ANATHEMA y ALCEST aportando ambiente etéreo en Madrid

ANATHEMA + ALCEST: Sala La Riviera (Madrid, 12-10-2017)…

La del 12 de octubre era cita casi obligada para un servidor, ya que nunca he ocultado que ANATHEMA, en sus distintas encarnaciones musicales, siempre han sido banda indispensable en mi reproductor.

La noche con ALCEST como invitados me sirvió para comprobar si, al menos en directo, puedo hacer las paces con los ingleses, ya que sus últimos trabajos, sobre todo este último “The Optimist” que los trae de gira, más que frío me ha dejado helado. Debe ser problema mío, y para gustos se hicieron los colores, ya que los británicos son disco progresivo del año en muchas publicaciones y, además, su base de fans no hace más que aumentar. Particularmente me quedo con los ANATHEMA doloridos, rabiosos y experimentales que dieron a luz joyas irrepetibles como “A fine Day To Exit”, “A Natural Disaster” o “Judgedment”. Dicho esto, mi labor aquí es contar de forma objetiva lo que ocurrió en La Riviera y cómo lo vivió la gente. Vamos a intentarlo.

ALCEST

Salieron puntuales a las siete, rodeados de la extensa intro “Onyx” y de un mar de humo en el que sacar una foto se convirtió en casi misión imposible (joder con el humo…) dispuestos a dejar buena cuenta de su último trabajo, “Kodama”. Para el que no conozca a estos franceses post-progresivos, decir que realizan una mezcla de rock-metal etéreo a lo ANATHEMA precisamente pero con toques mucho más violentos en algunos pasajes de sus temas, con voz “blacker” incluida. Comentado esto, lo que mejor caracteriza a ALCEST son los pasajes de desarrollos largos, sosegados y ambientales, donde la rabia se mantiene bajo control gracias a la melancolía. Convencidos de la calidad de su último trabajo, nos dejaron cuatro temas de este redondo sobre las tablas, incluyendo la intro “Onyx”.

El paraje estético de ALCEST se dibujó con “Kodama”, “Eclosion” y “Oiseaux De Proie”, dando además tiempo para desgranar algo obras anteriores, en este caso cayeron “Autre Temps” y “Là Où Naissent Les Couleurs Nouvelles” de su obra “Les Voyages De l’âme” de 2012. La banda disfrutó de muy buen sonido en todo momento y, desde luego, están siendo bien tratados por ANATHEMA en la gira: con una hora clavada de concierto, sin limitaciones aparentes en el escenario en términos de luz y sonido. De hecho, aparte de la pantalla que luego mostrarían ANATHEMA, me atrevería a decir que los juegos de luces LED que llevaron ALCEST fueron a la postre más efectivos que el show que llevaron los cabezas de cartel.

Sin mucha comunicación con el público, ALCEST cerraron con “Percées De Lumière” de su obra “Écailles De Lune” y “Délivrance” de su plástico “Shelter”. Gran concierto sin pegas de ALCEST que, sin duda, arropados por una gran puesta de escena, no decepcionaron a los presentes.

ANATHEMA

Media hora más tarde, tras cambiar partes básicas del backline, y en una Riviera bastante despoblada, (que mostró casi la mitad de su aforo, unas ochocientas personas a ojo), los de Liverpool hicieron acto de presencia abriendo con la instrumental “San Francisco”, mientras un muy desmejorado Daniel Cavanagh hacía acto de presencia cigarrillo en mano, sudoroso y con muchísimos kilos de más encima. Tras cerciorarme de que tenía delante al corazón de ANATHEMA, con el rabillo del ojo vi que iban tomando posiciones el resto de miembros de la banda para abrir realmente fuego con “Untouchable, Part 1 & 2” de su álbum “Weather Systems”. ¿Extraño abrir con dos cortes de un trabajo pasado? Para mí no. Insisto en que este “The Optimist” es una obra extraña y lineal, sin grandes temas ni trallazos musicales. Difícil abrir con él y salir bien parados. Parece que los primeros que lo saben son los propios ANATHEMA.

Dicho esto, tampoco podemos decir que la presencia de su nuevo redondo fuera minoritaria. ANATHEMA representaron su nuevo esfuerzo con “Back to the Start”, “Can’t Let Go”, “Endless Ways”, “San Francisco”, “Springfield” y la propia “The Optimist”. El resto del set lo formaron canciones de la última época de la banda, más atmosférica, tranquila y “pop”, comandada a la voz por la impresionante Lee Douglas, dejando caer pinceladas de “Wheater Systems” como hemos dicho, “Distant Satellites”, y “We’re Here Because We’re Are Here”, quedando relegada la primera época postmoderna de la banda a “Pressure”, “Closer” y “Fragile Dreams”, con la que terminaron la noche.

A nivel de directo, poco podemos decir que no se sepa… ANATHEMA siempre han sido una máquina engrasada de hacer las cosas bien, especialmente en los últimos años. Comandados por los hermanos Cavanagh, y muy liberado Vincent de las labores vocales desde la entrada de Lee, todo fluye, la atmósfera es perfecta y la comunión con sus fieles, cada vez más numerosos, no suele fallar. Con los años el combo ha ido completando su propuesta sonora con una producción mucho más ambiciosa en el escenario. El universo sonoro se completa en esta gira con un juego de luces brutal y una enorme pantalla donde se suceden videos para cada uno de los cortes interpretados sobre el parqué.

A nivel de comunicación con su público, se agradece el intento de hablar en castellano de los Cavanagh y los chascarrillos sobre que no son tan depresivos como sus composiciones pueden dejar ver. Se les ve felices, se nota, y lo dejan notar. Varias giras después vemos también que la incorporación de Cardoso a la batería o teclados, según toque, es todo un acierto, cubriendo sin problemas la ausencia de John Douglas en estas apariciones de la banda en directo. Y sobre Lee Douglas, ¿qué podemos decir?… Pues que se echa sobre los hombros gran parte del show a nivel vocal, eliminando el talón de Aquiles de los anteriores directos de la banda: la justa voz de Vincent. Lo han sabido remediar con una vocalista atrayente y poderosa en el escenario.

Reposado el directo, sigo pensando que esta etapa de renacimiento de los ingleses, curiosamente y más en paz consigo mismos que nunca, es la que me está separando más de ellos. Parece que a nivel de ventas y reconocimiento les está funcionando, así que, ¡chapó! Yo me sigo quedando con esos ANATHEMA experimentales y atormentados que tanto me engancharon hace años. No obstante, el espectáculo estuvo a la altura, y la banda cumplió perfectamente.

El público se fue contento… y yo con la sensación de que todo en estos ANATHEMA es demasiado plano y tranquilo. Los de Liverpool han llegado a su calma después de la tormenta, eso sí, con lo que me gustaba la tormenta…

Texto y fotos: Javier Paredes (javier@redhardnheavy.com)

Y para cerrar, pues podemos ver un vídeo de la actuación de los británicos en Madrid, por supuesto:

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »