Crónica de Michael Schenker y sus MSG en Madrid

Recuperamos crónica pendiente de uno de los conciertos clave de las últimas semanas: MICHAEL SCHENKER y sus actuales (y clásicos MSG) en Madrid. Os lo contamos y mostramos en esta completa crónica:

MSG (MICHAEL SCHENKER GROUP) + EVERDAWN: Sala La Riviera (Martes 10 de mayo 2022)

MSG

Uno no puede salir más que maravillado de la experiencia de ver al maestro de maestros en directo. ¿El Dios de la Guitarra por excelencia? Algunos dirán que el epíteto es exagerado, aunque a mí no me lo parece en absoluto.

De cualquier manera, gustos y valoraciones aparte, la realidad es que tener el privilegio de ver una formación de tal calibre sobre el escenario de nuevo, tras los dos años de pesadilla que hemos pasado, es una gozada. Y si encima la banda se llama (y está liderada) por Michael Schenker, en la denominación que prefiramos, en este caso como MSG (que libremente podríamos traducir por «Macauley Schenker Group» si no fuera porque incompresiblemente deciden dejar fuera TODOS los etapas de esta maravillosa etapa pese a contar con el inefable Robin Macauley al frente). 

Bueno, incoherencias aparte, y dudas incluidas de lo «conveniente» de hacer medio setlist completo de UFO en detrimento de tantos clásicos de MSG (en todas sus etapas), aunque dejamos la idea también a un lado, solo podemos quitarnos el sombrero ante tamaña exhibición de clase, elegancia, calidad, temazos y magia sonora (¡y visual!) sobre el escenario. Bueno, pero no nos adelantemos que empezaban unos jóvenes EVERDAWN que fueron un interesante aperitivo (nada que ver con el protagonista poco después). 

EVERDAWN: 

EVERDAWN

Con chica al frente (buena imagen, pero taconazos… sospecha de autenticidad en duda), y alternando voz limpia y lírica (casi gorgoritos, pero bien, que nadie me malinterprete), EVERDAWN abrieron la tarde / noche aún ante una sala a medio gas (de asistencia y de ambiente) y trataron de calentar poco a poco a una audiencia veterana que, no nos engañemos, en este caso habían venido casi en exclusiva a ver a Michael Schenker y punto. Que no está ni bien ni mal, pero es una realidad que, siendo una banda interesante, los americanos pasaron bastante desapercibidos para la mayoría. 

Liderados por el guitarrista Richard Fischer, pese a lo exhuberante de su exótica cantante Alina Gavrilenko, lo cierto es que se ganaron el respeto de la audiencia en una actuación de poco más de media hora pero dónde dejaron mimbres de banda interesante en directo. Vale, quizás les falte definir si son un grupo de heavy metal / hard rock, de metal sinfónico o de tesituras incluso más suaves (pese a la rotundidad de su propuesta musical), pero dejaron buen sabor de boca mostrando una hipotética mezcla entre unos ZED YAGO (por decir algo) y unos NIGHTWISH, si es que la unión entre ambos fuera posible.

Los protagonistas les dejaron poco espacio pero supieron ganarse su sitio, minikit de batería incluido (y el tipo le pegaba, por cierto), y mostraron tablas y buen hacer pese a que, insisto, pocos entre el público estaban realmente interesados en ver más allá del genio de Hannover esa noche. Cortes interesantes como «Riders of the storm», sonido y actitud aceptable, pero muy fría respuesta…

EVERDAWN

Les juzgaremos mejor la próxima vez, seguro, que en ésta, sin hacerlo más, pasaron bastante desapercibidos… Ni bien ni mal sino todo lo contrario, bien ellos (aunque uno tiene sus reservas antes las cantantes demasiado guapas, demasiado bien vestidas y con tacones demasiado altos en directo), y el público esperando a lo que se nos venía encima… ¡ya!

P.D. – Y no, no estaba el bajista Mike Lepond (SIMPHONY X) con ellos, como he leído en alguna otra crónica.

Galería de fotos completa de EVERDAWN en Madrid en este enlace.

MSG

MSG

5 tipos veteranos, mucho, pero con una clase, un porte, un saber estar y esa maestría solo propia de los elegidos que convertían en oro cada melodía, riff, ritmo, fraseo… que tocaban. A esto le sumamos que uno de ellos es Robin Macauley, otro tocado por la mano de los dioses, y que mantiene su garganta, su imagen, su forma… ¡hasta su pelo! (teñido, ok, pero en su sitio y con melena hardrockera bien frondosa), y el resultado solo podía ser sublime.

E insisto, creo que está muy desaprovechada esta formación en el sentido de desdeñar los temas de la etapa de Macauley (estando él ahí y… tan bien), amén de dejar fuera tantos clásicos (o temas nuevos, que son excelentes… aunque unos cuántos cayeron, todo sea dicho, que no nos vendimos a la nostalgia, o no sería justo afirmarlo así porque no es cierto).

Pero da igual, creo que todos acabamos aceptando que para Michael Schenker UFO es tan importante y por ello toda la segunda parte del show fue integramente para repasar una gran parte de sus clásicos (compuestos en su mayoría, o engrandecidos, por un tal Schenker, por si alguien olvida este matiz). Por cierto, venían presentando el que será desde finales de mayo su excelente nuevo disco, del que tocaron ya varios temas como «After the rain» (fantástica a medio tiempo), «Sail the darkness», o uno de los nuevos singles como es «A king has gone»…  excelentes todos (siguiendo la gloriosa senda de la excelencia de su 2 o 3 últimos discos, como cuando atacaron «Warrior», de la época reciente de los tres cantantes, en este caso cantada en el disco mayormente por Doogie White), y universales…

Schenker

La sonrisa de Michael mientras toca en esa pose suya única e inimitable, nos eleva a los altares. Se le nota feliz, muy muy feliz, «finalizando» su carrera de nuevo en lo alto, sano, limpio y sobre todo fresco, a la par que más clásico que nunca, ¡es increíble! Y sus compañeros, los clásicos Bodo Schopf, Michael Mann y compañía, no le van a la zaga, disfrutando como sólo los veteranos saben hacerlo, y transmitiendo, como sólo los viejos rockeros hacen. Y manteniendo pelo, estética, sonrisa y clase… no puedo dejar de remarcarlo. 

Y de nuevo nos remitimos a Macauley, sin parar de sonreír, de jugar con nosotros, de moverse por el escenario, tener mil guiños cómplices con sus compañeros, y sobre todo cantar los temas de varios cantantes (¡menos los suyos!) a un nivel estratosférico. Y es que puede «imitar», sin salirse de su registro más netamente hardrockero clásico, a veteranos ilustres tan reconocibles y reconocidos como Phil Mogg, Gary Barden o incluso Doogie White (ya un peldaño por debajo, obviamente). Y eso que en la gira americana (o en los festivales europeos sin ir más lejos) compartirá tareas vocales con «nuestro» Ronnie Romero, lastima no haber podido disfrutar eso aún aquí esta vez. 

Tras el guiño a su compañero fallecido, el batería Ted Mackenna, para abrir con la instrumental «Ascension», les bastó remitirse a «Cry for the nations», sublime para empezar, o la icónica «Doctor doctor» para seguir a mil pulsaciones por minuto, para meterse a toda la sala en el bolsillo… totalmente convencida de antes ya, todo sea dicho. Es que solo por escuchar ese principio del clásico y por ver esa parte intermedia con los 4 músicos (batería aparte) en primera línea regalándonos magia y poses y sonrisas reales (¡cómo lo estaban disfrutando ellos los primeros!), merecía la pena cada euro de la entrada.

MSG

Por cierto, la sala no se llenó, pero sí tuvo unos 3 cuartos de entrada muy golosos a nivel de ambiente y entrega del público (también veterano, no nos vamos a engañar, y muy clásico), que llevaron el show en volandas durante las casi dos horas que nos regalaron. Y es que está costando meter gente en las salas en esta vuelta a la «normalidad» (macroconciertos aparte), pero al final los clásicos no fallan… cierto es que la gira completa no ha tenido las audiencias de fechas anteriores, las cosas como son. Volvemos al show… 

Algún guiño, como no podía ser de otra manera a sus comienzos en SCORPIONS con «In search of piece of mind», a su estratosférica maestría como guitarrista de la mano de «Into the arena» por ejemplo, la tremenda y melódica «Red skies» y la imprescindible «Armed and ready» (¡cuántos recuerdos!) o alguna sorpresa menos habitual como «Rock you to the ground» (de los tiempos del «Assault attack») pero el show llegó a la segunda parte directamente para demostrar que para Schenker UFO fue mucho más que su primera banda importante (tema inicio de SCORPIONS aparte). 

Desde las inmortales y sublimes «Lights out», «Shoot shoot» (cambio de guitarra incluida) o la extendida «Rock bottom» para presentar a la banda, cerrar la primera parte del show, y demás, hasta temas no tan habituales pero también clásicos de su época en UFO como «Can you roll her», «Too hot to handle» o la tremenda «Only you can rock me» ya para cerrar… Y es que, aunque nos tenga que salir el alma de abuelos cebolletas, ya no se hace música como la de antes… ni hay bandas como las de antes, ni músicos como los de antes (y el actual guitarrista de UFO desde hace tiempo, Vinnie Moore, con todos los respetos, no toca estos temas como «su protagonista» ni de lejos).

MSG

Lo dicho, maravilloso, realmente maravilloso… Gracias MSG y reverencia absoluta a una de las bandas, y de los músicos, más importantes y especiales de la historia. Como nos decía el propio Michael sonriendo desde el escenario y emocionado tras varios minutos coreando toda la sala vítores y loas (oés oés y demás), «thank you, see you next time, keep on rocking!». 

Texto: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com

Fotos: Boliche Angeles

Galería completa de fotos de MSG en Madrid en este enlace.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »