Crónica de ALTER BRIDGE, SHINEDOWN y THE RAVEN AGE en Madrid

ALTER BRIDGE volvieron a Madrid el pasado 7 de diciembre, en forma y muy profesionales, y muy bien acompañados por unos iluminados SHINEDOWN que volvieron a todos locos, junto con unos jóvenes THE RAVEN AGE. Os lo contamos.

ALTER BRIDGE + SHINEDOWN + THE RAVEN AGE – Palacio de Vistalegre, Madrid, sábado 7 de diciembre de 2019.

Foto: The Raven Age oficial

En el cartel había tres nombres, pero si preguntabas a cualquiera, eran dos los que más les llamaban la atención. No por desdén hacia los terceros, sino tal vez por conocerles algo menos, y es que, aunque han girado ya por aquí y tienen dos buenos discos, aún no han terminado de “estallar” dentro de nuestras fronteras, casi la mayor referencia que se tiene en general de ellos es quién es el papá del guitarrista… Nos referimos a THE RAVEN AGE, claro. El joven quinteto británico no lo tenía fácil para caldear un ambiente frío y aún a media entrada.

Y tampoco lo tuvieron fácil en cuanto a la logística: En un escenario reducido, bastante oscuro, y con un sonido mejorable, empezaron tan puntuales que hasta se adelantaron un par de minutos al horario previsto. Empezaron con ganas, tras una suave intro iniciaron la descarga de su metal melódico. Aún no estaba lleno el recinto, pero los que estaban sí se animaron a acompañar a los ingleses alzando puños y coreando. Ellos se mostraron simpáticos, con algún saludo en español, pero con su nuevo cantante Matt James saliendo del escenario casi en cada solo de guitarra, les faltó tal vez relacionarse un poco más con la gente. En general fue un buen concierto, algo corto, poco más de media hora presentando su último trabajo, “Conspiracy”, pero nos dejó con ganas de más.

Setlist de THE RAVEN AGE: Bloom Of The Poison Seed / Betrayal Of The Mind / Forgotten World / The Day The World Stood Still / Fleur De Lis / The Face That Launched A thousand Ships / Seventh Heaven / Angel In Disgrace

SHINEDOWN:

Con el segundo grupo cambió todo. Con la sala ya más llena, se escuchó una curiosa grabación como las de hace bastantes décadas, con una voz nasal lanzando consignas tipo “con todos ustedes… disfruten del show…”, y tras la explosión de luz (una luz atípica, muy lineal y moderna), la iluminación y sobre todo el sonido mejoraron bastante, y salió SHINEDOWN a divertir, dar caña, no dejar que nadie se quedara quieto (les resultó muy fácil). Los supuestos teloneros mostraron una actitud rabiosa y enérgica, propia de un cabeza de cartel. Con Barry Kerch aporreando brutalmente su batería de pie, Eric Bass repartiéndose entre el piano y su bajo, Zach Myers brillando con su guitarreo electrizante, y sobre todo Brent Smith convirtiéndose en el líder indiscutible.

Shinedown

Smith interactuó con el público como pocos frontmen lo hacen. Y no sólo porque llegara a mezclarse entre ellos, repartiera agua a las primeras filas, o lanzara camisetas de regalo a los fans distantes con una especie de escopeta. Su grito de “(…)Madrid, make some noise! (…)” nada más empezar con “Devil”; su petición a la gente de las gradas para que se pusieran de pie, para todo seguido gritar “Jump!” y conseguir que absolutamente TODOS los presentes saltaran en “Diamond Eyes”; su aparente preocupación porque todo el mundo esté bien, consiguiendo de ellos que hagan todo lo que él pide, ya sea convertir el recinto en un mar de brazos ondeantes al unísono en “Enemies”, o llenarlo de linternas para el emotivo “Get up”. ¡Tremendo!

Alternaron bien los temas de su último “Attention Attention” con sus himnos previos. Se mostraron agradecidos por la increíble (y merecida) acogida que estaban recibiendo, recordando sus visitas anteriores a nuestro país, y de nuevo recibieron una leal respuesta del público, ovación tras ovación y siempre con los brazos en alto, hasta en su versión del “Simple Man” de LYNYRD SKYNYRD. Todo su show, durante una hora que se hizo muy corta, fue una brillante combinación de luces futuristas rayando en la psicodelia, una energía sonora desbordante, y una complicidad entre artistas y fans inmejorable. Literalmente, necesitamos que vuelvan con su propio espectáculo propio y de larga duración.

Setlist de SHINEDOWN: Intro / Devil / Diamond Eyes / Enemies / Monsters / Get Up / Cut The Cord / Second Chance / Simple Man / Sound Of Madness / Brilliant

ALTER BRIDGE:

Y media hora después, siguiendo el horario previsto, les tocó el turno a los protagonistas de la noche. El concierto de ALTER BRIDGE comenzó con el despliegue de las pantallas, tanto las decorativas y efectivas pantallas del escenario, como con las miles de pantallas móviles que llenaron la pista para grabar el inicio del show. Ya en los dos primeros temas tras la intro, “Wouldn’t you rather” y “Isolation”, sin pausa entre ellas, el público enloqueció, era lo que habían venido a ver.

Alter Bridge

Su espectáculo de dos horas, durante las cuales tocaron tanto piezas del reciente “Walk The Sky” como sus temas imprescindibles anteriores, fue muy diferente del que habíamos visto justo antes: sobrio y elegante, tanto en luces como en melodías y puesta en escena; exquisito, bastante más “formal”, digamos. Myles Kennedy es un buen frontman, aunque tardase un poco en saludar a los madrileños, aunque no pegue saltos ni interactúe tanto con la gente como su antecesor esta noche. Pero todo ello no es menos efectivo, ni mucho menos… Se pone todo el foco en la música, que sonó enérgica, nítida, incluso emotiva, que también hizo saltar, corear y vibrar a la audiencia, y estuvo muy bien acompañada por esas pantallas del escenario, con imágenes cambiantes perfectas para respaldar a cada tema concreto.

Myles supo administrar su potente voz para llegar al final sonando muy bien, Mark Tremonti brilló con sus imponentes solos de guitarra, y Brian Marshall y Scott Philips fueron la base rítmica perfecta. Pero sin duda, el mayor protagonismo recayó en el cantante con su voz peculiar, en el guitarreo magistral… y en el propio público, que cantó prácticamente todo: “Native Son”, ”Rise Today”, “Cry of Achiles”, la gente las hizo suyas, y hasta mantuvo una especie de diálogo con la guitarra de Tremonti, el cual también tuvo su propia “voz cantante” en “Waters Rising”.

Ni siquiera el tema acústico “In Loving Memory”, solo con la guitarra solista y la voz principal, logró bajar la temperatura ni callar a los fans, que siguieron igual en el resto de canciones, sobre todo en “Open your eyes”, o en “Metalingus”, donde esta vez sí, Kennedy se salió de esa sobriedad previa para pedir a los presentes agacharse antes de pegar un gran salto, y todo el mundo respondió obediente y divertido. Y es que justo en esta recta final es cuando ALTER BRIDGE sacó toda la energía sobrante, dio buena caña con los bises “Goodspeed” y “Addicted to Pain”.

Foto: Alter Bridge Oficial

En total fue una buena noche en la que algunos nos quedamos un poco fríos con THE RAVEN AGE (aunque reconociendo su calidad y buen hacer), sentimos un tremendo subidón con SHINEDOWN, y revivimos momentos de calidad y madurez fiestera con ALTER BRIDGE. A los tres grupos nos gustaría verles de nuevo con sus propios shows, para comprobar que, al menos en dos de ellos, lo de esta noche era solo una pincelada de lo que pueden llegar a ofrecer. En alguno de esos casos, una sesión más larga podría ser brutal… Ojalá ocurra pronto.

Texto: Mar Fuertes 

Setlist de ALTER BRIDGE: One Life / Wouldn’t You Rather / Isolation / Come To Life / Pay No Mind / Ghosts Of Days Gone By / Broken Wings / Native Son / Rise Today / Dying Light / Cry Of Achiles / Waters Rising / In Loving Memory / Blackbird / Open Your Eyes / Metalingus… (Bises:) God Speed / Addicted To Pain

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »