Completa disección del segundo trabajo de SALDUIE… ¡atentos!

CD: SALDUIE “Belos” (Autoeditado)…

Segundo disco de los aragoneses SALDUIE, nombre no elegido al azar para los no iniciados, pues lo toman prestado de la ciudad sedetana, situada más o menos en la zona de la actual Zaragoza en tiempos pre-romanos, siendo el nombre de este segundo trabajo de estudio el de sus vecinos, la tribu de los Belos.

Esta crítica llega un poco tarde, pero teniendo en cuenta donde vivo (Finlandia) y que no siempre me entero de lo que sucede por la patria, espero que sea de entender, mas después de la escrita para el primer disco prometí seguirlos de cerca, y lo prometido es deuda. Tenía algunas dudas de acerca de la dirección que tomaría la banda, si la del folk festivo de taberna o el del serio y algo más respetado dedicado a las raíces históricas y folclóricas propias de cada lugar… y me alegra mucho ver que han optado por lo segundo, ¡y de qué manera, señores!

Voy a destacar la calidad de la producción de este álbum, a la altura de cualquier trabajo europeo, algo que me llena de satisfacción, y es que va siendo hora de que en Iberia las cosas empiecen a hacerse como los dioses mandan, que tontos no somos cuando queremos. No todo va a resumirse a la picaresca del Lazarillo de Tormes cuando se trata de la inteligencia y capacidad local.

Como he mencionado, me ha gustado la dirección que ha tomado la banda, dejando de lado (casi del todo) los ritmos facilones de taberna y embruteciendo su sonido, acercándose más al estilo de otras bandas europeas de Folk metal más cercanas al death metal en su base que al heavy metal tradicional, aunque sin dejar de lado ese punto que los hace diferentes al resto al contar con dos voces tan diferenciadas como la de Diego (gutural) y Nehemías (voz clara), aunque este último parece haber abandonado la banda tras la grabación del disco, siendo sustituido por Diego Royo (EVERNIGHT, ETERNITY). Sabía decisión realizada con un gusto sublime… pero vamos al tajo.

He de decir que este CD me ha encantado, sin tapujos, es probablemente el disco que más veces he escuchado desde una primera escucha y pensando en una posible crítica, “Belos” se ha convertido en un indispensable en mi coche y en mi lista de gimnasio. Es decir un trabajo que me entretiene y cambia el ánimo para bien a partes iguales, motivándome como hace mucho tiempo un disco de metal en general no hacía, de hecho en los últimos meses se ha convertido en compañero inseparable durante mis largas sesiones de recuperación tras una muy mala lesión durante la práctica de mi deporte (Rugby) hace ya más de 20 meses, y que durante mucho tiempo me ha hecho pensar en la retirada ante la imposibilidad de moverme sin dolor, pero por lo que sea y con la ayuda del buen rollo que este redondo me ha infundido, he decidido seguir intentándolo, si Carus no se rindió, yo tampoco.

En lo musical, es la épica intro “Pax sempronia” la que rompe la calma para dar comienzo a una intensiva clase de historia, comenzando con “Carus de Sekaiza”, líder de los Belos y sus aliados Arevácos, quienes se alzarían en armas contra Roma dando inicio a las guerras celtíberas, durante las cuales tendría lugar el legendario sitio de Numancia y la tan mentada “resistencia numantina”, dejando al Álamo a la altura del betún (lo cual no es muy difícil que digamos…). Carus caería en una emboscada, pero no sin antes llevarse por delante la vida de 6000 romanos y derrotando de forma estrepitosa al ejercito de 30.000 hombres de Quinto Fulvio Nobilior. En lo musical lo ya citado: enseguida se percibe ese cambio, aún siendo un tema en el que Nehemías lleva la voz cantante (nunca mejor dicho), la base rítmica tiene un toque más agresivo que lo visto en general en “Imbolc”, amén de un mayor protagonismo de los instrumentos tradicionales, así como de la voz de Diego, tornándose el sonido del grupo más oscuro y duro durante sus partes.

“Hospitium” o la tradición celtíbera (aunque si preguntas a un inglés dirá que es griega o cualquier cosa con tal de no admitir nada a favor de Hispania…) por la cual un extranjero o persona ajena a la tribu podía pedir ser acogidos por los locales, obteniendo su anfitrión prestigio y buen nombre por ello, siendo junto el “Devotio” (ya tratado en su anterior disco) y la clientela los tres pilares sociales principales de la tradición celtíbera y arma arrojadiza utilizada por los romanos para la conquista de la península. Podría considerarse la “canción cervecera” del disco, aunque realizada desde un punto de vista mucho más serio que lo anteriormente realizado por la banda en caso similar como el de “A brindar”. Más criterio y calidad se mire por donde se mire, contando para la ocasión con la colaboración de Chaime Magallón, cantante y dulzainero de los también aragoneses LURTE.

Las “Bestias númidas” fueron los elefantes que el rey del pasajero reino de Numidia, Masinisa, regaló a Roma para ayudar a Escipión el Africano durante el sitio de Numancia y, aunque inicialmente sembraron el caos en las filas celtíberas, al herir a uno de ellos bajo las murallas de la ciudad, éste arremetió contra los suyos, provocando un efecto en cadena por el cual el resto de animales cargarían contra los propios romanos. En lo musical se trata con diferencia del tema más agresivo hasta el momento, de claras raíces death metaleras (death melódico) desde un inicio, con profusión de sonido gaitero y protagonismo para la voz de Diego, siendo aquí de forma más evidente ese cambio ya citado, y personalmente, se ha convertido en una de mis favoritas precisamente por ello, contando con la colaboración a las voces del ahora miembro de la banda Diego Royo y Jose Broseta de OPERA MAGNA, de ahí los cambios perceptibles en las voces claras.

Tras el interludio instrumental de exquisito corte que supone “El aullido de Vaelico”, dedicado al dios Lobo de los Vetones, nos sorprenden con un corte a medio camino entre la agresividad del extremo y metal clásico, pero con protagonismo absoluto para la voz gutural/rasgada del otro Diego, siendo la flauta la que suena por encima de la gaita de David en esta ocasión. Por cierto, muy lograda la producción de la batería, de primer nivel… Se me olvida, el citado tema responde al nombre de “Bosnerau”, también conocido por la zona del valle del Broto como “Bonjarau” o “Basajarau”, esta última palabra claramente derivada del mismo ser mitológico en la cultura vasca, el “Basajaun” o traducido, “Hombre o señor del bosque”, todo ellos un gigante amable protector de los pastores y sus rebaños.

Las “Matres” era la triple deidad femenina de los antiguos celtas, el equivalente a las nornas vikingas y nombre del siguiente corte, con protagonismo casi absoluto para la voz de Diego durante los dos primeros tercios del mismo durante los cuales pasa por una pieza puramente básicamente acústica, pasando por un pasaje metalero más oscuro que nos devuelve poco después al sonido original. Quizá el corte más flojo del álbum si lo miramos desde el punto de vista del directo, aunque para gustos los colores.

Belenus era un dios celta que respondía a tal nombre principalmente en el norte de Italia, la Galia mediterránea y ¡cómo no!, en las tierras ocupadas por los antiguos astures, aunque creo recordar que los galeses también lo adoraban bajo el mismo nombre, siendo su festividad celebrada el 1 de mayo, fiesta grande también aquí en Finlandia bajo el nombre de “Vappu”, “Volbriöö” en la vecina Estonia, “Valborg” en Suecia y, quizá su nombre más reconocido, “Walpurgisnacht”, en Alemania y los Países Bajos. En cualquier caso, la fiesta de la primavera y excusa para pillarse una cogorza apoteósica, y como me gustan las tradiciones, habrá que ser uno con los locales, comenzaré con una pequeña hoguera y un par de cervezas y que el espíritu de Mannerheim me asista…

Musicalmente, que supongo es lo que interesa, “Los fuegos de Belenus” nos devuelve el habitual duelo de voces entre Nehemías y Diego, y por lo tanto las diferentes vertientes metaleras que implican ambas voces, teniendo más protagonismo en este corte la flauta de David que las tan amenas gaitas, incluso es las partes más agresivas donde la voz de Diego es la protagonista. Quizá sea en este corte donde es más evidente las diferencias entre las guitarras en los momentos de voz clara o gutural, donde más evidente es esa evolución que ya he mencionado varias veces con anterioridad y, a mí parecer, evolución para bien.

“Tvrma salvitana” nos trae a unos SALDUIE más agresivos, con unos riffs de guitarra claramente más acelerados y propios de sonidos más pesados, destacando a mi parecer un potente estribillo a dos voces y gaitas de fondo que tiene un “no sé qué que qué se yo” muy motivacional, y es muy posible que se convierta en mi canción pre-partido, con eso digo todo. A modo de explicación, la Turma salluitana fue un escuadrón de caballería no legionaria formada por jinetes del medio Ebro (Roma era totalmente deficitaria en caballería, como descubrirían más tarde durante las guerra cántabras), reclutados por el cónsul Pompeyo Estrabon para luchar la guerra social contra los sublevados de Ascoli (Italia), siendo tal la bravura demostrada por los jinetes celtíberos en combate que se les concedería la ciudadanía romana, sentando las bases para las clientelas romanas en la zona del Ebro (Clientela, Devotio, Hospitium…). Gracias al bronce de (una placa) Ascoli se sabe sobre estas hazañas y los nombres de la mayoría de jinetes, sabiéndose a su vez por otra parte que la escuadra estaba forma solamente por íberos y vascones, ni un solo celtíbero entre los nombres/localidades reconocibles.

Para honrar al dios panhispánico Netón, dios de la guerra y el rayo, los chicos de SALDUIE se han marchado a los montes de Huesca para grabar un muy bien realizado videoclip, primero de la banda, y uno de los mejores temas del álbum sin lugar a duda. Comienza con un agudo alarido por parte de Nehemías con un sonido bastante tradicional, si hablamos de heavy/power metal. La instrumentación de fondo es excelente, pero la sorpresa llega una vez sobrepasamos el ecuador del mismo: las guitarras se tornan pesadas, los instrumentos tradicionales desaparecen y SALDUIE de repente se transforman en unos RUNEMAGICK celtíberos, un cambio que realmente me pilló con la guardia baja la primera vez pero realmente me gustó por su originalidad, volviendo posteriormente al sonido más habitual de la banda.

La historia de Atland u “O Biello” está llena de contradicciones, versiones y/o creencias, pero en resumen el encantador de las cumbres poseía un palacio en la cumbre del monte perdido y sólo aquellos con el don de la segunda vista lo han podido contemplar, solo alcanzable a lomos de una montura alada. Moriría a manos de Aneto (Netón) tras los dioses apiadarse de su sufrimiento, aunque no tengo muy claro a este personaje de la mitología celtíbera… Musicalmente es la elegida para cerrar este excelente trabajo de brillante manufactura, el tema más extenso y ambicioso de estos sedetanos, un corte muy melódico, con profusión de arreglos y gran protagonismo para instrumentos más tradicionales como flautas, violines etc. No soy muy fan de canciones que pasen por mucho de los cinco minutos, pero la verdad es que en esta ocasión no se me han hecho pesados sus casi ocho minutos para nada, posiblemente gracias a su variedad de ritmos, instrumentos, voces etc. Perfecto broche de oro para un álbum que se merece ser de platino.

Realmente, y lo digo sin cortarme un pelo, estamos ante uno de los mejores discos que se han hecho en este país si hablamos de metal. Sólo espero que no sea flor de un día y sepan evolucionar con coherencia. Solo un par de peros o consejos: no me gustaría escucharlos repetirse demasiado en su temática, que ya han compuesto en cierto modo tres temas relacionados con el sitio de Numancia en solo dos discos. Nuestra historia y mitología da para mucho, y sólo en temas de romanos las guerras cántabras dan para un par de discos, Viriato y sus correrías etc… por dar ideas y tal…

En lo musical me gustan todas sus canciones en mayor o menor medida, pero sí es cierto que cuesta diferenciarlos un poco entre sí. Quizá algo más de protagonismo para las guitarras, con unos riffs fácilmente reconocibles ayudaría a dotarlos de más personalidad en un futuro… Pero bueno, no soy yo quien les diga cómo hacer su trabajo, solo espero que sean capaces de seguir sorprendiéndome disco tras disco, y con eso soy y seré más que feliz.

Aquí tienen ya sin duda un fan acérrimo, aunque sea en el culo de Europa. ¡Enhorabuena!

Texto: Ángel Ruiz

Tracklist:

  1. Pax sempronia
  2. Carus de Sekaiza
  3. Hospitium
  4. Bestias númidas
  5. El aullido de Vaelico
  6. Bosnerau
  7. Matres
  8. Los fuegos de Belenus
  9. Tvrma Salvitana
  10. Netón
  11. Atland

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »