Crítica del nuevo disco de KREATOR a punto de tocar en España

kreatorgodsofviolencecdKREATOR. “Gods of violence” (Nuclear Blast, 2017)…

Cinco años han tenido que esperar los fans de KREATOR (y del Thrash en general) para escuchar nuevo material de los teutones. Y cinco años han tenido para madurar mientras tanto, Phantom Antichrist (2012), cañonazo que asentó definitivamente la nueva etapa de la banda (comenzada con Violent Revolution (2001), y que tuvo continuación con los fabulosos Enemy of God (2005), Hordes of Chaos (2009), y el mencionado álbum), se hacía casi un clásico.

No es asunto baladí esto de madurar cada entrega de los alemanes, toda vez que con el tiempo se han convertido en un combo mucho más completo, presentando una evolución musical digna de elogio, sabiendo conservar la esencia más clásica del Thrash Metal europeo, e introduciendo los elementos técnicos y melódicos justos para ofrecer discos frescos, novedosos, pero que al mismo tiempo que les permita conservar intacta su propia idiosincrasia. Da igual si escuchas un disco de los ochenta, o uno de los dos mil: KREATOR suena a KREATOR, siempre. Y su etapa actual, más melódica, merece la pena saborearla, porque es de una calidad brutal.

Digo todo esto porque Gods of Violence es el sucesor natural de Phantom Antichrist (y por ende, de los tres álbumes anteriores), pero además han dado ese paso adelante que aporta un plus no sólo a su etapa actual sino a su carrera. Y es que Gods of violence es, directamente, un discazo, se mire por donde se mire, que mejora prácticamente todo lo que han hecho en los últimos quince años (no, un momento… ¡lo que han hecho en los últimos veintisiete!, si tenemos en cuenta el agujero experimental que hubo entre Coma of souls -1990- y Violent Revolution -2001-).

KreatorEl disco se abre con “Apocalypticon”, una intro épica destinada a ser la obertura no sólo de este nuevo trabajo sino también de sus directos. Sin embargo, es “World War Now” la que abre el fuego literalmente: un tema de ritmo trepidante, muy propio de los KREATOR más clásicos, pero que deja entrever en el estribillo esa dosis extra de melodía instrumental que ya es una realidad en su nuevo sonido. A estas alturas casi podemos afirmar que uno de los principales responsables de este giro es su guitarrista, Sami Yli-Sirniö, miembro de la banda precisamente desde Violent Revolution (2001), y que ha hecho de su guitarra una de las señas de identidad de los KREATOR del siglo XXI.

A continuación llega un trío demoledor, que concentra el núcleo principal del disco, integrado por sus tres primeros singles: “Satan is Real”, “Totalitarian Terror” y “Gods of Violence”. La primera es más pausada que “World War Now”, pero irradia una oscuridad tremenda, enraizada en la gravedad y obstinato armónico de las guitarras, así como en las escalas cromáticas descendentes de su estribillo acompañando ese “Satan is Real”, repetido a modo de mantra por Petrozza. “Totalitarian Terror” es el ejemplo perfecto de los actuales KREATOR: ritmo endiablado (tremendo trabajo de Ventor a la batería), estrofas que evocan a sus primeros discos, y un estribillo que, por el contrario, tiende más al death melódico actual que al thrash ochentero, con la melodía totalmente focalizada en la guitarra al tiempo que Mille descarga sus agresivas proclamas con su voz áspera (para que os hagáis una idea, podría perfectamente haberlo firmado ARCH ENEMY). Una intro completamente acústica pone algo de paz en los oídos… hasta que tres palabras rompen la tranquilidad. We-Shall-Kill. Recordadlo, porque nos hartaremos a gritarlo en los conciertos, seguro. ¡Seguro! Así de contundente empieza “Gods of Violence”, composición de corte muy clásico, que retoma la velocidad anterior en cuanto pasa aquel espejismo de algo más de cincuenta segundos.

“Army of Storms” es uno de los cortes más thrashers del disco, entendido en el sentido más puro de la palabra. Rápido, seco, con la batería marcando a golpe de caja cada uno de los tiempos del compás, que se vuelve más melódico en el estribillo y en el solo de guitarra (guitarras en realidad, doblándose). Extraordinario el manejo que hacen del silencio para enfatizar la potencia al final de la canción. “Hail to the Hordes” llama la atención por su riff, de carácter épico, que podríamos haber encontrado sin problema en el repertorio de RUNNING WILD… ¡De hecho, el tema entero es como si RUNNING WILD se hubieran convertido al thrash! Puede que os parezca extravagante esta afirmación, pero es inevitable acordarse de sus compatriotas al escucharlo. Como extra, Boris Peifer (IN EXTREMO) ha colaborado metiendo gaitas en momentos puntuales, aunque muy de fondo, sin llegar a distorsionar el sonido habitual de KREATOR. Dedicado a los fans de la banda, es otro de los pilares de este Gods of Violence.

noticiaDe nuevo calma y limpieza al comenzar “Lion with Eagle Wings”, dejando escuchar una pequeña melodía que evoca a una canción tradicional, pero que enseguida rompe con furia en derroteros totalmente thrashers. Otra vez es la guitarra la que canta en el estribillo, en lo que empieza a ser una característica clara de su estilo actual. “Fallen Brother” se sumerge en sonidos más heavies (entendido desde el punto de vista estilístico) para homenajear a los caídos del rock en los últimos años (que no han sido pocos). Un pequeño giro puntual con el que han acertado, al haber acompañado el cambio en la temática de la letra con un cambio en lo musical. Es el cuarto single de Gods of Violence y, al igual que los otros tres, cuenta con un vídeo, en el que aparecen Lemmy Kilmister, Phil Lynott, Ronnie James Dio, Cliff Burton, Jeff Hanneman, Peter Steele, Prince, David Bowie, Bon Scott, Leonard Cohen, Scott Columbus o Jon Lord. Como observación, hay que señalar la participación en el tema de Dagobert, compositor y vocalista suizo.

“Side by Side” vuelve a mirar hacia el pasado; hacia sus maneras primigenias. Composición dura, rápida y cortante, que gustará especialmente a los seguidores de Endless Pain, Pleasure to kill o Extreme Agression. Sin embargo, no termina de enganchar tanto como las anteriores. Es por ello la canción que menos me convence del álbum (alguna tenía que ser), aunque lo digo con la boca pequeña. Cierra el disco “Death becomes my life”, la más extensa de todas las canciones que lo conforman (con más de siete minutos de duración), y también la más heterogénea. Tendente al heavy metal clásico, con guitarras cabalgando a velocidad moderada mientras hacen líneas melódicas. Llaman la atención su comienzo, tranquilo y acústico, y su final, con más de dos minutos lentos y guitarras limpias bajo la letanía de Petrozza. Musicalmente interesante, aunque impropio de KREATOR, y tal vez desafortunado para terminar un disco de thrash tan potente. Es como si hubieran pretendido relajarnos tras la escucha.

Esqui PetrozzaLa producción, a cargo del sueco Jens Borgen, es fantástica, muy limpia y brillante, permitiendo escuchar cada detalle sin entradas bruscas ni estridentes. Es sin duda también responsable de que Gods of Violence se acerque más que sus discos anteriores al que podríamos denominar como sonido “Gotemburg”, propio de las bandas de death metal melódico procedentes de los países nórdicos, desde ARCH ENEMY hasta los actuales AMON AMARTH, pasando por otras como IN FLAMES o CHILDREN OF BODOM. La portada, de Jan Meininghaus, es una obra de arte, y refleja bien el aire decadente, surrealista e incluso apocalíptico que desprende el álbum.

En definitiva, Gods of Violence es un trabajo muy completo, que viene a asentar definitivamente el sonido actual de KREATOR. Es más melódico, cierto, pero al mismo tiempo mantiene un equilibrio bien estudiado con su primera etapa, a la que hacen más guiños que en discos como Enemy of God o Phantom Antichrist. Por este motivo gustará más a sus fans de toda la vida, pero también será capaz de enganchar a nuevas hordas de metaleros.

KREATOR están de vuelta, más en forma que nunca, y atención, porque tres décadas después están mostrando el porqué de su hegemonía como reyes indiscutibles del thrash europeo, e incluso poniendo las miras mucho más altas. Han sido cinco años, pero los han aprovechado para madurar bien la que es desde ya una pieza indispensable en su discografía. ¡Saluden! 

Texto: Fernando Galicia Poblet

Tracklist:

  1. ApocalypticonKF_Amorphis_PosterA1.eps
  2. World War Now
  3. Satan Is Real
  4. Totalitarian Terror
  5. Gods Of Violence
  6. Army Of Storms
  7. Hail To The Hordes
  8. Lion With Eagle Wings
  9. Fallen Brother
  10. Side By Side
  11. Death Becomes My Light

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »