¿Por qué ÑU han agotado entradas en Madrid?

Recibimos con grata satisfacción la noticia de que el concierto de ÑU en Madrid, celebrando nada más y nada menos que 43 años de historia, se ha agotado a 10 días de su fecha oficial. Y estamos hablando de La Riviera nada menos, el coloso madrileño y LA SALA por excelencia en la capital. ¿Cómo es posible?

Quizás algunos dudaban de la osadía del Molina y compañía, pero los verdaderos seguidores y conocedores de la historia (y potencial) de la banda sabíamos que esto iba a ocurrir, y ahora lo celebramos con aplausos. Eso sí, ¿cuáles son, a nuestro entender, las razones de que finalmente se haya producido el esperado “sold out”? ¡Os lo contamos ipso facto!:

Entradas agotadas para ÑU

1 – Estamos hablando de una de nuestras bandas más importantes, legendarias, especiales y a su vez del genio incomprendido más respetado y reputado de nuestra historia roquera, metalera, juglaresca y “carabanchelera” (si me permitís la broma… ¡no, de Legazpi!). José Carlos Molina, ÑU y sus 43 años de historia merecían por fin el reconocimiento masivo y la reverencia popular en su ciudad tras los (muy) serios avisos tanto de la Joy Slava hace ya dos años (como os contamos aquí en su momento, por supuesto) como sobre todo la acogida espectacular y la demostración de poderío que el grupo, y el protagonista, se marcaron en el Rocktiembre 2016 (ante unos compañeros de generación que, en general, estuvieron muy por debajo del Molina y compañía).

2 – Es el momento, y era ahora o nunca. Aunque nos duela (y que nadie interprete mi frase como algo aproximado a querer retirar al jefe antes de tiempo, ¡Dio me libre!), el tiempo pasa para todos y está claro que por fin teníamos que ver a ÑU a lo grande de verdad en Madrid. Y sí, algunos podrán decir que ya habían tocado antes en La Riviera (teloneando a WHITESNAKE por ejemplo) o que el Molina había estado con AVALANCH y con sus queridos ASFALTO hace no mucho. Cierto, pero tenía que ser la noche completa de ÑU, la noche de José Carlos, el momento de rendir pleitesía como se merece de una vez a nuestro particular flautista y sus compinches (sean los que sean en cada momento de la historia, y roben gallinas o se vistan de juglares o heavies).

3 – Otros compañeros de generación, camino y carrera lo han hecho recientemente con muy buenos resultados… Es verdad que el propio ROSENDO es ya veterano en estas lides, o que bandas como LOS SUAVES o BARRICADA, e incluso MEDINA AZAHARA ya lo habían hecho antes, pero permitirme afirmar sin rubor que ellos juegan, o jugaban, en otra liga. No, me refiero a sus hermanos ASFALTO, BARÓN ROJO (reunidos, cierto es) e incluso OBÚS (ellos sin llenar 100%, ok, pero con una entrada muy decente celebrando su 35 aniversario) hace relativamente poco. Y sí, por fin es el momento de ÑU… A su vez, aunque quizás no es el momento ni el sitio de desvelar interioridades o de ponerse medallas, ni lo voy a hacer, pero sí diré sin morderme la lengua que algunos lo vimos claro, clarinete bastante antes de que sucediera. Me alegro de corazón que finalmente la iniciativa haya llegado a buen puerto, aún sin ser partícipe y lo veamos desde la barrera y con el traje de seguidores irredentos, y periolistos, puesto.

Una generación irrepetible

4 – Quizás unido al punto anterior, vale, pero es un momento excelente de remarcar el puñetazo en la mesa de una generación y de una manera de concebir el rock n´roll, nuestra música dura y un modo de vida incluso. Aún estamos aquí, aún no estamos muertos, aún tenemos algunas vidas extra y, lo más importante, todavía hay muchos que pensamos que el relevo no tiene que ser forzado ni mucho menos obligado. Es más, ¡que alguien más joven y valiente se bata en limpio y justo duelo con gente como Rosendo, Julio Castejón, Manolo Arias, El Drogas, Miguel Oñate, José Luis y Lele, Sherpa o por supuesto el jefe Molina encima de un escenario! No hay rival, amigos, aún no hay rival… sí compañeros y herederos, que una cosa no quita la otra. Y creo que aún queda algún tiempo de seguir venerando a los maestros… al menos a los que lo merecen en este imperio de paletos.

5 – Punto “polémico” el siguiente… Y no precisamente por la polémica en sí, si me entendéis lo que quiero decir con la redundancia, sino por la trascendencia real de este tema en el “sold out”: Los invitados…. Bien, soy el primero que he visto a ÑU en todas las circunstancias posibles, desde un pueblo perdido, unas fiestas de barrio de extrarradio o en una extinta discoteca Excalibur o en el Hebe tocando para literalmente, y nunca mejor dicho, cuatro gatos… hasta por supuesto en escenarios de grandes festivales, en teatros y en todas las presentaciones de sus sucesivos discos que, por edad, he podido disfrutar. Y lo seguiré / seguiría haciendo con o sin invitados de relumbrón… y sé que somos muchos, muchos los que lo haríamos / haremos. Pero bueno, a nadie le amarga un dulce, y más si hablamos de nombres tan golosos como el propio Julio Castejón, los compañeros de SARATOGA (con ex ÑU importantes entre ellos, no nos olvidemos), su amiga Judith Mateo o ex miembros de la banda tan carismáticos como el guitarrista Carlos Kakutani o el bajista Álvaro Tenorio (entre otros).

El Molina y el Esquitino

6 – Por último, y no menos importante, tiene que ser una reivindicación personal, no por ello soberbia ni egocéntrica, de José Carlos. Cierto que para cerrar enlazo totalmente a propósito con el primer punto, pero así lo pienso. Es el maestro para muchos: como compositor, como letrista, como flautista, como frontman, como “punki”, como rebelde, como roquero… ¡pero si incluso sigue teniendo la mejor “peluca” (y no postiza precisamente) de toda la escena! Es la magia de los elegidos, la diferencia entre los artistas y los advenedizos u oportunistas, el reconocimiento de que al final, aunque sea 40 años después, el premio llega.

Sólo sirve seguir por el sendero recto, sin doblar la rodilla más que para coger la flauta (¡y ni para eso le he visto arrodillarse al Molina!), mirando al frente y a los ojos, romperse la cara contra la tuya, navegando siempre a la contra y sin esquivar el motín, y sobre todo portando siempre tu propia cruz de hierro, sólo la tuya. No ser esclavo ni a golpe de látigo parece que no compensa… pero al final es el único camino que vale.

Texto: David Esquitino (david.esquitino@redhardnheavy.com)

P.D. – ¡Ah!, por supuesto el concierto se grabará en directo y es una oportunidad única de que todos vivamos juntos lo que va a ser una noche única, mágica y muy especial. 


José Carlos Molina

Gracias por las enseñanzas, las clases de actitud impartidas sin saberlo, ni seguramente pretenderlo, y enhorabuena, maestro. Por cierto, os cuento un secreto: No hay ningún loco, sólo es leyenda, todo lo cuentan en la taberna… Nos vemos el 17 de febrero homenajeando como se merece al flautista y sus actuales, nuevos, secuaces e historia (como os contamos en esta noticia del concierto hace unos días).

Lo dicho, gracias ÑU y José Carlos, y nos vemos en pocos días en La Riviera… Entonces o ahora, siempre sublevados y remando desde las galeras en contra de los sicarios del poder:

Comments

One thought on “¿Por qué ÑU han agotado entradas en Madrid?”

  1. Mister Rock says:

    Pilar López, hola amiga, siento que no tengas entrada!, otra vez será cielo. Yo personalmente intento cuando se celebran conciertos tengo por costumbre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Redhardnheavy utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »