VINTAGE TROUBLE y GEORGE THOROGOOD calentando Madrid

¡Hola a todos! ¿COMO ESTÁN USTEDEEEEEEEES? ¡BIEEEEEN!… Madre mía, 2 años y medio sin escribir aquí, en mi casa, en Redhardnheavy. ¿Quién me lo iba a decir? Bueno, pues si creáis que os habíais librado de mí… ¡OS JODÉIS!… Vuelve Raúl Moreno a escribir para nosotros: La verdad, no podía elegir mejor noche para volver: el mágnifico programa doble de soul y “hard-blues” que nos preparó el festival “Noches del Botánico” el pasado miércoles 13 de julio, con GEORGE THOROGOOD y VINTAGE TROUBLE.

GEORGE THOROGOOD & THE DESTROYERS + VINTAGE TROUBLE – Miércoles 13 de Julio de 2022 – Noches del Botánico (Madrid)

La verdad es que este atípico festival es de lo mejorcito que hay en Madrid: perfecta organización, carteles muy cuidados y un recinto estupendo donde incluso hace un par de graditos menos que el centro de Madrid, lo que en esta ola de calor asfixiante se agredece muchísimo. Una lástima que no haya más rock, en todas sus variantes, en el cartel. De hecho, este año, así de memoria, diría que solo hay 4 o 5 días, en un cartel que cuenta casi con 50 citas. Pero bueno, al menos el nivel de lo que hay es realmente bueno. Y desde luego, lo del miércoles fue MAGNÍFICO…

The Vintage Trouble

THE VINTAGE TROUBLE:

Para empezar VINTAGE TROUBLE, o sea, Ty Taylor y sus muchachos. Quizás es un poco desconsiderando con el resto de la banda, que además son grandes músicos, pero cuando tienes un frontman con el el carisma y magnetismo de Ty Taylor, es inevitable que seas solamente uno de “los otros”. La exhibición de poderío que el cantante de New Jersey da en cada concierto es portentosa, agotadora.

Antes los he presentado esta banda como soul, porque bueno, algo hay que decir… pero Ty canta soul, rock, blues o jotas navarras si se propusiera. Él sí que es un todoterreno y no los putos SUV que ahora están tan de moda. De hecho, para mí donde mejor se mueve Ty para mi es en la mezcla de estilos, como la magnífico coctel de soul y hard-rock de “Love with me”, con la que abrió el concierto del miércoles, o la contundente y riffera ‘Low Dirty Dog’. Ambos cortes son de su último disco “Juke Joint Gems”, de 2021, en el que se basó buena parte del concierto.

Ty se presentó con un sorprendente teñido rubio platino, y estaba un poco más parado de lo que es habitual en él, lo cual no es sorprendente con el asfixiante calor que hizo durante todo el día y buena parte de la noche. Pero para el tercer tema, la rockera “Blues Hand me down”, ya había entrado en calor y estaba con las acrobacias y saltos acostumbrados. Además, demostró una vez más que tiene más registros que una sede del PP, y lo mismo te hipnotiza a lo Ottis Redding con la tierna balada de amor “My whole world stopped”, como te pone a bailar con la divertida y marchosa “Pelvis pusher”, en la que Ty ya es una furia desatada de soul y recuerda más que nunca a James Brown. O te suelta un blues lleno de feeling como “Red-Handed”.

Otro momentazo del concierto fue la maravillosa interpretación de esa balada soul llamada “The World’s Gonna Have to Take A Turn Around”, en la cual brilló además de Ty la corista que acompañaba al cuarteto, Tawney Dolley. Pero yo me quedo con la energía rockera del “Run like the river”, con todos los presentes acompañando a las palmas y coros, y un gran Nalle Colt a la guitarra, brillante toda la noche.

The Vintage Trouble

El concierto se cerró, ya en los bises y con el público entregado, con un temazo que define a perfección esta banda: “Knock me out”, una brillante mezcla de rock, blues y soul con la que todos terminamos bailando y saltando. Si no conoceis a VINTAGE TROUBLE, haceos un favor y vedles en directo lo antes posible. Yo no pude ver nunca a James Brown en directo, pero viendo a Ty Taylor… algo así debía ser.

Galería de fotos de THE VINTAGE TROUBLE en el Botánico en este enlace.

GEORGE THOROGOOD & THE DESTROYERS:

Después del terromoto de algo más de una hora que fue el conciertazo de VINTAGE TROUBLE, le llegaba el turno a todo un veterano de lujo, uno de esas bandas de las que nunca te explicas como no ha tenido aún más éxito: GEORGE THOROGOOD & THE DESTROYERS. Porque la verdad es lo que tiene todo: temazos, grandes músicos, un líder carísmatico y brillante, y unos directos espectaculares.

Y el miércoles está claro que no lo tenían nada fácil, porque los téoricos teloneros habían dejado el listón por las nubes. Pero George y sus muchachos solventaron la papeleta sin despeinarse a base de tablas, la simpatía y el carisma de su líder y el buen hacer de 5 grandes músicos sobre el escenario que conocen su oficio la perfeccción, y se divierten con lo que hacen.

George Thorogood

George y sus muchachos estaban impacientes por empezar… querrían que no se “enfríase” la gente… o querrían llegar pronto al hotel con el aire acondicionado, o ambas son ciertas. Porque justo cuando la megafonía anunciuaba que faltaban 5 minutos, saltaron al escenario y empezó a sonar la festiva “Rock party”, ideal como declaración de intenciones para abrir un concierto. Desde el primer tema me di cuenta de una cosa: qué jodidamente bien le viene un buen saxo a una banda de rock, especialmente en directo. Y más si tienes a un musicazo como Buddy Leach, enorme todo el concierto, y con mucho protagonismo y grandes solos en varios temas.

La banda salió muy enchufada, especialmente un George simpático y bacilón, bromeando mucho entre temas, y sacándonos más de una sonrisa incluso durante las canciones con los “caretos” que ponía, y su forma de moverse a lo Chiquito de la Calzada. La fiesta continuó con un clasicazo de Bo Diddley, “Who do you love”, tema en el que George derrochó chulería y tablas, metiéndose en el bolsillo, a los pocos despistaos que quedaban en el público.

Hay quien le reprocha a Thorogood que abusa de las versiones en su setlist… ¡Coño, si ¾ partes de los temas de sus discos son versiones! Pero mola muchísimo como George y los suyos les dan su toque personal a las mismas, hasta el punto de conseguir que una canción como “Night Time”, que nunca me ha dicho nada, me encante interpretada por ellos en directo. Todo ello gracias especialmente a un gran Jeff Simon en la batería, aporreándola con tanta furia como un antidisturbios a un independentista, y a un final magnífico con toda la banda tocando a todo trapo.

La esperada parte alcohólica del concierto llegó con 2 temazos apabullantes y muy celebrados por el público: “I drink alone”, un blues sucio y potente con un gran solo de Buddy al saxo y una tremenda exhibición de George a las 6 cuerdas, y la imprescindible “One bourbon, one scotch, one beer”, un temazo que, tras su larga introducción, desató la fiesta y la locura entre el público. George ha hecho tan suya esta canción que ya es una de sus grandes himnos. Y estoy seguro de casi nadie entre los presentes recordaba que originalmente es una canción del gran John Lee Hooker.

Tras un momento de pausa para presentación y lucimiento de la banda, y de paso un merecido descanso de George, el concierto encaró su recta final, sin parar, como un enorme camión americano sin frenos. Y tras la poderosa y potente “Gear Jammer”, con una demostración impresionante del dominio de George de la slide-guitar, llegó la divertida “Get a haircut” con su letra macarra y gamberra, y su ritmito que suena como si los STATUS QUO hubieran estado unos años viviendo en Alabama y Mississippi, y con la cual todos volvimos a saltar y bailar.

Gorge Thorogood & The Destroyers

Para casi cerrar el concierto, en teoría, quedó el que seguramente es el otro gran himno, ese sucio boogie-blues llamado “Bad to the bone”, con su letra derrochando chulería y actitud, y con George demostrando que es uno de los maestros indiscutibles de la slide-guitar, acompañando de forma magistral por unos DESTROYERS que brillaron especialmente en este tema… y también en el que cerraba el concierto, en teoría de nuevo, la fiestera “Tequila”, en la que el saxo de Buddy lideró la banda y con un simpatiquísimo George a los coros y danzas.

Para los bises quedó otro de los imprescindibles de GEORGE Thorogood & The Destroyers: “Born to be bad”, otro tema macarra lleno de chulería, pero éste a ritmo del mejor rocanrol americano, para cerrar una gran hora y media de concierto de la mejor forma posible, con todo el respetable saltando y bailando… ¡Y hala!, todos a sus casas que era miércoles y encima no hay ni un maldito bar en los alrededores donde tomar unas birras antes o después. Eso sí, nos fuimos todos con una sonrisa de oreja a oreja después de una maravillosa noche de música en directo.

Texto: Raúl Moreno / Fotos: Boliche Angeles

Galería de fotos completa de GEORGE THOROGOOD & THE DESTROYERS en Madrid en este enlace.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »