Recuperamos la crítica del último disco de DREAM THEATER

El disco salió hace unos meses, pero es perfecto momento para recuperar ahora la review de este fantástico nuevo trabajo de los ya míticos DREAM THEATER. Se llama «A view from the top of the world» y nos habla del mismo Javier Paredes:

Como viene siendo habitual cada dos años, un hormigueo en el estómago me avisa de que mi banda de cabecera (sí, no voy a negar de que DREAM THEATER es mi banda favorita) están a punto de publicar nuevo lanzamiento.

“A View From The Top Of The World” es la nueva pieza maestra que los neoyorquinos se han sacado de la manga en estos raros tiempos pandémicos que, si algo bueno está dejando, son una cantidad formidable de discos cocinados sin prisa y con músicos descansados de los avatares de una gira.

13980195 – kjeragbolten norway the biggest stone between 2 rocks kjerag

Así la cosas, esta nueva cita con DT nos vuelve a demostrar que, lejos de estar escasos de ideas, la química de inspiración de estos músicos parece lejos de agotarse. Y si con sus últimos trabajos había un sector que los criticaba por haberse hecho algo más mainstream, dentro de lo que cabe, sobre todo por la duración media de los cortes y la ausencia de temas de larga duración (temas épicos los llaman), con este “A View From The Top Of The World”, DT vuelve a poner las cosas en su sitio con siete temas que nos dan un total de setenta minutos de disfrute progresivo.

“A View From The Top Of The World” se desvela como un gran tributo a la intrahistoria de DREAM THEATER y a su estilo, eso sí, con media tuerca de vuelta más en relación a la sección rítmica donde, en esta ocasión más que nunca, Mike Mangini ha sacado la calculadora de subdivisiones y casi no encontramos en esta obra un compás de 4×4 por mucho que busquemos. Como muestra un botón, “The Alien” arranca con un 17×8… ahí lo dejo.

“A View…” es, como digo, un tributo al metal progresivo bien entendido desde la mirada de esta veterana banda, una nueva lección de cómo hay que hacer las cosas dentro de esta parte del negocio, sin límites ni barreras. Es por ello que el material que registra DT en esta ocasión no es amable ni sencillo, aunque sí exquisito. No busquen baladas esta vez, porque no las van a encontrar.

Gira europea

Como diseccionar cada tema nos dejaría una review de diez folios y no es cuestión de hacer leer al amable lector, creo que lo importante es remarcar que todos los cortes siguen unas directrices parecidas: larga duración, muchísima complejidad rítmica, John Myung trabajando en la sombra haciendo crecer los temas muchísimo con sus acertadas líneas, Labrie perfecto (que al menos en los trabajos de estudio sigue teniendo “el toque”), estribillos de los que te meten un  gol, y un John Petrucci en estado de gracia general al ejecutar los solos, muchos de ellos de los más endiablados de su carrera… y Jordan Rudess, de nuevo, gigantesco, sacando el arsenal completo de líneas que armonizan, contestando a los temas sugeridos por la guitarra, o repitiéndolos sólo en su carcasa armónica. El tandem con Petrucci es espectacular, como siempre.

Destaco aparte la vuelta de los temas de larga duración al universo DT con la composición que le da nombre al disco “A View From The Top Of The World”, en el que la banda se afloja el cinturón de seguridad y nos regalan una deliciosa stravaganzza de veinte minutos, donde cabe de todo, sobre todo en la parte media, que comienza con Labrie inspiradisimo, un solo de Petrucci lento e intenso… que nos lleva a una locura instrumental con aires de Mozart en algunos de sus compases. Sí, habéis leído bien.

Y ¡cómo no!, nos queda hablar de las dos patatas calientes que nos acompañan con DREAM THEATER desde hace ya algunos años. La primera, el papel de Mike Mangini en la banda y ese sonido de batería que no le acaba de acompañar. Llegados a este punto, poca polémica queda aquí. Mangini lleva la friolera de diez años en la banda y ya con el anterior “Distance Over Time” abrió el tarro de las esencias de todo lo que puede aportar, y es mucho. En este último esfuerzo de la banda su implicación es máxima y, de hecho, hay una arquitectura rítmica muy compleja y continua, inédita hasta ahora en DT… Y mira que las baterías nunca han sido sencillas, pero en este “A View From The Top Of The World” escuchamos a un Mangini y a una banda en la plenitud total del dominio de sus instrumentos y del lenguaje que pueden abarcar con ellos. Aquí hay una lección de musicalidad se mire por donde se mire.

DT

Respecto al sonido de Mangini, y del redondo en general, no me cabe duda de que, revisado a fondo, es el trabajo que mejor suena de su carrera. Le han dejado los mandos al técnico de la casa Jimmy T para dejar las pistas perfectas para Andy Sneap (productor de los últimos trabajos de JUDAS PRIEST, SAXON, ACCEPT…) que ha sido el encargado de la mezcla y masterización del lanzamiento. Sneap, de nuevo, ha logrado una mezcla para usarla en una masterclass. Todo, absolutamente todo, se escucha con limpieza y brillantez en esta mezcla.

La siguiente duda sobre la mesa, el desempeño de Labrie a las voces. Pues poco que comentar… Para gustos los colores, pero no se puede negar que James Labrie es uno de los vocalistas más fiables del circuito en relación a los lanzamientos en disco. En esta ocasión lo vuelve a bordar, con un gran trabajo vocal a todos los niveles… y en directo, pues ya sabemos lo que hay: cruzar dedos para que tenga el día bueno dentro de una gira de cinco conciertos por semana. ¿Demasiado?

Como siempre, mi aportación con esta review se dibuja como un consejo a todos los amantes de la música, como expresión, como arte y como ciencia, para que no os perdáis este nuevo “A View From The Top Of The World” de los padres del negocio progresivo moderno. Aviso para navegantes impacientes: no es un material sencillo, hay que entrar en él y darle muchas escuchas, arriesgarse al placer de tumbarse con calma a saborear un disco de principio a fin… ¿Os acordáis de cómo iba? Pues eso.

“A View From The Top Of The World” es un nuevo puñetazo artístico encima de la mesa que muestra a unos músicos en la perfección y madurez de la inspiración y el dominio de esta arte tan compleja que es la música. No os lo perdáis. En serio.

Texto: Javier Paredes

Tracklist del disco:

DT

  • The Alien
  • Answering the Call
  • Invisible Monster
  • Sleeping Giant
  • Transcending Time
  • Aweking the Master
  • A View from the Top of the World

Formación actual de DT:

  • James Labrie – Voz
  • John Petrucci – Guitarras
  • John Myung – Bajo
  • Jordan Rudess – Teclados y Sintetizadores
  • Mike Manginni – Batería

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »