Crítica de “Brotherhood of the Snake”, lo nuevo de TESTAMENT

TESTAMENT – “Brotherhood of the Snake” (Nuclear Blast)…

Los de San Francisco vuelven con toda la fuerza que se supone a su nombre y también con mucho más en este nuevo trabajo en estudio. Han pasado más de 20 años desde “Low”, el disco en el que el grupo decidió embrutecerse a tope. Generalizando, no han dejado de ser más y más duros hasta llegar a la actualidad, sin embargo en los dos trabajos anteriores había ido apareciendo algo de melodía, una tendencia que cristaliza en este “Brotherhood of the Snake” y que lo convierte en un auténtico disco de la vieja escuela. Sí, que una banda clásica diga que ha vuelto a sus raíces es ya un cliché, como “mi último disco es el mejor”, pero esta vez las canciones hablan por sí solas y su regusto añejo es palpable. De hecho, les vimos hace nada en gira junto a AMON AMARTH en nuestro país, y la mismo impresión del disco en estudio se traslada también al directo: TESTAMENT “renacidos” y recuperados para la causa en los últimos años, ¡bien!

Desgranemos los temTestament_5as, empezando por el que da título al LP… La fuerza de la música y de la portada se dan la mano mientras la letra habla del concepto de la relación entre la vida alienígena, la religión y el dominio de las élites. TESTAMENT siempre han dado un plus en los textos, y “Brotherhood of the Snake” no es una excepción. A la velocidad inherente al Thrash se añaden partes muy contundentes al estilo de las que PANTERA hacían cuando todavía gustaban a todo el público del Heavy Metal sin excepción.

Otra cosa buena de “The Brotherhood of the Snake” es que no se deshincha mientras avanzan las pistas. TESTAMENT se han tomado tres años para componerlo, compaginando el trabajo de local y estudio con una actividad incesante en directo, pero el resultado ha merecido la pena. Y si ya “Dark roots of Earth” era un trabajo 100% clásico, seguimos en la misma buena senda, calidad alta mediante, con este nuevo trabajo de la veterana banda norteamericana. Seguimos…

¿He dicho ya que el disco es completamente Old School? Claro que sí, y uno de los temas más clásicos es “The Pale King” (primer single y del que vemos el vídeo aquí). Un heredero directo de los temas de “The Ritual” de 1992, el disco más accesible del grupo y con las líneas vocales más cuidadas. “The Pale King” está igual de pulido, pero sin perder un ápice de agresión y coronado con una letra sobre brujería inspirada en Lovecraft (supongo) como no escuchábamos desde “Alone in the Dark” en el debut… ¿El mejor corte del disco? Uno de ellos sin duda…

Después, “Strontestament-4ec1483985e7eghold” es un corte algo más convencional, pero no por ello menor. Ahondando en el concepto de sociedades secretas, ocultismo y en torno a las serpientes, es directo y contundente y aporta otra ración de solos brillantes, en este caso por parte de Alex Skolnick (ex SAVATAGE entre otros, y guitarrista clásico de TESTAMENT junto a Eric Peterson… ambos principales compositores del grupo, por cierto)… Hay una pega en este LP, eso sí, de la que “Stronghold” es un buen exponente, y son las baterías. Me explico…

En este disco de TESTAMENT se encarga de ellas Gene Hoglan (DARK ANGEL, DEATH, y docenas más…) y suenan muy bien, pero son tan mecánicas que me dan que pensar en cuanto a la magia de estudio que puedan tener detrás. Ojo que todo lo que hay en el disco me parece que está perfectamente al alcance de Gene Hoglan, al menos por lo que le he visto hacer en directo. Además, es un batería que, especialmente tras pasar por FEAR FACTORY, se mostró completamente en contra a lo que no fuera un batería humano, pero el sonido es tan uniforme que hace sospechar, si bien mantendremos la sombra de la duda.

Volviendo a las canciones, en la siguiente pista tenemos “Seven Seals” y su estribillo, los cambios de ritmo, los riffs complejos, los fillers de batería, los solos… A TESTAMENT, y sobre todo a Eric Peterson, que es quien aporta la parte del león en la composición, les ha visitado la musa. En “Dark Roots of Earth” o en “The Formation of Damnation” había temas sueltos en los que dieron en el clavo como “Rise Up” o “More than Meets the Eye” y aunaron dureza con comercialidad bien entendida, pero no era la tónica general el disco, como sí es en este último trabajo.Testament_10

Me asombra también la variedad en “Brotherhood of the Snake”. Entiendo que una banda con el estatus de TESTAMENT puede sentirse tentada de hacer un disco a piñón dentro de los parámetros más básicos del Thrash, pero Chuck Billy y los demás han optado por coger el camino difícil y se han sacado de la manga cosas como “Born in a Rut” que aproximan a TESTAMENT a sonidos actuales, pero sin perder la esencia. Viejos fans no os asustéis, que este tema os va a gustar tanto como a mí, que no dejo de ser uno de vosotros.

Está muy bien cuando los experimentos musicales tienen resultados satisfactorios, pero después de una canción de ese palo apetece que Chuck Billy nos aplaste sacando sus registros más agresivos como en “Centuries of Suffering”, y si encima tenemos a Eric Peterson y a Alex Skolnick luciéndose cada uno con un solo, ¡mejor que mejor!  Qué las guitarras sean excelentes es marca de la casa en TESTAMENT, pero sobre una base tan sólida como la de Hoglan y Digiorgio es que brillan todavía más.

Con esto llegamos a otro de mis temas favoritos del disco: “Neptune’s Spear” con unas melodías de guitarra soportando el peso de la canción conjugadas con una serie de solos que van in crescendo en cuanto a velocidad y complejidad destacando por encima de la estrofa o de los coros en cuanto a elemento reconocible de la canción. Ésta es una jugada que TESTAMENT ha repetido a lo largo de los años, pero hacía tiempo que no lo hacían con tanto acierto, quizá desde la balada “Return to serenity” en la que son más recordados los armónicos de la guitarra de Alex Skolnick que cualquier otro elemento del tema.

Musicalmente hablando es otro 10, pero “Black Jack” baja la media del disco en cuanto a las letras, y no porque sea mala sino porque utilizar el juego en general, y el póker en particular está tan vista (“Ace of Spades” de MOTORHEAD, “Snake Eyes” de AXEL RUDI PELL y podríamos seguir hasta mañana) que empobrece el corte, y además entra muy por los pelos en la temática general del LP.

Mucha más miga tiene “Canna Bussiness” y la hipocresía de la legalización del Cannabis para fines médicos en EE.UU. Mucho me temo que la idea viene de la época en la que Chuck Billy tuvo cáncer de garganta y está muy bien desarrollada en el tema con un guiño al pasado del grupo parafraseando el título del LP “The New Order” (Un nuevo orden) y convirtiéndolo en “Stoned world order” en la letra (Orden mundial fumado). ¿Y la música? Pues Thrash de toda la vida, ¡cómo no!… Cierra el disco “The Number Game” con una versatilidad de Chuck Billy a las voces de primer orden, una constante que también se repite en el disco y que sin duda es otra de las piedras angulares para que este “Brotherhood of the Snake” destile Thrash de toda la vida por cada uno de sus poros.

No os voy a engañar, no esperaba tanto de TESTAMENT a estas alturas, y su política de incluir tantos temas actuales en sus giras estaba empezando a hartarme, sin embargo si los nuevos son del calibre de los de este disco, bienvenidos sean.

Texto: Pablo Mayoral (pablo@redhardnheavy.com)

Set list del disco: 

  1. Brotherhood Of The Snake 4:14
  2. The Pale King 4:51
  3. Stronghold 4:00
  4. Seven Seals 5:39
  5. Born In A Rut 4:59
  6. Centuries Of Suffering 3:34
  7. Neptune’s Spear 5:26
  8. Black Jack 4:22
  9. Canna Business 3:52
  10. The Number Game 4:38

 

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »