Crónica de ACCEPT+DAMNATIONS DAY en Madrid

ACCEPT+DAMNATIONS DAY (Madrid, La Riviera, 11 de octubre de 2014)
Gran expectación había en Madrid por la visita de una de las mejores bandas del heavy metal mundial (germanos para más señas) y de todos los tiempos: ACCEPT. Tras las ya tres visitas anteriores con la actual formación, y en esta nueva, exitosa y ya asentada etapa, venían de nuevo en gira para presentarnos ese gran “Blind Rage”, que les ha puesto en el sitio que se merecen, en lo más alto de la consideración de los fans de todo el mundo y acaparando el número uno en Alemania, algo insólito para una banda de heavy metal pero lo han hecho. En definitiva, todo un éxito de ventas, de aceptación, de consolidación y, en definitiva, la prueba de que ACCEPT vuelven a estar en la primera línea… algo que sin duda iban a refrendar también en directo demostrando que a día de hoy son una de las mejores bandas que se pueden ver encima de un escenario, además de una de las máquinas de matar más precisas y perfectas. Por cierto, y por si alguien lo duda, ya os adelantamos la obviedad: un concierto brutal y de lo mejor que hemos visto en salas en mucho tiempo.
Frío y lluvia intensa el sábado de marras en la capital, pero esto no hizo que muchos se quedaran en casa sino que el papel estaba agotado, pese a la reducida de aforo de La Riviera, para ver a ACCEPT. Eso sí, al tener ahora habilitado el lugar para mucho menos público, no estuvimos apretados aunque esto hizo que el ambiente a primera hora fuera algo frío, que además el concierto empezó muy pronto. De todos modos, luego vino mucha más gente ya para ver a los cabeza de cartel, con mucho público de Madrid, lógico, pero también incluso de otras provincias que se acercaron a disfrutar de una de las leyendas más rotundas del género, uno de esos grupos que además sabes que son 100% fiables en directo… y que además sus últimos trabajos han gustado mucho y convencido a la mayoría.

Pero ACCEPT no vinieron solos sino que trajeron con ellos una banda desde Australia llamada DAMNATION DAYS, más jóvenes, en una onda de rock/metal progresivo y técnico que quizás no terminaba de casar ni con los protagonistas ni con el público, en su mayoría clásico y veterano que poblaría la sala. Cosas de las compañías y agencias de management supongo… Bueno, con un escenario bastante reducido, la banda demostró ser un compendio de muchos estilos dentro del Rock más clásico mostrando una fuerte parte melódica con pasajes más fuertes y con frecuentes cambios de ritmo. Están formados por Jon King, a la guitarra solista, LukeVinken al bajo, el poderoso y efectivo Dean Kennedy a la batería (situada un tanto escondida a la izquierda del escenario) y el líder de la banda, Mark Kennedy también a la guitarra y sobre todo dedicándose a ser el centro de atención por su voz, muy aguda por momentos.
Comenzaron lentos, densos, con un sonido un tanto raro que fue mejorando y mostró pronto la calidad de Mark como vocalista empezando con el tema que da título a su álbum, “Invisible theDead”. A los pocos minutos ya notamos la gran influencia de QUEENSRŸCHE en la banda. Cálida, con un gran sentimiento y muy dulce, su voz atrajo la atención de los presentes y sirvió para calentar acertadamente el ambiente antes de la descarga germana. Eso sí, sí hay que reconocer que la banda estuvo demasiado estática en escena, acompañando muy acertadamente al vocalista a nivel instrumental pero dejando demasiado peso sobre él. Con  temas todos de su álbumdebút como “I Am” o “CarriedAbovetheSun” en el corto repertorio,  puede que no sean originales al recordarnos tantísimo a los de Seattle aunque su música es agradable de escuchar y sobre todo la voz de Mark Kennedy y el batería dejaron buena impresión.
 
DAMNATIONS DAY
No tenían nada que ver con la banda alemana que arrasaría después pero fue aplaudida su corta pero intensa actuación. Estuvieron muy bien para el papelón que tenían de abrir a ACCEPT ante un público que no estaba nada interesado en principio en ellos pero que terminó, ya con “TheReaper” (tema propio, no confundamos), reconociendo su esfuerzo y calidad.
Setlist de DAMNATIONS DAY en La Riviera:
1.     Invisible The Death
2.     The Meaning
3.     I Am
4.     Lucid Dreaming
5.     Carried Above The Sun
6.     Reaper
Tras la actuación de los australianos, venía el plato fuerte de la noche. Ya había mucha más gente aunque como hemos comentado, pero nada de agobios, que pudimos ver todo el concierto en las primeras filas sin demasiado problema. Muchos se acercaron entre ambas bandas al gran puesto de merchandising(muy completo, atractivo y no excesivamente caro) antes de que a las 20:40,tras el significativo movimiento de la linterna del roadie de turno dando el ok, se apagaran las luces en la Riviera y comenzara la gran fiesta del Heavy Metal y una de las mejores y más brutales descargas que hemos visto este año.
ACCEPT volvían visitarnos con el tercer disco de esta etapa ya bajo el brazo, con el carismático Mark Tornillo a la voz (ya totalmente consagrado y 100% aceptado por los fans… absolutamente merecido, que el tío es un crack), el incombustible  Wolf Hoffmann a la guitarra (uno de los dioses de nuestro particular Olimpo metálico, además de uno de los mejores hachas del estilo… y de los más molones sobre el escenario) junto con Herman Frank (más estático y serio pero efectivo y perfecto a las rítmicas… mucho más serio a lo Malcom Young total, aunque muy centrado y concentrado en su trabajo). A la batería el poderoso Stefan Schwarzmann (con un enorme kit de batería sobre una plataforma metálica elevada, muy a la manera clásica de presentarse las bandas en su momento en este sentido, al menos ACCEPT), y por último Peter Baltes al bajo, el motor quizás del sonido tan brutal del grupo, además de un tío simpático y supermacarra a su manera, y un gran corista, que a nadie se le pase por alto el detalle.
El concierto comenzó espectacular, sin hacer prisioneros de una manera increíble con los acordes del “Stampede”, que abre el nuevo disco, con buen sonido (que todavía fue mejorando poco a poco, aunque quizás excesivamente atronador al final… sin perder nitidez y calidad, eso sí). Con la banda saliendo a por todas dejando al, digamos “nuevo”, a Mark Tornillo que apareciera el último dándole merecidos galones, aunque todos sepamos que los que mandan (también bien merecido) sean los enormes teutones/americanos (que viven en Estados Unidos desde hace años), el general Hoffmann y el coronel Baltes. Unas luces de tonos rojizos (como los que inundan la portada del nuevo, “Blind rage”, que por cierto aparecía también en la preciosa guitarra de flecha que blandió en la primera parte del show Wolf Hoffman), muy sobrias pero elegantes y efectivas, iluminaban una gran fila de amplificadores Marshall puestos en hilera en el frente del escenario. Lo cierto es que el escenario, pese a ser “sencillo” y no muy recargado era espectacular: metálico al 100%, con torres de Marshalls con el logo de ACCEPT de las guitarras cruzadas en primer término, la citada enorme batería elevada, unas luces cojonudas… y luego la propia banda, que tienen una planta y una presencia espectacular sobre el escenario.
ACCEPT
 
No sabíamos aún lo que íbamos a disfrutar esta noche, aunque aquello había empezado muy bien, y prometía mucho teniendo a la banda delante como si todavía tuviera que ganarse el puesto en el Altar del Metal mundial. Daba igual, ellos nos iban a matar de principio a fin, y hacer disfrutar, e iban/íbamos a sonreír satisfechos de la mano de temas poderosos, llenos de energía y sonando a saco como “Stalingrad” o “Hellfire” en los primeros compases, con Mark Tornillo pleno demostrando que hay sitio principal en ACCEPT para él como en su día lo había para Udo: dos estilos diferentes (aunque vocalmente sí tengan muchas similitudes) para dos vocalistas y frontmenmuy especiales. Lo que está claro es que ya nadie echa de menos al pequeñito gruñón, por mucho que le queramos y que siempre será parte clave de la historia de ACCEPT, pero Mark parece estar a gusto en la banda, totalmente integrado y además crea muy buen rollo disfrutando todos de una noche muy especial. De hecho, no sólo abajo sino que encima del escenario primaron las risas, bailes, carreras, miradas y ante todo mucho, mucho Heavy Metal potentísimo. Una banda única que no sólo son los mejores tocando (o de los mejores, vaya) sino que además de sonar como un cañón y ser una maquina perfecta a día de hoy, se nota que se divierten, que lo disfrutan enormemente, y es que no había más que ver la sonrisa de oreja a oreja de Wolf en sus múltiples poses marca de la casa, la cara de felicidad de Peter o el rictus satisfecho de Mark para darnos cuenta que no están sólo trabajando ni cumpliendo el expediente.
Cierto es que poco a poco han ido adaptando el set list a esta nueva etapa, con mayoría de repertorio centrado en sus tres últimos discos, algo lógico y que quizás en otra banda histórica sería impensable y sobre todo mal recibido, pero ACCEPT (y su público) saben lo que tienen entre manos y que los tres últimos discos en conjunto son lo mejor que ha hecho una banda clásica en estudio con diferencia, al menos en cuanto a heavy metal clásico. Y nadie protestó por ello ni le pareció raro, cuando incluso es cierto que el nuevo disco lo tocaron casi completo… pero es que tanto “Blind rage”, como “Stalingrad” como “Blood of the nations” son tan buenos que era difícil echar de menos otro tipo de clásicos que ya van dejando atrás. Hombre, está claro que a los que nos gusta tanto su faceta menos rítmica y dura sí nos pudimos acordar de esos “Lovechild”, “Screaming for a love bite”, “Living for tonite” o “Midnight mover”, pero está claro que estamos en otra etapa, en otro momento, en otro sonido y estilo incluso y tenemos que dejar esas canciones para mover el culito y las greñas en el bar de turno, en nuestra casa (dando vueltas al vinilo) o sencillamente en el recuerdo (como seguro que hacen ellos mismos). Pero no, ahora se trata de los nuevos ACCEPT y en directo se trataba de matar, triturar y dar cera y pulir cera, si me permitís la broma. Y nadie echó nada en falta ni en cara, os lo aseguro… buenísima señal para ellos y para nosotros mismos como fans, ¡qué leñe!
Daba igual cortes nuevos (tanto del “Blind Rage”, fortísimos como “The final journey”, ¡menudo cañonazo en directo!, o de los dos discos anteriores representados de maravilla con temazos como “Pandemic” o “No shelter”, duelo de guitarra/bajo incluido) como temazos de hace mucho tiempo como “London Leatherboys” (con toda la sala coreando), “Losers and winners” (rompecuellos donde los haya) o el rápido “Starlight”, de sus primeros tiempos, que fue adaptada muy acertadamente a la voz de Tornillo quedando fantástica. Como decíamos antes, la de Udo es tal vez más chillona o aguda y la actual algo más potente pero igualmente afilada, perfectas las dos para los temas de ACCEPT. La química tan buena de la banda actual, el feeling y las ganas de tocar de todos se transmitían como la luz entre el escenario y el público que disfrutábamos como locos con ellos. ¡Qué fuerza, qué lección de música y músicos!… porque si la voz de Mark es muy adecuada para la banda, las guitarras directamente te vuelven loco, excelentes no, lo siguiente.
 
ACCEPT
Y sí, orgasmo tras orgasmo viendo disfrutar a Wolf Hoffmann haciendo suyo el escenario, en primera línea, enseñando nuevo muestrario de guitarras de flecha (a cuál más atractiva… aunque se lleva la palma la del nuevo disco, cromada y con la portada de “Blind Rage” difuminada entre brillos en el cuerpo de la misma, preciosa) y mostrando por supuesto todo su repertorio de poses, caras, movimientos, actitud y personalidad máxima. Es uno de los más grandes, en todos los sentidos… y un gran fotógrafo profesional también, por si alguien no lo sabe. Y como tal posa continuamente para todos nosotros, se ofrece, ofrece su guitarra, se abre de piernas en esa postura tan suya… Encima decían las féminas, y los más mitómanos como yo, que sigue teniendo intacto todo su atractivo, ¿qué más se puede pedir?
Otro de los detalles a comentar es que consiguieron que el conciertazo fuera un suspiro y además nos trajo a la mente muchos momentos de nuestros recuerdos previos siempre con la banda de fondo: muchos conciertos, cientos de horas escuchando sus discos una y otra vez, viendo sus vídeos, defendiéndoles como el tercero en discordia entre la eterna batalla entre los que éramos de JUDAS o de MAIDEN… Por cierto, fue un placer escuchar el sorprendente “Shadow Soldiers”, un medio tiempo espectacular y un tema que jamás había tenido yo la oportunidad de disfrutar en directo y fue uno de los momentazos de la noche sin duda. En general me pareció muy acertado el repertorio escogido ya que, o te ponía como las motos a macarrear como un loco (¡qué dolor de cuello teníamos el domingo!, jeje) con “Restless and wild” (desgañitados todos en los coros) o la citada “Losers and winner, u otros más “relajados” como “Ahead of the Pack”. Combinación estupenda de viejos himnos que suenan potentísimos pasados por la batidora de esta formación, y canciones actuales o completamente nuevas, como “Dark side of the heart”, que sin duda ya un nuevo clásico por derecho y aceptación popular en directo. En definitiva, un fantástico setlist que desgranaron en algo más de dos horas dando forma a un concierto memorable.
Por supuesto no faltó el “Fast as a Shark”, con su intro habitual y todos preparados para ir a una a la batalla con uno de los temas pioneros, posiblemente el primero de hecho, del speed/thrash, al menos en el Viejo Continente… Brutal, aunque sin el grito inicial tan agudo sino adaptado  a Mark, que salió más que airoso del trance, por si alguien lo duda. Finalmente, ya para el final a modo de bises, vino lo mejor (si es que lo anterior no había sido sublime) con el genial “Metal Heart”, imprescindible y siempre especial, “Teutonic terror” (que obviamente se ha convertido en su clásico por excelente de esta nueva etapa… y que en directo es una apisonadora), y “Balls to the Wall”, uno de esos clásicos inmortales que en directo cobra otra dimensión (y más en estos tiempos en los que una letra así está más que de plena actualidad) con unos coros que debieron oírse por todo Madrid, emotivo, intenso y emocional al máximo.
Sudadísimos, muy contentos y casi llorando de la emoción, despedimos a la formación con coros, aplausos y muchos gritos de admiración por una banda que parece que no pasan los años por ellos y que de hecho cada día están mejor. Mis reverencias para los teutones y todo mi respeto y admiración para una banda única y que sigue basando sus actuaciones en el corazón (metal heart) y en los cojones (balls to the wall). Majestuosa y perfecta noche de heavy metal en directo, vaya.
 
Texto: Rocío Gómez y David Esquitino 
Fotos: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »