CASKARRABIAS de nuevo triunfando en Vallekas

Hace unos días nos acercamos al Hebe, bar / garito / sala de barrio a ver a una de nuestras bandas de barrio favoritas, los vallekanos CASKARRABIAS. Como siempre, lo disfrutamos y nos emocionamos con ellos, como te cuenta Esquitino en la crónica:

CASKARRABIAS + DURO: Viernes 16 de marzo de 2018 (pub Hebe, Vallekas, Madrid)

CASKARRABIAS

Pocas bandas más honestas, especiales y mágicas existen en este podrido y sucio mundo del rock n´roll que CASKARRABIAS. Vallekanos hasta la médula y tan maltratados (a veces) / ignorados por la industria como queridos por su gente. Algunos dicen que hay bandas de “segunda fila”, ¡mentira!, hay grupos de culto o músicos especiales que sólo unos pocos saben cómo hacer que te lleguen al corazón.

Los hermanos Lago como punta de lanza, con el empuje de Juanjo a la batería desde hace tantos años como la chispa que le aporta a la banda el violín de Maite en momentos puntuales. Verdad, actitud, ilusión intacta y sonrisas desde encima del escenario que se transmiten a los que cantan y bailan debajo. Rock n´roll, amigos, que ya sabéis aquello que cantaban aquellos de que es sólo una canción y me siento mejor.

En su querido Hebe, bar de barrio para una banda de barrio y una noche de rock, cervezas, buena compañía y canciones especiales, como todas las que tienen y nos ofrecen siempre CASKARRABIAS en directo… tanto en eléctrico, como esta noche, como en acústico otras veces. Esta vez no hacía falta excusa para el concierto… y eso que tocando un “competidor” fuerte como REINCIDENTES el mismo día en Madrid podríamos pensar que las canciones costumbristas de vencedores/perdedores de Kake y compañía sufrirían indiferencia en una agradable noche de marzo, pero no fue así, que un concierto de los CASKA es ley y los fieles no les fallamos.

DURO:

DURO

Antes de ellos, y desde las 21:45 aproximadamente, era el trío cántabro DURO los que abrían la noche. La verdad es que no les conocía personalmente pero nos dejaron buena impresión a todos con su rock a secas, de influencia stoner / sureña y mucha potencia en sonido, base rítmica e incluso presencia escénica.

Tres tipos totalmente distintos sobre el escenario pero aunando música, canciones y buen hacer musical, dejándonos pinceladas de rock poderoso con temas como “Vagabundo” o “Necesidad” y “Arrepentido” para cerrar tres cuartos de hora que nos dejaron calentitos y con buena marcha en el cuerpo para afrontar lo que venía a continuación.

CASKARRABIAS:

Ellos, el Hebe y sus canciones son uno, la sencillez y el rollo que tienen, con esa imagen de tipos duros, gafas de sol en ristre, coletas en lo alto de la cabeza y mirada de perdonavidas barriobajeros, para inmediatamente desmontarte de la mano de su canciones tan especiales como “El viejo y el mar”, “Lucifer”, Aldente”, “Me da igual” y compañía. Me encanta el punto de Maite aportando una chispa especial a algunas de sus canciones con el violín, pero declaro fan irredento del trio potente (a lo LEÑO, cierto) y los roqueros que nos mandan al infierno o al cielo, según el momento, con puntales irredentos como “Sirena del Boulevard”, ¡que nunca falte!

Luchadores incansables, artesanos del rock n´roll,

Luchadores incansables, artesanos del rock n´roll, herederos de BURNING, ROSENDO, los primeros BOIKOT y creadores en el fondo de un estilo propio que muchos tratan de imitar pero que nadie sabe hacer tan bien como CASKARRABIAS. Rock para unos pocos, puede ser, pero a veces no necesitamos a nadie más para saber que en tu reducto eres especial, que en tu barrio eres noble, querido y respetado. Aquí en “Madrid”, allí en el “Bulebar” o tomándonos la vida “Trago a trago”.

Y en éstas llegaba casi el final, que los horarios cortan como cuchillas incluso en el Hebe, ¡tiene cojones! En una “Espiral de piel y pimienta” rematábamos pensando que esta noche se nos quedó algo en el tintero por los malditos horarios de las salas madrileñas que nos cercenan hasta el rock n´roll sonando en lo más alto. Reconozco que me convertí en un Sr. Caskarrabias por un momento aunque preferí rematar la noche buscando el bullicio de la ciudad en una pequeña huida que enfurruñarme por lo que se nos quedó en un concierto excelente pero bastante corto.

No importa, que son CASKARRABIAS y, como pasa con los mejores, cada trago de bourbon vallekano tiene incalculable valor y reconforta durante meses. Y cuando las pilas se agotan y en algún momento te acosa la bajona o la vida te aplasta más de la cuenta, no hay más que volver a mirar la agenda y esperar la siguiente cita con las hadas y los hados de CASKARRABIAS para saber que después del próximo concierto suyo, cuando sea, la vida volverá a ser mejor, al menos durante ese ratito.

Texto y fotos: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »