CELTAS CORTOS – Gira electroacústica de dispar contenido, en Madrid

La banda pucelana, tras el obligado parón por la pandemia, vuelve a la carretera con una gira electro-acústica, donde rescatan bastantes temas olvidados y cuasi “enterrados” en lo más profundo de su prolífica discografía.

CELTAS CORTOS – Warner Music Station, Príncipe Pío, Jueves 24 de Junio (Madrid)

Asistimos a su presentación en Madrid, en el nuevo Teatro Warner de la antigua Estación del Norte (en la estación de Príncipe Pío en Madrid), un espacio muy bien acondicionado y que promete grandes satisfacciones en el futuro cercano. Precedidos los pucelanos por dos monologuistas femeninas, picantes y descaradas, que ejercieron de animadas teloneras, Jesús Cifuentes y compañía volvieron a lucir palmito en una gira que seguro no pasará a la historia pero que al menos sirve para ponerse en forma, musicalmente hablando, tras año y medio muy duro, de parón obligado por la maldita pandemia.

Celtas

“En estos días inciertos…” venimos a ofrecer “Energía positiva”, espetaron al comienzo del show, insistiendo mucho el contramaestre de CELTAS CORTOS que ellos viven a su bola y en el “pleistoceno”… lo que tiene innumerables ventajas. A fin de cuentas, cuando arrancaron su carrera musical, allá por mediados de los años ochenta, no se vivía nada mal (sobre todo a nivel artístico) pues transitábamos por un periodo de enorme creatividad: los añorados tiempos de la MOVIDA y la MARCHA ROCKERA, (no se nos olvide) que iba en paralelo, aunque un poco más eclipsada la segunda por los medios oficiales. Pese a no contar con apenas autovías, ni telefonía móvil, ni smartphones, ni aplicaciones de última generación, y cuando las redes sociales eran nuestro grupo de amigos cercanos… Bien felices que fuimos, con aquellos aquelarres musicales a precios increíblemente baratos. Ni falta que hacía tanta tecnología (y tanta majadería gratuita asociada a la vanidad y deseos de exhibirse de los tontos de turno…)

Estos modernos dispositivos hilvanaron un discurso ciertamente nostálgico por parte de Jesús Cifuentes. Una cosa nos quedó bastante clara: que ellos son muy hippies y que viven a su bola, y como los viejos estoicos no necesitan bienes superfluos ni alharacas para disfrutar de la existencia. Tras el plausible arranque con “En estos días inciertos” y un par de rolas más que sirvieron de calentamiento y como bálsamo para restañar heridas: “Tu eres el mejor” y “Hay que volver”, ambos temas dejaron muy buen sabor de boca, antes de incidir nuevamente en el discurso social a quemarropa de la mano de “El emigrante” y homenajear, de algún modo, a todas esas personas que pierden su vida en el mar, en el sueño de una vida digna y mejor. O que sufren las horripilantes condiciones de trabajo y la explotación criminal de un sistema canallesco, una vez superadas las dificultades y vicisitudes en el Estrecho. Se trataba en esos instantes de recordar quiénes fuimos y quiénes queremos ser.

Celtas

Muy bien arropado por Goyo Yenes al saxo y flautas, y Alberto García al violín, más la participación de Chuchi Marcos al bajo, Diego Martín a la batería, Antón Dávila a la gaita y José Sendino como segundo guitarra, Jesús Cifuentes se mostró radiante y estelar en su discurso, pero siempre con un poso de escepticismo y amargura implícita en sus reflexiones, si bien, tratando siempre de ver la luz al final del túnel y proyectar el lado positivo de las cosas. Muy contento se mostró con la marcha del infame Donald Trump, al que dedicó alguna tonada como “Adiós Presidente”. En el ecuador, sonaron las magníficas “Retales de una vida” y “Haz turismo”, recordando sus primeros tiempos, y otras canciones no tan conocidas como “El blues del Pescador”, “Tres amigos”, “Cada día“ o “Silencio” algunas en estricto formato acústico, antes de lanzarse a tumba abierta por el “Skaparate nacional” y destripar nuestros vicios colectivos, con mucho ritmo y alegría (irónica) por doquier…

En el último tramo del show asomaron las estupendas “Suelto el lastre”, y “La senda del tiempo”, imprescindible, más un sorpresivo “Ska del paro” con el que se despacharon a gusto. Justo antes de poner el broche final con las sempiternas “¿Qué voy a hacer yo?” (de nuevo asoma la incertidumbre ante el futuro oscuro que nos espera a la vuelta de la esquina) y “20 de Abril”, un himno que no puede faltar en sus celebraciones y que es clásico por excelencia de unos CELTAS CORTOS que vuelven por sus fueros por derecho propio.

Anunciaron, por último, que pronto alumbrarán una nueva criatura, con la que prolongar su exitosa y longeva trayectoria musical, una carrera a la que solo podemos calificar de: CHAPEAU!!… Bravo por ellos una vez más.

Texto y fotos: Fran Llorente

Vemos la galería completa de fotos del concierto en este enlace.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »