Crítica del nuevo disco de TREAT

Header TreatTREAT:  “Ghost of graceland” (Frontiers, 2016)…

Seis años después de «Coup de Grace», los veteranos TREAT vuelven a obsequiarnos con una nueva entrega discográfica. Un tiempo algo excesivo para los fans de los suecos, que ahora deberán juzgar si la espera ha merecido la pena. Sin querer adelantar demasiado, se podría decir que este Ghost of Graceland pretende continuar la línea de su predecesor, que tan buenas críticas recibió por parte de prensa y público.

Parece que TREAT se han apuntado a la costumbre actual de abrir los discos con el tema de corte más distinto, a la vez que lo convierten en el single de adelanto. Ya lo vimos, por ejemplo, con EUROPE y su “Last look at Eden” mismamente, que nos sirve como espejo del caso que nos ocupa. Y es que “Ghost of Graceland” es, como aquél, una canción pesada, potente, con un aire muy diferente al del resto del álbum… pero no por ello significa que sea mala. Todo lo contrario, en el cómputo general sale bastante bien parada, aunque también es cierto que, por su naturaleza, tiene difícil comparación con el resto del tracklist.

A partir de aquí entramos en una dinámica peligrosa: la de jugar con la propia trayectoria y las nuevas influencias, que a veces da buen resultado, pero otras puede resultar desastroso. De esta manera, Ghost of Graceland tiene un estilo inequívocamente TREAT, pero por momentos recuerda demasiado a otros grupos, como EUROPE o GOTTHARD… H.E.A.T. o RECKLESS LOVE, por citar los más evidentes.

De esta manera, a lo largo del disco se pueden destacar canciones buenísimas, como “Endangered” (sin lugar a dudas la más redonda y equilibrada), muy hard rockera, con un riff muy potente en el que el teclado acompaña muy bien a la guitarra, y que recuerda a los GOTTHARD del Lip Service o del Domino Effect. “Better the devil you know” (de estilo clásico, riff muy presente, pero con influencia de los EUROPE más modernos), “Alien Earthlings” (más pausada, más heavy en la composición –recordando por momentos incluso a DIO-, aunque flojea en un estribillo que resta fuerza al tema), o “Too late to die young”, la más TREAT de todas (aunque también con toques de los nuevos EUROPE), rápida, con estrofas algo oscuras, y un estribillo bien encajado y resolutivo… Todas ellas son buenos ejemplos de esto que digo.

 Otros cortes, sin llegar al nivel de los anteriores, también aportan mucho al contenido de este nuevo trabajo. Es el caso de “Don’t miss the misery” (en la que otra vez se deja sentir la influencia de los EUROPE más modernos, con riffs densos y pesados bajo una capa de melodía exquista), “House of Fire” (más heavy, con power chords muy marcados en las estrofas, y un fantástico y efectivo estribillo que culmina al grito de “Fire!”), o la propia “Ghost of Graceland”, comentada líneas más arriba.

En un siguiente nivel están los que dicen poco, como “Inferno” (en el que se adivinan de nuevo los GOTTHARD más hard rockeros durante las estrofas, y que promete mucho… hasta que llega un estribillo discotequero, propio de radiofórmula, que se carga todo el trabajo realizado), o “Everything to everyone” (insulsa, que trata de equilibrar su lado más clásico con el más moderno, y que otra vez muere por culpa de un estribillo facilón y edulcorado que no transmite nada). Ahí están, sin más…

treat-promoPor último están las canciones que, directamente, restan, ¿qué le vamos a hacer?. Aquí encontramos “Do your own stunts”, planteada -¡horror!- como segundo single, y que pese a contar con una buena orquestación, es tremendamente empalagosa (tanto que incluso el solo de guitarra resulta excesivamente simple, ocultando uno de los puntos fuertes de la banda), “Together alone” (la balada del disco, en la que Anders Wikstrom deja la guitarra –literalmente- para asumir las labores vocales); está en la línea más actual de la escuela rockera sueca, pero sin guitarra ni percusión, y con una orquestación floja. Su excesivo nivel de azúcar la termina convirtiendo en una melodía poco convincente).

No nos olvidamos de la espantosa “Nonstop madness” (que recuerda preocupantemente a los poperos que juegan a ser rockeros, y que termina siendo tan presumiblemente moderna como comercial, propia de radiofórmulas mainstream). Por compararlo con algo, podría acercarse a los peores temas de RECKLESS LOVE (esos en los que, en lugar de hacer hard rock como saben, se dedican a explorar sonidos y tendencias que huelan a dinero fácil). ¿Hay que decir más?…

¿Entonces qué? Pues la sensación que queda es que Ghost of Graceland es un buen disco de hard rock melódico y que gustará a los seguidores de TREAT, pero que se queda muy lejos de su etapa clásica, y que languidece al lado de su predecesor, Coup de Grace, que era fantastico. Evidentemente está dentro del estilo de los suecos, pero también recuerda excesivamente al de otros grupos, para lo bueno y para lo malo. Y curiosamente está lastrado por una de sus especialidades: los temas más melódicos, en los que esta vez se les ha ido la mano, y mucho en mi opinión, con el edulcorante industrial.

TRACKLIST:treatghostofgracelandcd

  1. Ghost Of Graceland
  2. I Don’t Miss The Misery
  3. Better The Devil You Know
  4. Do Your Own Stunts
  5. Endangered
  6. Inferno
  7. Alien Earthlings
  8. Nonstop Madness
  9. Too Late To Die Young
  10. House On Fire
  11. Together Alone
  12. Everything To Everyone 

Texto: Fernando Galicia 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »