en Santander

DSCN2368OBÚS+ ARANEA ADVENTUS (21/02/2015, Escenario Santander, Santander)

La gira 20 aniversario de “El que más” de OBÚS llegaba a Santander el pasado sábado y allí estuvieron Pablo y Lucía para contároslo

Cada vez hay más conciertos rockeros en Santander y la capital cántabra contó el pasado sábado 21 de Febrero con un concierto de la gira conmemorativa de «El que más » de OBÚS.

Ejerció como banda telonera ARANEA ADVENTUS, que cuentan con una maqueta en su haber titulada “Capítulo I: La llegada de la Araña”. Por lo que contaron sobre el escenario, ya estaban preparando el capítulo II y de hecho incluyeron más de un tema nuevo en su repertorio. Su estilo es un Heavy Metal tradicional influido por bandas como RUNNING WILD y sobre todo IRON MAIDEN hasta el punto de tener decorado el parche del bombo con dibujos de Eddie, la mascota de la banda británica.

DSCN2338La pena es que solamente con las buenas intenciones no basta y, aunque el planteamiento no era malo y además cuentan con históricos del Heavy cántabro como Teddy Maiden (GALEÓN) a la guitarra, el resultado final no pasaba del amateurismo puro y duro tanto en la puesta en escena como en los temas, con unas melodías de guitarra bastante pobres y unas letras cargadas de estereotipos metaleros que en ocasiones llevaban a preguntarse si la banda jugaba con el humor o la cosa iba en serio. Por más entusiasmo que pusiera Lolo, el otro guitarrista, y cantante, en animar a la gente la cosa no terminaba de despegar, si bien entre las primeras filas tenían sus incondicionales.

Hablando de canciones concretas podríamos destacar “Solitario”, adornado con unos potentes agudos, si bien la voz de Lolo para el final de la actuación perdió mucho fuelle. Otro punto fuerte fue “Doncella de Hierro” como homenaje a la banda que a estas alturas todos os podéis imaginar y, el cachondeo de “Corre pal Prao”, en el que de nuevo se homenajeó a MAIDEN con una versión de “Run to the Hills” con la letra adaptada a lo DESMADRE 75, lo que que arrancó las risas de la gente. Tenían más temas previstos, pero habían agotado su tiempo y tuvieron que despedirse un poco bruscamente para dar paso a OBÚS.

Siempre es curioso ver dos conciertos de una misma gira, y más si, como es mi caso, has visto uno de los del inicio para retomar después el mismo tour un par de meses después. Hasta bandas tan experimentadas y con tantas tablas en directo como OBÚS van mejorando cosas con el rodaje y empastando más el repertorio. Si a esto le sumamos el  sonido perfecto y el imponente escenario, valga la redundancia, del nombre de la sala, Escenario Santander, pues la velada apuntaba maneras desde el momento en el que se apagaron las luces y, uno a uno, los miembros de OBÚS iban tomando el escenario con los primeros riffs de “Corre Mamón”. Fortu con una de sus características poses fue el último en aparecer desde debajo de la persiana veneciana que cubre la parte inferior de la gigantesca tarima que soporta la batería de Carlos Mirat.

DSCN2386El tamaño del escenario pienso que podría haber permitido traer las balas de atrezzo de “Pega con fuerza” que suelen llevar en el montaje de los festis veraniegos, pero los telones rojos luciendo orgullosos el año de la formación de la banda (Est. 1981) son más que suficientes. Esto es Heavy Metal y el decorado es importante, pero mucho más lo es disfrutar de un grupo histórico en plena forma que con sus poses y puesta en escena llenan por completo el escenario; y eso por no hablar de lo potentes que suenan  canciones más actuales como “Más que un dios” con esa parte central tan ACCEPT, o clásicos como “Necesito más”,  “Pesadilla Nuclear” y “Te visitará la muerte” que son los que consiguen levantar a la vieja guardia que disfruta de los nuevos temas, por supuesto, pero a la cuál los antiguos son los que de verdad ponen los pelos de punta. Es entre ellos donde me tengo que incluir, pues fue precisamente en Santander, en un Kiosko del Paseo Pereda, donde hace unas décadas compré mi primera casete de OBÚS, un compendio de los dos primeros discos agrupado bajo el título genérico de “Grandes éxitos”. Ni que decir tiene que me convirtió en fan del grupo hasta el día de hoy. Teniendo en cuenta que OBÚS sí han tocado bastantes veces en los alrededores, pero no tantas en la propia capital, para mí fue una coincidencia bastante emotiva.

«!Redactor pesado, yo quiero leer sobre el concierto», “Que te jodan”, habréis pensado alguno, y dedo en alto fue precisamente la canción que interpretaron OBÚS a continuación seguida de “Esta Ronda la paga OBÚS” con algún tropezón en la letra por parte de Fortu (como no la suele cantar entera, se le olvida, jeje) y también del público al que éste bajó el micro para sacar adelante la cosa. “Dinero” y “Prepárate” son dos apuestas seguras y no me cabe duda que más de uno de los asistentes ya las había coreado a pleno pulmón en el concierto que la banda dio a principios de los 80 en la Plaza de Toros de la ciudad. De hecho fue el momento elegido para hacer dividir al público en tres partes haciendo corear distintas cosas a cada uno de los grupos formados. Se lo hemos visto hacer muchas veces, pero cuando la gente responde es mucho más divertido, y el público ¡vaya si respondió esta noche!

Hasta aquí la primera parte del concierto, sin parones y con bastante entrega por parte del combo a pesar de algún ligero problema técnico con el cable del micro de Fortu…Como es sabido, en los primeros compases de la gira (lo podéis leer aquí) en este momento del concierto el grupo paraba en una especie de interludio que se hacía demasiado largo. Era el hueco que aprovechaban para contar un par de chistes, bajar el micro al público para que éste hiciera preguntas, etc. Esto se ha corregido y ya no es así del todo: Con una breve presentación de los músicos (con cierto cachondeo entre ellos), los dos jefes, Paco y Fortu,  hablaron un poco de “El que más” y en no menos de cinco minutos  al grito de “Ahora empieza el verdadero concierto” los primeros acordes de “Viviré” seguida de “Deprisa, deprisa” nos devolvían a la acción. Por cierto que estos dos temas poco habituales en los repertorios de la banda ya suenan como deben, en perfecta sintonía con la vuelta de tuerca en cuanto a la contundencia en el sonido de los últimos años de la banda. Estoy seguro que para los que hemos visto tantas y tantas veces al grupo fue uno de los momentos más destacables.

DSCN2380Fortu había evitado el agudo de “Pesadilla Nuclear” al principio del concierto, pero en “Autopista” no iba a ser así e interpretó el grito final de manera más que notable sin ayudas muy evidentes desde la mesa salvo un extra de reverb. Para quitarse el sombrero. “El que más” y “La Raya” son súper clásicos de la banda y como tal fueron recibidos por parte del público, y se benefició de esto también la vacilona, sexual y menos conocida “Da igual”. Es machista y soez, sí, pero hay cientos de cosas divertidas que también lo son, y mientras la cosa no pase de canción es bastante divertida, con ese aire tan kinki que tenía el Heavy español ochentero en ocasiones.

Tal y como nos tiene acostumbrados, Fortu, se subió al bombo en “Juego Sucio”,y eso que la altura no era nada desdeñable esta noche. La lástima es que un tema tan bueno en los últimos tiempos haya sufrido una leve variación en las melodías de la voz, que a mi gusto no quedan tan bien. No es la única canción que ha sufrido cambios de este tipo con el paso de los años, pero ecuentro más inspirado el cambio en la entonación del estribillo de “El Que más”, por ejemplo.

Como no podía ser de otro modo, “Vamos muy bien” cerró la interpretación y homenaje de “El que más” y dudo mucho que nadie echara de menos la instrumental “FM” o la compuesta junto a Adrian Smith (IRON MAIDEN) “Alguien”, puesto que son dos temas menores dentro del que me atrevo a calificar como el gran disco de OBÚS al que se estaba rindiendo culto esa noche. En este momento la banda se retiró y, acostumbrado a ver los conciertos en Madrid, me llamó la atención el hecho de que, ante la aclamación popular realmente sonora y sentida, rápido salieron para el Bis. En algunos conciertos madrileños a veces parece que la gente tiene prisa por irse y ni piden los bises.

DSCN2365Bueno, las encargadas de cerrar el concierto serían “Sin dirección” y “Yo sólo lo hago en mi moto”, aunque el verdadero cierre del concierto sería el pino de Fortu, que esta vez no subió a ningún niño a cantar «Complaciente o cruel» en sus rodillas, y no porque no hubiera alguno por la sala. A pesar de que Cantabria está gobernada también por el PP, no hay tanta estupidez en cuanto a los menores y los conciertos. Volviendo a lo musical los dos últimos temas hay que decir que echaron el cierre un poco por debajo del nivel que el grupo había mostrado hasta el momento en el concierto. La idea de que había estado bien, pero que podría haber sido todavía mejor flotaba en el ambiente. Quizá algún tema más clásico de la primera parte podría haber sido un broche mejor.

Para rematar, nada mejor que unas copas en el Bender y a disfrutar de la noche rockera de la ciudad de la que os podemos asegurar que dimos buena cuenta.

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Fotos: Lucía Delgado

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »