Crítica del sublime primer trabajo, homónimo, de SVARTANATT

SVARTANATT: “Svartanatt” (The Sign Records)…

¡Tremendo el discazo que se han marcado estos jóvenes suecos de largas melenas y bigotes de época!… De vez en cuando pasa, que sale un disco «cualquiera» y te noquea… y éste es el caso.

Ya he comentado muchas veces que es impresionante esa nueva ola de bandas de heavy rock totalmente retro como VINTAGE CARAVAN, THE DAGGER o BLUES PILLS, por citar 3 de estilos variados, y cómo siguen surgiendo bandas excelentes, cuando está todo inventado, mirando cada vez más atrás como punto de inspiración.

Pues bien, con una base totalmente de ese hard rock setentero (y en ocasiones hasta sesentero) y/o de los primeros 80, tenemos aquí a otro nombre más, a otro grupo de los que te enamoras al instante y de los que tienes que escuchar sus discos en vinilo y mirar bien una y otra vez para ver que es una banda nueva y no una de tantas, tal vez desconocida, que han decidido reeditar su material inédito 30 o 40 años después. Suecos como decimos, de Estocolmo para más señas, y siendo este álbum homónimo su primer trabajo, lo que sorprende no es tanto el estilo, quizás hasta “trillado” en la actualidad (bendita característica “negativa” en este caso, eso sí) sino la calidad que atesoran, el rollo que transmiten, las melodías alucinantes que tienen en sus canciones y, resumiendo, la bandaza espectacular que son y el disco tan perfecto que se han sacado de la maga.

Svartanatt-BandSaliéndose además un poco de lo habitual de estas formaciones de hard rock clásico y retro, ellos añaden al sonido base un deje oscuro por un lado, un punto de psicodelia bien entendido por el otro, y sobre todo un guiño a las bandas más melódicas de la NWOBHM británicas como PRAYING MANTIS o DEMON que te dejan loco. Sí, podría ser cualquier banda perdida de los 70, la enésima “copia” de PURPLE y THIN LIZZY, u otro de los nombres desconocidos del heavy británico/escandinavo de principios de los 80 recuperados por cualquier causa de repente, pero no, son nuevos y ofrecen un punto extra que los pone directamente en la primera línea con sólo un disco.

Y no hacen sólos estratosféricos ni el cantante es insuperable ni el disco suena limpio y perfecto (ni lo buscan), pero tienen ese algo que marca la diferencia: el feeling. La base es rock setentero de toda la vida con esos guiños según el tema a todo lo que hemos dicho, pero enganchan al instante y eso no es tan fácil de conseguir. Luego le sumas un sonido retro maravilloso, jugando a la perfección con el hammond y el melotrón, unas melodías estratosféricas que se juntan con unos riffs heavyroqueros insuperables, y un cantante de los que, sin saber ni cómo ni porqué, enamora. El don y el talento, e incluso el carisma y la personalidad, lo tienes o no lo tienes, como se suele decir, y ellos lo han conseguido seguramente sin saber ni qué han hecho para ello.

Suecia, siempre Suecia, ¿y porqué?… Pues por mil cosas y por ninguna, que de repente resulta que la escena está saturadísima pero siguen saliendo grupos sublimes por doquier. Insisto en el argumento de antes, ¡bendita saturación!… y sobrexposición, en este caso, de una fórmula y estilo tan “trillado” como comentábamos… Ropa vintage, instrumentos y equipos de antaño, y a su vez artwork totalmente anacrónico pero a la vez deliciosamente atractivo, perfecto para los vinilos y las camisetas.

Svartanatt_press1_PhotBy_Vincent_WidegrenDesde el punto de rock más crudo de “Filled up with darkness”, “Nightman” o “Dreams”, al momento más acelerado de “Rocket” o “Times are changing”, sin olvidarnos de las melodías sublimes y cortes a medio tiempo de los que se graban en el corazón al instante como “Demon”, primer single, o “Secrets of the Earth”, y todo ello coronado con la majestuosidad y feeling máximo de la añeja “Thunderbirds whispering wind”, una auténtica joya de las que te dejan alucinado durante días, meses y años, su particular “I believe in you”, “Free bird” o “Stairway to heaven” (y no, no exagero, porque es tremebunda).

Maravillosos, 10 sobre 10 y un disco sublime como hacía años que no escuchaba. De esos trabajos que a la escucha de la primera canción te hace levantar una ceja, con la segunda estás flipando, con la tercera te preguntas alucinado de dónde ha salido esta gente (de los que nunca has oído ni hablar) y con la cuarta te has hecho fan irredento para toda la vida. ¡Guau!… ¿No decimos que no hay relevo?, ¿qué no sale nada nuevo interesante, que ya no se hace música como la de antes?… venga, ¡no digamos más tonterías!

SVARTANATT, desde ya una de mis bandas favoritas de ahora y siempre… Y por favor, que se mueran los feos, los tributos y las nuevas tendencias, que desaparezcan ya… y nos lleguen más píldoras de felicidad como ésta. Se llamen como se llamen, signifique lo que signifique su nombre en sueco o en suajili… ¡Viva el rock n´roll, el feeling y la música hecha por y para el corazón!

Texto: David Esquitino (david_esquitino@redhardnheavy)

12783572_983450888414723_7420936510612847907_oComponentes:

  • Jani Lehtinen – Cantante / guitarrista
  • Felix Gåsste – Guitarrista
  • Mattias Holmström – Bajista
  • Daniel Heaster – Batería
  • Martin Borgh – Teclista/órgano

 

a2744619399_10Tracklist:

  1. Filled up with darkness
  2. Times are changing
  3. Demon
  4. Nightman
  5. Thunderbirds whispering wind
  6. Dreams
  7. Rocket
  8. Dead mans alley
  9. Secrets of the earth
  10. Destination no end

 

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »