Crítica del nuevo disco de MOONSPELL, «Extinct»

MOONSPELL: «Extinct» (Century Media)

A veces un envoltorio perfecto contiene un regalo que no le hace honor al papel que lo recubre. Esto, en el mundo discográfico viene a ser que una impactante portada puede dar paso a un disco mediocre, o malo a rabiar… Dicho esto, tengo que reconocer que los últimos trabajos de MOONSPELL me habían dejado algo frío. Más bien, no conseguí conectar bien con ellos y, cuando llegó su última obra a mis manos, sinceramente pensé: «vamos a ver si a los lusos se les ha pasado el arroz».

De repente, tenía delante la soberbia e impactante portada de una mujer, una especie de demonio, o diosa oscura, una Baphomette. «Empezamos bien pero no te dejes engañar…vamos a ver qué guarda este disco dentro»… Suenan  los primeros compases de la preciosa «Breathe» y en treinta segundos sé que tengo obra de arte a la vista. Me lo dice la intuición y muchos discos escuchados. Imposible que a semejante temazo le siga algo peor. Los discos de verdad incluyen etapas vitales de los artistas que los componen… y si las musas te están besando la nuca en el momento justo, el éxito está garantizado.

MOONSPELL dan rienda suelta de una manera magistral a todo un abanico de emociones y sonoridades doom con un toque de arreglos orquestales folk predominantes durante toda la primera parte del disco. Doom metal, sí. Algunos han defendido que los lusos hacen Black Metal sui generis. Quizás por temática e imagen, pero por sonoridad, ni se acercan, ni falta que hace. Los chicos de Brandoa, con Fernando Ribeiro al frente, rubrican un redondo de emociones puras, centrado en medios tiempos perfectamente compuestos que te llegan a la médula directamente desde la primera escucha.

Creo que se destacan dos partes diferenciadas: Los primeros temas, bastante eclécticos, variados y con unos arreglos orquestales de sonoridad arábiga muy frescos e interesantes; y una segunda, donde la banda baja la rabia y la velocidad para introducirse en paisajes aún más oscuros y solemnes. «Breathe» abre el disco con un lead del guitarrista Ricardo Amorim, muy activo en todo el trabajo. Oscuro, melódico, desesperado y emotivo, el estribillo es de lo mejor que ha compuesto la banda hasta la fecha. El tema es un crescendo de intensidad, que parte del verso tranquilo con la voz en grave de Ribeiro hacia el estribillo desbordado que comentamos. Todo ello ricamente adornado con líneas orquestales de sonoridades folk asiático que se hacen necesarias y amplifican y mejoran aún más el tema. Un diez.

El siguiente tema, «Extinct», tiene un corte épico absoluto atresillado y un carácter menos abierto que el anterior tema. Ribeiro continúa mezclando a su antojo voz rasgada y limpia a partes iguales, regalándonos una línea vocal hímnica, sobre todo en el estribillo, que recorre otro tema redondo, recurriendo los teclados, de nuevo, a las cuerdas para dar solemnidad. Atención también al impresionante solo de Amorim. Lo borda… y al impresionante vídeoclip que han grabado para este corte, que podemos ver al final.

Sin darnos cuenta, llegamos al tercer tema de los diez que componen este «Extinct». Si ya nos estaba convenciendo el disco, llega el corte que comienza a arrodillarnos. «Medusalem» es un tema a tempo vivo, directo, en el que la banda da el do de pecho en lo que arreglos y producción se refiere. El tema huele a single, ya veremos… Por la ciudad a la que hace mención, creo, la sonoridad arábiga desbordada está servida… y no se han cortado un pelo. Acercamientos sonoros que recuerdan a Oriente medio o Egipto marcan las texturas sonoras de este gran tema que, en cuanto a tempo y color, puede recordar a los últimos SENTENCED. Siguiendo este viaje de emociones oscuras, «Domina» desacelera la velocidad del trabajo, desenvolviéndose como un emotivo medio tiempo donde el batería Miguel Gaspar y el bajista Aires Pereira realizan un trabajo muy dinámico, más visible que en el resto de temas, donde realizan una labor elaborada y precisa, muy rítmica y con poco alarde, al servicio de las canciones.

«The last of us» continúa con la línea de ofrecer un tema perfectamente acabado, con sentimiento comercial, en el buen sentido de la palabra. Aunque pueda parecer extraño, la intención de línea vocal es absolutamente pop, ennegrecida un poco por el potente tono de Ribeiro. Composición redonda y aperturista, que se deja escuchar  Sin dificultad. Primer adelanto, obvio tal vez pero acertada elección a la vez… Y aquí empezamos lo que considero la segunda parte del disco, con temas más  puramente doom si cabe, y menos carga de orquestación folk, compuesta esta vez la cuerda con una mirada mucho más clásica.

«Malignia» nos devuelve a paisajes más deprimentes, sinfónicos y violentos. Se observa además un interesante trabajo del teclista Pedro Paixão en cuanto a la elaboración de texturas y paisajes sonoros y ambientes. Todo el tema recuerda a los PARADISE LOST de su etapa más melódica pre-«Requiem». Tema absolutamente oscuro y poderoso, que cualquier indicio aperturista queda sepultado bajo unos riffs de guitarra aplastantes.

Y, si pensábamos que esto iba a ser un disco de temazos al principio y rellenos al final, MOONSPELL nos quitan la idea con otra pieza acertada y contundente à la PARADISE LOST. «Funeral bloom» es de lo mejor del álbum. Dinámico, y haciendo que todas las piezas del puzzle compositivo encajen a la perfección, la banda nos deja otro single en potencia de la mano de un estribillo compuesto con maestría y un conjunto de arreglos y producción sin fisuras. «A dying breed» continúa exponiendo las ideas globales de esta parte del trabajo, en la que los guturales de Ribeiro hacen de contrapartida rabiosa a unas líneas de guitarra preciosistas y melancólicas.

maxresdefaultY pasamos a través de «The future is dark» para cerrar con la gran rareza de este extraordinario disco. «La Baphomette» es una bella y breve composición en clave de música de cabaret con una orquestación tipo Big Band, tan bien hecha que no desentona con el ambiente decadente del tema y queda perfecto como corte de cierre.

Este disco, por inspiración, ideas claras, temas redondos relatados con una producción escandalosamente perfecta y un nivel parecido en todos los temas que raya la excelencia, no se debe pasar por alto por parte de los amantes, no sólo del doom sino de la música en general. El resultado final del nuevo esfuerzo de la banda es un compendio de temas pegadizos y atrayentes… sexies incluso podríamos decir.

No debe ir muy desencaminado el que escribe cuando MOONSPELL han logrado ser recientemente el número uno en ventas en Portugal. En mi caso concreto, han logrado volver a llamar mi atención y prometo revisar su discografía reciente.

Lo dicho. Esta vez, el contenido hace honor a la magnífica portada… ¡y de qué manera!

Texto: Javier Paredes

Comments

3 thoughts on “Crítica del nuevo disco de MOONSPELL, «Extinct»”

  1. Fernando José says:

    Pues para mí la portada del disco y el disco en sí son perfectos, las letras de las canciones son preciosas como la chica de la portada, me la comía a bocaitos…para gustos los colores…

  2. Anderson Alvarez says:

    A mi parecer es de los mejores discos de Moonspell, muy sobrio. Una genialidad. No comparto la critica pero como dicen anterior mente «Para gustos colores». Saludos desde Colombia

  3. Pingback: Crónica de MOONSPELL y SEPTICFLESH en Madrid |
  4. Trackback: Crónica de MOONSPELL y SEPTICFLESH en Madrid |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »